Los barcos del Tío Alberto


Mientras comienzan a otoñar les jipies del Valle comentan el delicioso furcio que sitúa al presi en lo más alto de la institucionalidad batefruta y cipaya. El Taita Gabi prepara las flechas de jarilla para la invasión o neoaluvión zoológico.

“Y nos dijeron tiempo es dinero,
y en esta tierra sos extranjero”

Divididos, Huelga de Amores

“La desaprensión por parte de la dirigencia bienintencionada pasa por una cuestión de clase, no hay duda. Ahora, la pregunta seria: ¿cómo hacer para que la Política no brote solamente desde Recoleta o Puerto Madero?

Ante el unánime rechazo multicolor ideológico por las declaraciones de Alberto…¿Esto no confirma que tenemos un consenso, como sociedad, en aceptar que Argentina quede regida por un Estado Plurinacional? ¿O será puro cinismo?”

Lea Ross, en su muro de fb

“Hay que poner un manto piadoso de olvido. Lo podes tomar a bien o tomar a mal. Pero cuesta tomarlo en serio”

Jorge Asis en la tele, acerca de los dichos del Tío Alberto.

Por Tomás Astelarra Ilustración: @nico_mezca

La mayoría de los habitantes del Valle dicen ya estar otoñando. El frío en serio no llegó pero se vislumbra que va a estar húmedo e intenso ese mesesito en que caen las heladas, alguna nevada y las salamandras, rusas y rockets exhalan un aroma o humo multimadera que se siente en las caminatas abrigadas, o las travesías en moto con cartones o bolsas de agua en el pechito; en los motores que no arrancan y la pereza incentivada por las frazadas. El otoñamiento coincide con las restricciones de movilidad y una serie de comunes resfríos que la paranoia mundial puede hacer disfrazar de covid. De todas maneras en estas épocas abundan las naranjas orgánicas, los tes de limón, arropes, el propóleo, el polen, o la broncomiel del Dani, entre otras muchas medicinas. También hay muche jipi desparasitándose o haciendo limpiezas de hígado, dejando las harinas, azúcares, alcoholes y otros venenos pa afrontar el invierno y bajar unos cambios del verano (aprovechando también que se fue el turismo y conseguir un billetito es casi tan difícil como un tomate o un zapallito verde). Se renuevan las huertas, las carneadas barriales, las organizaciones se reorganizan, los consumos superfluos se suspenden y en algún fogón sale la guitarreada o la charla, quizás de mate, quizás de tinto, quizás de caña.

