INFORMESVideos

Tenemos algo para decir

Comparte!

El domingo 1 de octubre se desarrolló en Humanas Social Club (Traslasierra) una actividad para jóvenes del pueblo de San Javier y la zona.

Por Santy Rodríguez

En la actividad estuvieron proyectando el documental realizado por el colectivo Les Jovenes y la CLACSO , además de la presentación del fanzine “Visible” de Santy Rodríguez y en los parlantes el grupo “El valle es rap”.

Mientras la actividad sucedía un grupo de jóvenes le pusieron vos y rostro a las ideas, propuestas y preocupaciones de la realidad que se está viviendo en nuestros territorios. Poniendo siempre al frente, entre los diferentes discursos, el interés colectivo más que el personal.

Desalentar a los discursos adultocentristas que vienen otras voces. Por la importancia de construir horizontes en donde les jóvenes no somos el futuro, si no que el presente.

Compartimos un fragmento de Carta a la dulce juventud de Pedro Lemebel y el documental ¿Qué queremos hacer? del grupo Les Jóvenes.

Carta a la dulce juventud – Pedro Lemebel

A tantos pendejuelos rockeros, raperos, metaleros, hip-hoperos, que despliegan su estética bastarda coloreando esta urbe infame con su melenada tornasol. A ellos, por su espectáculo de vida impertinente. Por sus desvíos, por sus tocatas donde el minuto bullanguero de eléctrico rocanroll, también equivale a un minuto de silencio. Por ese silencio, cuando llegas a tu casa, pateando piedras, «puteando piedras», porque lo único que te espera es la tele prendida cacareando su mentira oficial. Para ti, mi Johny Caucamán, mi Matías Quilaleo, mi Rodrigo Lafquén; bellos ejemplares de la raza mapuche que en Santiago rapean su guillatún-tecno. Por esa fiereza de indio punky, pelo tieso. Por su indomable juventud, que desde acá, apoyan con el corazón encendido las movilizaciones de Ralco, el Biobío, y putean en mapudungun chicano por sus hermanos presos.

Para usted, joven barrista, que escucha desconfiado el palabreo de esta prédica. Tal vez para reforzar la sospecha de su espíritu futbolero que se expresa clandestino en los códigos del graffiti, del espray en mano, de la letra puntuda narrando en las paredes la flecha anarca de su descontento. Quisiera prometerle que la ciudad sería una pizarra para usted solo, y que en sus paredes, usted podría expresar libre esa gramática lunfarda que lo apasiona. Quisiera decirle que nunca más la bota policial limpiará su mierda de «orden y patria» en sus nalgas rebeldes. Podría ofrecerle tantas cosas, tantas esperanzas que muchos guardamos con impotencia en el lado zurdo del amor. Pero usted sabe más que yo de las promesas incumplidas, del apaleo de la repre, y del canto frustrado de su esquina pastabasera, de su cancha de fútbol y las tardes tristes, ociosas, peloteando. Usted lo vivió, lo supo o le contaron lo que ocurrió en su paisito. Por eso, usted sabe mejor que nadie que el sermón monaguillo de la derecha fue y será para el Chile pobre un epitafio de tumba.

No le ofrezco el cielo, porque sé que los ángeles le aburren. Tampoco un carrete interminable, porque el bolsillo roto de la izquierda no da para tanto. Tal vez, en esta carta, podamos imaginar un sitio digno donde respirar libertad, justicia y oportunidades sin besarle el culo a nadie. Quizás, soñar otro país, donde el reclutamiento sea voluntario, y usted no se sienta menos patriota por negarse a empuñar la criminalidad de esas armas. Sería un bello país, ¿no cree? Un largo país, como un gran pañuelo de alba cordillera para enjuagarle al ayer la impunidad de sus lágrimas. Un hermoso país, como una inmensa sábana de sexo tierno que también sirva para secarle a usted su sudor de mochilero patiperro. ¿Qué me dice? Nos embarcamos en el sueño.