Justicia In Justicia

Las noticias de la justicia tiene que ver con los territorios, las culturas, los puntos de vista… En el Valle les jipis están prendides fuego y ante las inutilidades del poder ficticio y las amenazas del poder fáctico, medio que se anarcotroskizan. Solo el poder de la comunidad podrá salvarlos.

Por Tomás Astelarra Ilustración: @nico_mezca

“Feliz día para todas !!! Especialmente para las delincuentes !!! Solo se alcanzará la igualdad cuando se les reconozca el derecho a delinquir! Y también entonces sean pertinentemente penadas !!! Mientras tanto poniéndolas en evidencia !!! Gran abrazo !!!! Hasta qué la igualdad nos es solo relato !!! (sic)”

Juan Carlos Gemignani, juez de la Cámara Federal de Casación Penal.

“Me llamaron de una radio de Córdoba, Argentina, preguntando que opinaba que una mujer indígena que no había estudiado leyes, ni siquiera terminado la secundaria, fuese nombrada ministra de Justicia. ¿Qué puede saber de Justicia?, me preguntaron. Yo le dije: de Justicia seguramente no sabe, si uno compara con una abogada, casi nada. Pero sabe mucho de injusticia, es un buen punto de partida para encarar los problemas del sector”

Fernando Mayorga, sociólogo boliviano, entrevista para La Bolivia de Evo acerca de a designación de Casimira Rodríguez, líder de la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar como ministra de Justicia.

“El principal drama que debe atender nuestro aparato judicial es el de la desigualdad, ya que esta, a su vez, genera muchas otras  desigualdades”

Roberto Gargarella en reciente y recomendado análisis en Anfibia.

“Antes pedimos que se vayan.
Antes, pedimos justicia.
Ahora, pedimos que no se rían de nosotros.
Después, ¿qué pediremos; piedad?”

Vicente Luy

En el bar del Mario no hay televisor. En general no hay televisor en los bares del Valle. Tampoco mucho en las casas. Tampoco hay diarios. Las noticias vienen por las radios y el celular y después se desperdigan en forma de rumor o chisme. Así que tarde o temprano, mediando la distancia, la cultura, la tecnología y hasta la propia realidad mesma, les berretines de la agenda mediática porteña llegan al Valle como una versión de un tango para bandoneón interpretada por un polaco con estudios en Luxemburgo en el Colón pero tocada por un chunchano con una melódica de juguete china en medio de una borrachera de alguna fermento alcohólico barato al costado de un bar de calle angosta. Queda medio cueca.

Hablar de Losardo es aburrido. Tiene tanta gracia como el abogado ese cheto de Recoleta que tuvo que escapar en helicóptero (“¡Que boludo, que boludo, el estado de sitio se lo meten en el culo!”). Si causa mucha más gracia el chiste ese del periodista de Clarín que fue designado para elegir al sucesor de Bonadío.

-¿What?- pregunta la gringa socióloga militante que para en carpa en la casa de Suipacha.

-Bueno. Ya pusieron un ministro de Economía, ¿te acordás?- rememora en un suspiro el chico P recordando aquellas épocas en que todo parecía perdido y la casta política ni siquiera tenía la gentileza de al menos hablar en términos revolucionarios con alguna monedita tirada al aire pal chori.

-Y dos jueces de la Corte Supremo por decreto. Al mes. El pelotudo este lleva un año y medio intentando pedirle a los violadores seriales de nuestra soberanía y dignidad que por favor sean un poco más suaves – dice la chica punk mientras los parroquianos del Mario levantan la oreja a ver si pinta algún chisme jugoso.

-¿Y vos decís que la reforma esta judicial va a servir pa que el juez de paz haga otra cosa que no sea firmarle los chanchullos inmobiliarios al diputado provincial?¿O que los jueces de la ciudad finalmente juzguen al intendente que echamos por corrupto?- pregunta el Mario mientras acerca unas birras.

-Dejate de joder. La reforma judicial esta es como la ley de medios pero sin ni siquiera base popular- comenta el lituano radiofónico que arregla lavarropas.

-Explicate por favor- ruega de nuevo el Mario mientras carga nafta en la motito del Cabeza, le da un rebencazo al Pelusa que está zarpado en gritón y le tira una piedra a los cuzcos que olfatean el morral con fiambre de oferta del Suipacha (entretenido con la gringa).

-Tuvimos años luchando por los 21 dichosos punto de la Coalición por una Radiodifusión Democrática. Después salió la ley. Casi que ni las gracias nos dieron. Pusieron un montón de medios grandes con testaferros impresentables como Spolsky y Garfunkel (que no es precisamente el de los sonidos del silencio, pero mas o menos). Supuestamente porque no daba pelearle a Clarín con un montón de hormiguitas desperdigadas por el país. “Ya vendrán tiempos mejores muchaches”, nos dijeron cual pochoperones devaluades (nosotres también). Y nos tiraron la miguita esta de los fomecas y un par de cursos de la Defensoría del Público. Después vino Macri, hizo mierda la ley, los fomecas, la defensoría, Clarín puso un ministro de Economía y un juez de la Corte Suprema. Por suerte las hormiguitas se habían organizado en la UTEP y le sacaron a las piñas al gato los salarios sociales y les muchaches de Tiempo Argentino se hicieron cooperativa y Navarro ahorró unos mangos pa mantener el Destape. Ademas que, como siempre, nosotres no las arreglamos con un pedacito de hojita nomás. Si pinta una miguita mucho mejor. Lo atamo con alambre.