Por supuesto que el nuevo mocazo o furcio dialéctico del Tío Alberto es la principal comidilla del barrio. Luego de un intenso compartir de memes y otras gracias de las redes sociales, la tribu aprovecha la cosecha de abril para prender la hoguera de las vanidades. El Tío Alberto ya está entrando por lo alto en la historia de los presidentes batefruta. No tiene la espectacularidad del cohete a Japón en cinco minutos como el Turco de la mano derecha en el huevo izquierdo, ni es tan espectacular confundir a Atahualpa con Machado o citar un libro de Sócrates comparado con decir una frase de Litto Nebbia confundiéndolo con Octavio Paz. “Incluso hay cierta sensación de que si el Turco era un turro bárbaro, y Macri un real hijo de puta sin luces, este más bien es un boludazo. Buena gente, pero medio boludo. El tema es que queda flotando la pregunta si realmente es un boludo o un real hijo de puta”, advierte el Jipi Matías.
-El que evidentemente es un boludo es el psicólogo este argentoeuropeo que hizo una defensa de los dichos eurocentristas y lameculos del Tío en el ex-Pagína 12, o toda la banda de aduladores mediáticos que sostienen que, bueno, un error conceptual lo tiene cualquiera, a menos de una semana de escrachar y denunciar rotúndamente al otro pelotudo de Macri por decir que se ponía a ver Netflix a las siete de la tarde con la nieta de la reina del ranking. Ojala realmente no hubiera trabajado el gerente este del choreo multinacional. Ahora tendríamos menos offshore, menos economía concentrada, un estado menos devastado y menos pobreza de país africano. Claro que se trabaja menos cuando se es vago saqueador del estado que cuando se es un laburante de ley, con o sin aguinaldo y obra social- se suma a la diatriba la Chica Punki. -La pregunta es: ¿los cabecitas negras que pusieron las patas en la fuentes para liberar a un milico descendiente de indios vinieron de los barcos? -Bueno, quizá el milico y la otra india zaparrastrosa rubia les dieron obra social y aguinaldo y ahora se creen europeos. Por eso tenemos, como dice Moreno (Guillermo no Mariano), un gorila blanco de presidente. Un presidente casi socialdemócrata radical de Puerto Madero con la yegua en el establo del Senado, la india Milagro presa y el turcoindio de D’Elía acusado de terrorista. -Por suerte esta el cacique Pérsico. -Que bastante lejos está de ese indio que querían poner San Martín, Belgrano y Moreno (Mariano no Guillermo) al mando de la Patria Grande (que no es precisamente el partido de Grabois). -Ahí vino Rivadavia puso al indio en un placard y a los ingleses en el gobierno. Quizás el Tío Alberto tiene el famoso “síndrome del sillón colonizado”.
-Poniendo un manto de piedad, podemos decir que el pobre Tío Alberto tiene terrible quilombo. Sin contar la bendita pandemia heredó una sociedad de mierda, una oposición mediática bien plantada, un facho en cancillería, otro en la embajada de Brasil, uno en la presidencia de la cámara de diputados, varios gobernadores fachistoides y una deuda impagable que lo tiene chupándole las medias a los europeos. Todo para mantener la moral alta de un pueblo purista y clasemediero que quiere “honrar sus deudas” y vivir “como reyes”, como si nunca hubieran hecho un pagadios o un ring raje, comido choripan en Constitución o veraneado en Mar Chiquita a falta de guita pa pagarse un pasaje a Miami – aclara el Chico P, intentando seguir el consejo del Turco Asis.
-Además, pobre. Imaginate que cuando asumió era un poco más que el Che Guevara al lado de la manga de fachos del Grupo de Lima. Si hasta con tal de sumar un poroto al progresismo sudaka armó un grupo con AMLO y el chileno este progresista, ¿cómo se llamaba?
-Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio.
-¡Esé! ¿Y ahora que el pueblo tomó la constituyente en Chile a qué se dedica ese pseudo zurdo de traje?
-Quizá lo contraten de asesor de Castillo. Porque me parece que el nuevo presi de Perú es muy indio y popular pero va a tener un quilombo bárbaro gobernando.
-Debe estar bastante agitado el mercado de asesores progresistas en América Latina. Hasta quizá algún zurdo contrate a Durán Barba. -O a García Línera que en Bolivia no lo quieren ver ni en figurita los papachos.
-Acá es un ídolo para les progresistas que hablan de Sudakamérica como si entendieran algo viajando en misiones de derechos humanos una vez cada tanto. Es cierto que Alberto es ahora lo más socialdemócrata de la zurda sudaka, pero la verdá es que tiene razón, acá somos bastante gringuitos. Falta mucho pa que el pueblo arme un quilombo como en Bolivia o Colombia, con los indios poniendo muertos o encabezando la insurrección popular. Hasta Chile nos ganó de mano, fijate vos. Lo más parecido en este momento que hay en este país a una insurrección popular son los piquetes del Polo Obrero y la RAM, que todavía no sabemos si realmente existe. Ya nos gustaría devolver a los europeos a los barcos. O mucho mejor, chorearle los barcos a ver si recuperamos la hidrovía y le vendemos un poco de falopa a ver si financiamos la compra de fideos para las ollas populares.
-Lo malo es que lo fideos nos los venden ellos. Igual que las vacunas y las boludeces que compramos por internet. Así que mientras más falopa necesiten, más van a subir los precios.
-Es como dice el gringo Castro: un perro queriéndose morder la cola.
-¿Y si importamos indios de Bolivia?
-O hacemos como la Amta Argentina Paz Quiroga, empezamos a convencer a las doñas de las villas que en realidad son indias y las verdaderas dueñas de la tierra.
-Y hacemos como las indias del Cauca, le copamos la tierra a Ledesma y nos ponemos a producir maíz, poroto y zapallo.
-¡Aguante la Guardia Indígena!
-Vamos a tener que bancarnos un par de tiros.
-Pa eso los pibes de los barrios son buenos.
-Terribles indios.
-Y bueno, como dice el Taita Rocky, mientras los comechingones no aparezcan, vamos a tener que ponernos las plumas.

Por las dudas, entre mate y mate, el Taita Gabi va sacándole punta a unas varitas de jarilla.

Estas charlas o relatos transcurren en el Valle de Polonia, es decir, Ningunaparte. Son ficción. Ciencia Ficción Jipi. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia.