Los muros y las autovías


¿Qué tienen en común las tomas de tierras en Córdoba, la autovía de Punilla, los agronegocios, el robo de ganado y la megaminería? La preocupación del Gobierno por una maratónica audiencia pública. El denuncialismo contra el “ambientalismo”. Los negocios de Hugo Sigman y José Porta. Las increíbles andanzas de los ladrones de vacas. Andalgalá y el eslabón cordobés de la megaminería.

Por Lea Ross

Ilustración: @nico_mezca

Una noticia pasó desapercibida en los medios cordobeses: por primera vez, se expropiaron tierras de un barrio popular censado por la Nación. Y ocurrió en la ciudad de Córdoba. Se trata del Parque Las Rosas, ubicado en el Barrio Matienzo, que desde hace cinco años una centena de familias se instalaron allí, luego de haber limpiado un basural a cielo abierto.

Mediante el trabajo del Encuentro de Organizaciones, dentro de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), el asentamiento fue anotado dentro del Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBaP), creada por la Ley Nacional de Regularización Dominial para la Integración Socio Urbana (N° 27.453), aprobada en 2017. Eso permite la firma de convenios con el Ministerio de Desarrollo Social para avanzar en la regulación de miles de asentamientos, creados por distintas comunidades sin acceso a una vivienda digna. Parque Las Rosas tuvo el inédito avance de lograr su expropiación mediante un aval legislativo provincial.

Por dentro de la Legislatura, la iniciativa fue aprobada por unanimidad y tuvo la intervención de cinco legisladores. Un oficialista de Hacemos Por Córdoba lo puso como ejemplo dentro de las políticas públicas de la gestión gubernamental provincial. El resto de los opositores hablaron desde una crítica con cautela, y otros recordando antecedentes más furibundas.

Mientras que desde adentro del barrio, ésto le comentaron a La Luna con Gatillo: “Cuando estabamos escuchando la sesión en el barrio, nos poníamos muy contentos. Pero cuando empezaron hablar los legisladores, lo sentimos muy lejano. Cada vez que hablaban, algún vecinos les retrucaba. Un legislador había dicho que conocía a los vecinos. ‘¿Quién de acá lo conoce a ese?’, comentaba uno”.

Parque Las Rosas. Gentileza: UTEP.

Ningún legislador hizo referencia a la normativa nacional, ni del rol que tuvieron las organizaciones de la economía popular, que son quienes impulsaron esa ley. Solo se redujeron para avalar o denunciar la gestión provincial. Resulta notorio cómo el modelo cordobesista incide en el vocabulario, tanto de oficialismos como de opositores.

Ocupar no es usurpar

Cuando digo que pasó desapercibido por la prensa, no quiere decir que no fue tratado, sino más bien no tratado en profundidad. Tal es el caso de La Voz del Interior, que a pesar del cambio de formato de su página web con una nueva vestimenta de seda, la mona queda.

La usurpación está tipificado en el Artículo 181 del Código Penal, cuando toda posesión o tenencia de un inmueble se ejerza con alguno de éstos modos:

  • violencia;
  • amenaza;
  • engaño;
  • abuso de confianza;
  • clandestinidad.

El propio artículo de La Voz en ningún momento se menciona que lxs vecinxs hayan realizado algunas de esas acciones como para justificar el adjetivo “usurpado”. A menos que considere que la limpieza de un basural sea un “abuso de confianza”.

Another Brick in the Wall

El presente cronista recordó que en el año 2016, se realizó en Parque Las Rosas un encuentro provincial sobre las luchas por la tierra, que concluyó con una acción directa, contra el muro de la empresa Edisur, que atraviesa parte del entorno de su emprendimiento habitacional Manantiales, para separarlo del resto de los barrios. El momento fue registrado por el colectivo de comunicación ECOS Córdoba, que lo pueden ver a continuación:

Así como de un lado del muro, decenas de familias tuvieron que padecer por años las necesidades básicas insatisfechas, por el otro lado del muro, tenemos a una empresa que recibió beneficios por parte del Estado, mediante la adquisición de tierras fiscales a precios irrisorios, convenios urbanísticos y hasta créditos hipotecarios emitidos por el Banco de Córdoba para engordar su clientela. Sin mencionar que su propio abogado comercial fue designado como fiscal general de la Provincia.

Con ésta retribución, Edisur es uno de los pocos financistas de las campañas de Hacemos Por Córdoba.

Del muro a la autovía

Cumplida la primera semana de la Audiencia Pública por la Autovía de Punilla, expusieron en total 113 personas. Por ahora, la tendencia marca que el 70% se expone en contra y el 30% a favor de la obra. Ninguna persona tuvo una posición neutral. La siguiente gráfica muestra la distribución en porcentaje de ambas posturas en los cinco días.

Sin embargo, hasta ahora solo expusieron la sexta parte de las personas inscriptas. Y recién entraron a exponer quienes se registraron el día lunes 3 de abril, dos días antes del cierre de listas. Eso es porque hubo una avalancha de anotaciones en esos últimos tres días, que conformaron más del 70% de expositores.

