Pensamiento Crítico

De eso no se habla

Comparte!

Una charla sobre militancia estudiantil, poder político, ultraderechas y discursos necesarios a renovar para que todo sea para todes.

Por Santi Rodríguez

El odio que se desparrama con más intensidad, y hace que los discursos neoliberales de la ultra derecha vuelvan a reflote, dejan en evidencia la crisis política en la que nos encontramos. En un año electoral donde las propuestas punitivistas, de ajuste y explotación que vienen proponiendo los candidatos del partido libertario, juntos por el cambio y un partido radical ultra reaccionario, suman en las encuestas cada vez más votos. Acompañados por una explosión mediática que propone un cambio paradigmático, un cambio de la política en general y que sabemos a lo largo de la historia que ese cambio solo viene con más represión y ajuste.

Dentro de ese abanico electoral, hay un sector que parecieran ser más señalados dentro de los fanáticos de la ultra derecha y que incluso nos atraviesa dentro de nuestros debates como organizaciones políticas. No entienden nada, están perdides, no tienen opinión política, son algunas de las frases que resuenan y que pareciera que por cuestión etaria encasillan las frases para criminalizar, deslegitimar y diría que hasta subestimar las construcciones sociales, culturales y políticas que hacen que el discurso fascista tenga las puertas abiertas para que el discurso sea más permeable y digerible.

Por otro lado la construcción de una política integral y consensuada con todos los sectores se siguen gestando en les jóvenes, siempre renovando los discursos y creando nuevas redes políticas para discutir todo, incluso lo que por ahí se nos va de las manos. Entre medio, el adulto centrismo es un claro ejemplo del enemigo camuflado y que son ejecutadas gracias a un sistema patriarcal que sigue oprimiendo a sectores que tratan de cambiar el paradigma. Como el padre en la familia dándole respuestas o pensar que hay que pedirle permiso para que decir o qué no decir.

La UES (Unión de Estudiantes Secundarios) representada por Dalu y Lauti en la ciudad de Rio Cuarto vienen para seguir quebrantando esa estructura, no a negar viejas luchas si no que a seguir aportantando nuevas discusiones para que algún día todo sea para todes.

¿Cómo retoman la UES?

Dalu- La parte más activa estuvo en el 2019 después de la pandemia y en el 2022 se volvió a activar, meterse más socialmente, donde Lauti organizó y nos convocó para rearmarla de nuevo.

Lauti- Un poco la idea fue pensar que en la ciudad no había representación de estudiantes secundarios en los últimos años. La iniciativa surge en empezar a convocar a jóvenes para hacernos escuchar y resolver problemáticas que son necesarias traspasarlas a nivel de representación estudiantil local. Hay varios centros de estudiantes, unos siete que están activos, ya que la problemática también es esa: cada vez hay menos. Y seremos unos 70 participantes del espacio, muchos de colegios que no tienen centro de estudiantes por ejemplo, son delegados y delegadas de su colegio.

Dalu- Tenemos alumnos que no son representantes del centro de estudiantes porque la idea es que se sumen todos los que quieran y no solo quienes forman parte del centro.

Lauti- Por ahí lo que pasa en los centros de estudiantes en general es que se rigen por un número de participantes, por eso mismo es necesario tener la iniciativa de que se pueda sumar quien quiera.

¿Qué reivindicaciones se discuten dentro de la organización?

Dalu- Siempre lo que nos genera problemas dentro de la UES es no estar con ningún partido, nos consideramos autónomos, si bien la UES ha tenido raíces y la mayoría de sus participantes peronistas, hoy en día decidimos mantener la autonomía.

Lauti- Además, viendo el plano electoral, rigen muchos intereses y quieren que los estudiantes secundarios militen para tal partido y consideramos que es importante respetar la diversidad de ideologías que existen en el espacio. Si seguimos reivindicaciones de compañeras y compañeros de la noche de los lápices por ejemplo.

¿Contra qué batallan en general en el plano institucional y político?

