¿Ley Micaela para los medios?


La Red de Medios Digitales, la Fundación Micaela, algunas diputadas nacionales y trabajadoras del Enacom, están avanzando en un proyecto de ley para aplicar la Ley Micaela en los medios de comunicación. 

Por Flo Straso

La Ley Micaela existe en Argentina desde el 2018 con fines preventivos y de educación, para sensibilizar y capacitar en género y violencias de género a las personas que trabajan en el Estado. El objetivo que persigue es reflexionar y modificar aquellos comportamientos y creencias que mantienen algunas desigualdades que afectan a gran parte de la sociedad. Con tal noble objetivo, esta ley debería expandirse hacia otros actores sociales… Como los medios de comunicación. Hoy esto está más cerca.

La semana pasada, la Red de Medios Digitales, una organización que nuclea a medios autogestivos, cooperativos y contrahegemónicos de todo el país, publicó en sus redes que se creó el proyecto de Ley Micaela en medios, instancia en la que trabajan desde principios de este año. Hablamos con Delfina Pedelacq, periodista de El Zorzal Diario e integrante de la Red de Medios Digitales, para saber un poco más. 

¿Cómo surgió el proyecto de ley? 

-Integrantes de la Red se enteraron que la diputada nacional Ayelen Esposito -de la provincia de Río Negro- había armado un proyecto de Ley Micaela en medios. Se contactaron, se reunieron, conversaron sobre cómo darle más fuerza y supieron que las diputadas Gisella Marziota de CABA y Silvana Ginoccio de Catamarca, trabajaban en un proyecto similar. En consecuencia, decidieron crear una mesa de trabajo para unificar los proyectos y sumar a integrantes de la Fundación Micaela -en especial Andrea y Yuyo García- y a algunas trabajadoras de Enacom. 

Un periodismo con lentes de género es necesario para una sociedad más justa y menos ignorante, más representativa y menos estereotipante. Hace años que en Argentina cientos de personas se movilizan y organizan para esos fines… Con la creación de la Defensoría del Público, a merced de la nueva ley de medios, algunos comportamientos inaceptables pudieron “remediarse” mediante sanciones y capacitaciones obligatorias. Además, este año se aprobó la ley de paridad de género en los medios… Más allá de los avances, queda mucho por hacer.

La Red plantea que esta ley es importante “para poner en marcha capacitaciones permanentes e integración de la perspectiva de género hacia adentro de las y los trabajadores de los medios para comenzar a problematizar y transformar ciertas dinámicas periodísticas y de comunicación que vulnerar derechos de miles de mujeres e identidades disidentes”. 

Y continúan: “La prevención, sanción y erradicación de las violencias por razones de género es un compromiso de nuestro presente. Esto alcanza a los medios de comunicación: son actores que pueden contribuir con abordajes y tratamientos responsables, evitando la reproducción de estereotipos que abonan a la violencia estructural que se ejerce sobre las mujeres y las identidades disidentes”. 

Que no nos extrañe que algunos poderosos salten a la defensiva de sus privilegios, diciendo que leyes como estas buscan limitar la libertad de expresión o que condiciona la pauta publicitaria. Porque estas leyes no castigan, como explica la diputada Gisela Marziotta en Página 12 en relación a la reciente ley de paridad, sino que buscan incentivar a los medios que cumplan con la ley y que realicen gradualmente los cambios necesarios para lograr el objetivo de la equidad. 

¿Y ahora qué?

Pedelacq confirma que en ese momento están a la espera de que el Congreso gire el proyecto de ley a las comisiones correspondientes, en este caso Comunicación y Mujeres, Géneros y Diversidad. Luego, que sea tratada en el Congreso y que la Red impulsora forme parte del debate. Hasta entonces, somos miles, y seremos más, las personas que apoyamos esta iniciativa, para tener -por fin- una Ley Micaela en los medios de comunicación.