Si vemos en porcentajes según la fecha de inscripción, la gran mayoría quienes se posicionaron a favor de la autovía se anotaron el día 25 de marzo, gran parte eran funcionarixs públicos de la Municipalidad de Cosquín. También está la del 28 de abril, pero porque hubo solo una persona inscripta. Y a partir de ahí, comienza abrirse una tenaza que tiene por arriba a quienes se posicionan en contra.

Distribución de posiciones sobre la Autovía, según el día que se inscribieron, hasta ahora.

Faltarían en exponer más de 500 personas. Pero esa gráfica de arriba tiene cierta semejanza con la que pronosticó La Luna con Gatillo el domingo pasado, cuya brecha se inicio a partir del comienzo de mayo. Todo indicaría que en las próximas semanas, la brecha se va ir abriendo cada vez más, sin descartar que haya una ausencia de inscriptos, muy recurrente cuando éstas clases de instancias se van estirando.

Distribución de posiciones sobre la Autovía, según el día que se inscribieron, que pronosticó La Luna con Gatillo la semana pasada.

Todo éstos números explican el porqué de la furibunda exposición de la legisladora Nadia Fernández que, a pesar de ser la presidenta de la Comisión de Ambiente de la Legislatura de Córdoba, aseveró que en Córdoba existe un “ecologismo foquista extremo antiestado”, en referencia a quienes se oponen a la autovía.

Dicha intervención fue la más comentada en las próximas ponencias. Incluyendo la de su humilde servidor, que por si le interesa a la estimadísima audiencia, pueden verla a continuación:

Enemigos internos, negocios externos

Nadia Fernández representaría la rama progresista dentro del PJ cordobés. Por eso no sorprende que su exposición se asemeja a lo que acotó el politólogo José Natanson en su columna del canal C5N, hablando de la existencia de un “ambientalismo bobo”, luego de un incidente con piedrazos que recibió el presidente Alberto Fernández en Chubut, en el marco de la lucha contra la megaminería. Lo mismo ocurrió con un artículo publicado en el semanario Le Monde Diplomatique, dirigido por el propio Natanson, titulado “Piedras contra el desarrollo”, escrito por el economista (y sobretodo, twittero) Claudio Scaletta.

Le Monde Diplomatique es financiado por el mulmillonario farmacéutico Hugo Sigman, quien el año pasado había prometido que sus laboratorios fabricaran el principio activo de la vacuna contra el Covid-19, mediante la fórmula de AstraZeneca, que serían enviados a México para su correspondiente envasado, y que retornarían a nuestro país para el inicio de las inyecciones en marzo de 2021. Sus vacunas nunca llegaron, aún con el alarmante inicio de la “segunda ola” de contagios. Y para peor, se sabe que parte de los mismos quedaron en Estados Unidos, por supuestos atrasos del socio mexicano.

Hugo Sigman tiene ocho establecimientos agropecuarios, de los cuales dos están en la provincia de Córdoba: La Magdalena, en la localidad de Riobamba, del departamento de Roque Sáenz Peña, y San Francisco, en Pueblo Italiano. En ambas, cultiva soja y maíz. Además, en los Esteros del Iberá, tiene un coqueto emprendimiento hotelero, donde a la vez cría caimanes para regular su tasa de natalidad, y “faenar” los que “sobran”, para incursionar en el negocio de venta de bolsos coquetos, con pieles de esos reptiles, que se venden en Buenos Aires y Madrid.

A su vez, Sigman es el más conocido accionista de la firma Bioceres, impulsora del evento transgénico de la soja y el trigo resistentes a la sequía. Pero también, Bioceres tiene negocios con la empresa cordobesa Porta Hnos. Se trata de la producción de quimiosina vegetal, supuestamente la primera en todo el mundo, mediante el cultivo de un cárcamo transgénico, cuyos granos son procesados para extraer la enzima que se destina para la fabricación de quesos.

¿Dónde se procesan esos granos? En el sur de la ciudad capital, en la misma fábrica de Porta donde se denuncian sus emanaciones de gases por contaminación. Así lo establece la sede oficial de la sociedad anónima llamada AGBM, cuyo presidente es José Porta y el vice es Federico Trucco, CEO de Bioceres.

José Porta (h) y Hugo Sigman, recibiendo el Konex 2018. Negocios en común, al igual que su desprecio por el ambientalismo.

Finalmente, Sigman y Porta coinciden en ser considerados como baluartes de una burguesía que, supuestamente, antepone el interés comunitario frente al especulativo. Parte del gabinete nacional esperaba de la mano de Sigman el retorno de una “burguesía nacional”, a partir del suministro de vacunas, como así también la del propio Juan Schiaretti, en la construcción de una “burguesía cordobesista”, al declarar el año pasado que “Córdoba Porta y Porta es Córdoba”. Al igual que Edisur, Porta también ha sido uno de sus financistas en las campañas de 2019.

