5 razones por las cuales marchamos

A una semana de la marcha de las organizaciones de la economía popular en el día de San Cayetano desde la Luna con Gatillo te contamos 5 razones por las cuales marchamos

1 – Porque es la forma de visibilizarnos en tiempos de disputa económica y política, pero también de sentido ante una sociedad y un gobierno popular que no estigmatiza, desprecia nuestros esfuerzos y nos condena a seguir siendo nadies.

2 – Porque creemos en nuestro trabajo, en nuestra construcción de una sociedad nueva, una forma de economía que no sea de explotación, ni de las personas ni de nuestra Madre Tierra. Una economía ecofeminista que tenga en cuenta los cuidados, el alimento sano, el reciclado y otras tareas socioambientales vitales en un mundo donde crece el hambre y hasta se especula con los alimentos.

3 – Porque muchas de las reivindicaciones que hemos conseguido como trabajadoras de la economía popular se han conseguido gracias a la movilización, sin importar el color del gobierno, o las burradas que dicen de nosotras los grande medios de comunicación, aún los dizque progresistas.

4 – Porque en tiempos de encierro, individualismo, deshumanización de la comunicación y las relaciones, nosotras seguimos poniendo la cara frente a una sociedad que, en el mejor de los casos, nos ignora, cuando no pretende exterminarnos.

Porque la construcción de un vida digna requiere poner el cuerpo en los territorios, las ollas populares, las huertas, los basurales, los mercados y también en las calles.

Como pusimos el cuerpo para decirle no al modelo neoliberal de saqueo y hambre en los noventas. Como pusimos el cuerpo para la aprobación de leyes y financiamientos que nos contemplen. Como pusimos el cuerpo para impedir la reforma jubilatoria de Cambiemos. Para defender a Cristina en los tribunales. Como pusimos el cuerpo durante la pandemia para proteger nuestra comunidad. Aún a costa de la vida de muchas compañeras. Porque ponemos el cuerpo a pesar de las balas, el desprecio, las malas condiciones de trabajo y una realidad macróeconómica que cada vez ta más chunga.

Ahora ponemos el cuerpo para decirle a este gobierno: así no. Tal cual nos pidió Alberto Fernández cuando comenzó su mandato.

5 – Porque nos gusto el abrazo, los cantos, los bombos, las banderas, encontrarnos con las compañeras de otros territorios, mostrarle a nuestras infancias que ser pobre no es una condición de vergüenza sino de alegría, de infinitas propuestas, pero también de protestas. Porque siempre fue la lucha en las calles la que nos llevó a mirarnos a los ojos y saber que a pesar de las dificultades, somos un montón. Y estamos yendo.