Un disco que construyó este presente


Acerca de la pieza musical en homenaje a los treinta años de Mujer contra mujer, de Celeste Carballo y Sandra Mihanovich.

Por Natalia Ariel Turiansky

En un ciclo hecho por el Centro Cultural Kirchner el último 7 de marzo, en el marco del día de la visibilidad lésbica, se realizó una reversión de Mujer contra mujer, el segundo disco de Sandra y Celeste (1990). Se trata de un homenaje por los 30 años de un disco que fue clave para la historia del colectivo LGBT.

Homenajear este dúo musical desde el presente en el marco del día de la visibilidad lésbica nos invita a reflexionar sobre la importancia de aparecer en escena, de reconocernos en la historia y de transitar un presente donde nuestro deseo sea respetado.

El homenaje se grabó en la cúpula del CCK y participaron artistas como Paula Maffia, Lucy Patane, Flopa, Juli Laso, Juana Chan y Flor Linyera entre otres. Cada une de les artistas habló de sus referentas musicales y reversionaron las canciones del disco de Sandra y Celeste.

Como menciona Paula Maffia, y no es un dato menor, esta producción fue “un trabajo hecho por lesbianas”; forma parte del ciclo Nosotras movemos el mundo, el cuál se realizó durante la semana del 8 de marzo por el Dia Internacional de las Mujeres Trabajadoras y fue un trabajo en conjunto entre el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el Ministerio de Cultura. Algunas de sus producciones pueden verse en la plataforma CONTAR.

Podemos decir que somos y fuimos mucho más que dos.

Sandra y Celeste en el 87 con Badia

Aparecer en escena

En los 90 aún no existía la ley de matrimonio igualitario, la ley de identidad de género, mucho menos la ley de cupo femenino en eventos musicales. Recordemos que recién en 1990 la OMS (Organización Mundial de la Salud) eliminó del listado de enfermedades psíquicas la homosexualidad.

Sandra y Celeste fueron músicas visiblemente lesbianas durante los 80 y principio de los 90, también pareja, amigas, compañeras, colegas. Con el segundo disco de este dúo musical lograron ser parte de la escena del rock, un ámbito donde predominaron (y predominan) históricamente en carácter de ídolos, varones.

Sandra y Celeste en el 88 con Badía.

La imagen de las dos irrumpe en la escena musical y también en la escena pública, la foto del disco la utilizaron para promocionar el lanzamiento mediante afiches y hasta el día de hoy es una imagen ícono del período, de la música y también del lesbianismo.

Sandra y Celeste aparecieron en programas de televisión de alcance masivo como el de Alberto Badía o Susana Giménez; la aparición en este tipo de programas fue el antecedente a una serie de entrevistas como por ejemplo la de la activista Ilse Fuskova en el programa de Mauro Viale, que más tarde dieron lugar al debate público sobre el lesbianismo y la homosexualidad, con participación de personas del colectivo LGBT, debates que fueron una novedad para la época.

Sandra y Celeste en el programa Hola Susana.

Entrevista con Badía en 1990.

Celeste con Mirtha Legrand.

La importancia de la existencia de estas músicas lesbianas -como dice la integrante de Ibiza Pareo en el homenaje “una vez que ves que alguien lo puede hacer, decís, bueno yo también lo puedo hacer”- es que se trata de alguna manera de abrir caminos.

y si yo puedo abrir un camino, voy a hacerlo” (Letra de la canción Karmatico en Mujer contra mujer).

Somos mucho más que dos

Muchas veces sentimos que somos las primeras lesbianas de algún grupo, algún trabajo, algún barrio o algún pueblo, pero somos muches y tenemos historia.

Reversionar este disco sirve para revivir el pasado desde el presente, de mantener o activar la memoria colectiva y también de reconocernos como parte de una historia. Como dice Lucy Patane sobre la relación entre la música y el lesbianismo, es que artistas como Sandra y Celeste nos hacen confirmar la idea de que esto existe y existe desde antes.

Vale mencionar que el homenaje se realiza en el marco del día de la visibilidad lésbica, día en que todos los años se conmemora a la Pepa Gaitán, a quien en el 2010 la mató el padrastro de su novia por lesbiana. Repito intencionalmente esta frase: la Pepa fue asesinada por lesbiana.

La respuesta como colectivo es reafirmar que acá estamos, que existimos y que respetamos la vida; nuestra lucha es por ser cada día más libres y es una lucha que siempre va para adelante, reconociendo a quienes nos anteceden en este camino.

¿Dónde estamos en la historia ?

Hace poco, leí una frase que decía que el ejercicio de la memoria es parte de la reparación histórica feminista. Lo tomé como propuesta. Por eso recomiendo este homenaje en este mes del orgullo y propongo cada vez que podamos, preguntarnos dónde estamos en la historia.

Tener un artista con quien te identificas habilita la posibilidad de reconocerse con otres y de manifestar que existe un grupo de personas que consume esa música y comparte formas de pensar, de sentir, de vivir, porque lo cultural está vinculado a lo político.

Como dice Viviana Scaliza, “lo que dicen los demás esta demás, es importante no sólo para la orientación sexual sino para todo”, haciendo referencia a una canción pero también a una forma de posicionarse ante la vida.

Un homenaje muy digno que nos recuerda que tenemos historia y que en este presente también contamos con artistas maravillosas

Algunos datos

Sandra Mihanovich llenó el Estadio Obras en el año 1982. En 1981 grabó Puerto Pollensa, canción escrita por Marilina Ross, también icono de la comunidad lésbica.

Celeste Carballo en el año 1982 grabó su primer disco llamado “Me vuelvo cada día más loca”. En el año 1983 tiene su primera presentación en Obras.

Celeste Carballo, mediante sus canciones, hace tributo a artistas tan importantes como Janis Joplin o Alfonsina Storni.

Sandra y Celeste trabajaron juntas desde 1987 hasta 1991.

Mujer contra mujer (1990) es su segundo disco y el primero se llamó Somos mucho más que dos(1988).

Sandra y Marilina Ross en Encuentro, Puerto Pollensa.