Muuuuuuu…

Precisamente, como habíamos anticipado la semana pasada, Nadia Fernández se encargo de capitanear un tour con sus pares ediles para conocer la destilería de bioetanol de Las Chilcas. Esa fábrica, pretende suministrar biocombustible a Porta Hnos., por intermedio en sociedad de Maíz Energía SA, donde también es accionista Óleos del Centro SA, empresa capitaneada por Luis Magliano, el ex presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, detenido por el robo de ya no de 3.500 vacas, sino de 4.600, según pudo actualizar la justicia santiagueña.

La novedad de esta semana no fue solo el hallazgo de poco más de 200 cabezas de ese ganado en un establo del senador nacional José Alperovich, que en realidad es lo de menos. Sino también del hallazgo de más de 2.000 cabezas de un campo perteneciente a otro presidente de la Sociedad Rural, en este caso de la filial del Noreste Santiagueño, con sede en Quimilí. Se trata del cordobés Pablo Miretti, de Agrolam SA,

Según corroboró el diario La Nación, el allanamiento se realizó luego de un cruce de datos, donde se comprobó una sociedad entre Magliano y la familia Miretti bajo la firma Pical SA, la cual es propietaria en la provincia de Corrientes de un emprendimiento llamado Cabaña Pilaga.

Y como broche de oro, tanto la cordobesa Óleos del Centro SA como la correntina Cabaña Pilagá o Agrolam comparten sus oficinas centrales en un mismo edificio, solo por cuatro pisos de diferencia, en la capital cordobesa. ¿La dirección? Rogelio Martínez 2649. Sí, el megaemprendimiento edilicio del Grupo Edisur.

El eslabón cordobés de la megaminería

La alarmante situación del pueblo catamarqueño de Andalgalá lleva un historia de dos décadas, frente a la succión de recursos mineros en el yacimiento Bajo La Alumbrera, el primer emprendimiento megaminero del país, llevada a cabo por un sector empresarial multinacional, en particular de las firmas Yamana y Glencore. La novedad es que ahora pretenden iniciar una nueva etapa, pero utilizando su misma infraestructura para explotar el yacimiento Agua Rica, bajo el nombre de “Mara”, para seguir exportando oro, cobre y molibdeno.

Para transportar esos minerales hasta el puerto, es muy probable que mantengan el mismo convenio que realizaron bajo el sello “La Alumbrera”, con el ferrocarril Nuevo Central Argentino (NCA), cuya concesión está en manos de la cordobesa Aceitera General Deheza (AGD), la corporación creada por la familia cordobesa Urquía.

En la época en que AGD realizaba sus primeros pasos; su futuro heredero, Roberto Urquía (h), empezaba a tranzar lazos de amistad con un joven Domingo Felipe Cavallo, mientras realizaban sus estudios universitarios. Así, cuando Carlos Menem llegó a la presidencia y Cavallo como ministro de economía, los Urquía mantuvieron reuniones con distintas corporaciones empresariales en Estados Unidos para delinear estrategias. Todo indicaría que entre ellos, habrían estado los directivos de La Alumbrera.

Finalmente, en 1992, AGD se quedó con la concesión del ferrocarril Mitre, mediante una unión transitoria con el Banco Francés del Río de La Plata, Asociación de Cooperativas Argentinas y Román Marítima, en apoyo con la CFI (Corporación Financiera Internacional). A partir de ésto, el tren pasaría a llamarse NCA y La Alumbrera comenzaría de a poco a instalarse en la región del noroeste argentino.

Desde 1997 hasta hace poco, la tierra y los minerales extraídos en Bajo La Alumbrera son transportados en un mineralconducto que los llevan hasta la región Cruz del Norte, en la provincia de Tucumán. A partir de allí, NCA transporta el material extraído para llevarlos hasta Puerto San Martín, provincia de Santa Fe. La confianza mutua entre la minera y la aceitera permitieron que La Alumbrera invirtiera en cuatro ferrocarriles y 180 vagones para transportar el material exportable.

Por otro lado, La Alumbrera tiene un permiso para extraer 100 millones de litro de agua por día, el bien común que más le preocupa al pueblo andagalense. El mismo es extraído de la cuenca de Campo del Arenal, en el departamento Santa María, una región semiárida. Allí se encuentra un acuífero que almacena el agua proveniente del cordón montañoso. Según la empresa, se cuenta con ocho pozos para extraerla y transportarla por un acueducto de 21 kilómetros hasta descargarla en un dique de agua fresca en sitio.

Quien habría construido ese dique fue Minerar SA, según su propia página web. Es una empresa de servicios mineros, que pertenece a la familia Paolini, dueños de la constructora Paolini Hnos. SA, que se quedaron con distintas obras viales en Córdoba y que además aportaron a la campaña del oficialismo provincial, cuando en ese entonces tenía el sello de Unión Por Córdoba.

Tal como lo expuso La Luna con Gatillo, tanto AGD como Minerar, son empresas que han dado millonarios aportes a la campaña de Hacemos Por Córdoba en 2019, a pesar que en la provincia cordobesa está prohibida la minería a cielo abierto.

Si de algo se aprenden de las grandes mineras, es hacer triangulaciones.