Dalu- Yo soy coordinadora del centro de estudiantes del Santa Eufrasia y la verdad que no tuve inconvenientes, Lauti por ahí puede contestar esta pregunta.

Lauti- Yo soy presidente del centro de estudiantes del Galileo y ahí no puedo mezclar absolutamente nada, siempre vine de una familia que milito bastante, hay pibes que han tenido que faltar a actividades o marchas por eso mismo. Después con las instituciones siempre hubo inconvenientes porque lógicamente militamos con problemáticas como el trasporte o el salario de los docentes y no quieren verse pegados a eso o que por lo menos que se discuta política.

Dalu- Hay chicos que en su mismo colegio no los dejan tener centro de estudiantes, hay que tener medidas de seguridad como no exponerse tanto por sanciones que toman por parte de la institución o no permitirles crear un centro de estudiantes que está declarado por ley nacional.

Lauti- Por ahí hay un discurso fascista de que venimos a romper todo y la verdad que militamos para no ir al choque y sí buscar consenso, algunos docentes y directivos creen que la militancia tiene que ver con generar conflicto y división en los colegios pero no es así, siempre lo importante es que exista buena relación entre pares para consensuar las ideas del centro de estudiantes con la institución.

¿Cómo transitan la militancia en épocas donde la ultraderecha convence con sus discursos?

Dalu- Los jóvenes siempre se van a ver como parte del problema, jóvenes que hacen cosas sin pensar, es algo que no vamos a poder cambiar a nivel social. Desde la juventud siempre nos fue difícil poder cambiar esto de que nos den credibilidad y legitimidad, lo importante es esto poder salir en todos los medios posibles para decir lo que tenemos para decir.

Lauti- Militamos por cosas que los jóvenes necesitamos y que no tenían voz para poder hacerlo, para poder conseguir esa legitimidad es necesario tener que estar en las calles por el derecho al transporte, el salario de los docentes, sanidad teniendo un posicionamiento claro de todo esto y buscando consenso. Nos costaba mucho sumar gente a la UES, pero con el tiempo cuando empezamos a aparecer en los medios fuimos más que al comienzo. El otro día en el diario Puntal salió una nota diciendo que en la marcha de transporte eran todos opositores, cuando fue una marcha con diferentes organizaciones estudiantiles y sociales que pedíamos por un transporte digno.

Dalu- Justamente lo que salió ahí deja en claro la poca credibilidad que se nos tienen, porque tienen miedo a que vayamos al choque cuando en realidad lo que se está buscando es construir una sociedad más justa.

¿Hay discusiones a futuro de construcción de agenda en lo electoral?

Lauti- Si bien somos autónomos tenemos bases y principios para saber que nos puede venir bien o mal.

Dalu – Lo que más nos interesa en nuestra agenda es el boleto educativo, estamos haciendo encuestas de cómo se relacionan los jóvenes con este transporte, como lo usan, si bien somos representantes de los estudiantes es de un grupo mínimo y es necesario ampliar el panorama de muchos más estudiantes para saber cómo la están pasando con esto. Lo del boleto educativo realmente es un desastre, el trámite para hacerlo, la idea es poder cambiar la extensión para tramitarlo

Lauti- Que se tenga en cuenta lo de los contraturnos.

Dalu- Eso está por ejemplo.

Lauti- Todavía no está abierto.

Dalu- Si esta abierto, pero nadie lo dice…

Lauti- Bueno, ese es el problema que no hay información acerca de todo esto, o quien no puede acceder a tecnología se le es muy complicado poder tramitarlo. Trabajamos sobre una agenda a corto y largo plazo, si hay emergencias como la lucha docente y de sanidad que viene de la mano y a largo plazo si tenemos discusiones sobre el acceso a la salud mental.

Dalu- Sí. También tener en cuenta los eventos culturales y deportivos para poder dar visibilización a lo que tenemos para ofrecer, lo necesario es sumar gente para que podamos ser más fuerte en las discusiones que venimos dando.