-Si si pero ¿que tiene que ver eso con la reforma judicial?- pregunta el chico P, que si bien es peronista autocrítico se pone medio nervioso cuando avanza el troskismo autonomista pro Zibechi.

-Y… ahora el Tío Alberto dice que la ley de Medios está bien como está pero quiere reformar la justicia. ¿Vos realmente te crees que es pa agilizar los juicios laborales o pa que les pibe de gorra que se chorean un tetrabric no se pasen dos años en cana hasta que piensen si le abren una causa o pa que las pibas no se pasen años denunciado acoso antes de que las maten los mismos que supuestamente nos protegen? Puro cuento del Tío Alberto. Te van a decir que primero hay que liberar a Budu, López y Baez y meter en cana al gato. Pero el cascabel sigue sonando.

-Si la gente normal ya ni cree en la Justicia. Es muy In.- aclara la chica punk – Sino decile a las familias con pibes con cáncer que siguen esperando a que algún empresario sojero que los echó de la tierra con papeles del juez caiga preso. O a las familias víctimas de trata o femicidios. O a les jipis de El Bolsón a los que los mineros y desarrollistas inmobiliarios le quemaron así nomas los ranchos por andar protestando y apagando incendios.

-¿Whaaaaaaaat?-cabecea la gringa turista.

-Si si, esa me la sé – levanta la mano Sushu que viene del ensayo – Yo andaba por esos pagos del Bolson ponele año 2009. El testaferro de Lewis, un tal Van Ditmar (hijo de un actual vecino de Traslasierra que le vendió las tierras a Benetton), queria comprar la tierra de una doña mapuche que vivía bien en la loma del orto, Cuesta del Ternero y un poco más arriba. Ya había comprado bocha de tierra para un cuntrie, pero no sé porque quería ese pedacito de la vieja. Se ve que tenia buena vista. Parece que arreglo con los hijos (hombres) y mando matar a la vieja. No recuerdo el nombre pero era muy querida la.madre (incluso no se si era machi) Ahi les mapu tomaron la tierra e hicieron acampe en medio de la nieve. Los paisanos que pasaban volviendo de la veraneada le dejaban las reses pa que se alimentaran. Hubo tiros. Por esos tiempos les jipis ademas de denunciar los hechos le montaron a les mapus una radio comunitaria. Mas vale palabras que tiros, dijeron. El tiempo avanzó y hace poco hubo una marcha de decenas de miles jipis y la comunidad toda (¿como la ley de bosques viste?) pa impedir que Lewis y Van Ditmar hagan otro cuntri en el nacimiento de las aguas ahí arriba de Mallin Ahogado. Ahora y siempre se oponen a la megamineria. Se organizaron para parar los recientes incendios en Cuesta del Ternero (igual que en Córdoba, donde sin la organización civil, el gobierno de Choretti y el inútil de Carandié hubieran dejado quemar todo). Cuando le intentaron reclamar al intendente de Bolsón, el muy turro, a través de Clarín y todos sus medios de desinformación los denuncio de ser terroristas de Grabois armados con machetes y azadas y pintados con tizne pa la guerra. Ahora se quema Golondrinas, El Hoyo, todos barrios donde les jipis hace años vienen construyendo sus casas, sus huertas, su familia, su comunidad. Vamos a decir las cosas por su nombre: le quemaron los ranchos.

-Bueno igual Cabandié en eso tiene razón- aclara el chico P -No hay fuerza de bomberos que alcance si los jueces no empiezan a meter en cana a los turros que arrancan los incendios.

-¿Y que metan en cana a los políticos y empresarios que están detrás de los negocios que destruyen la pacha y sus pueblas es mucho pedir? Te descuidas y está medita la familia de Cabandié, Cristina y hasta García Linera-ironiza el Jipi

En el preciso momento en que el chico P intenta, ya sin mucha esperanza, contener el avance anarotroskista la chica punk, que vivió por esos barrios sureños cuando era una niña jipi, se vuelve loca y se trepa a una silla pa exclamar:

-Eso es injusticia señores Fernández. Eso no lo reforma ningún congreso de burócratas. Y tengan miedo porque las pibas son pazcientes y cuidadoras pero algún día van a prender las hogueras donde quemaron a sus abuelas pa quemarlos a ustedes. ¿Que si tengo pruebas? No señor juez. Apenas los rumores de mi corazón y el eco de la historia contada por un apu patágonico.

Confundidos, los parroquianos del Mario no saben si lanzar sonoros zapucais y levantarla en andas hacia la muni o salir corriendo antes que prendan la hoguera. Por suerte saben que les jipis por lo general son inofensives. Salvo cuando se les ocurre denunciar un femicidio, frenar una mina de litio o echar un intendente.

-Hay que hacer como en Bolivia, justicia comunitaria- aporta Suipacha – le llegas a robar un dulce a las mamitas y te cuelgan del farol. Y si hay corrupción… esas si que te prenden fuego en la hoguera al toque. Hoy hay costumbres bárbaras que son más civilizadas que la barbarie civilizatoria.

-Juicio popular previo -aclaró – Ya una vez dije eso en una charla y los progresistas k me acusaron de fomentar los linchamientos de los chorros. Hay que leer a Segato y construir las bases del espíritu comunitario antiguo en tiempos de pachakuti.

-Decí que tiran un hueso estos peronchos y somos muy pecho frío, pero habría que salir a cortar rutas y tumbar el gobierno como hizo el Malku Quispe (fusil viejo en mano descanse)- se anima el Jipi.

-¿Viste que quizá salé gobernador el hijo?

-Y en Paraguay y Brasil también ta todo que arde.

-Por eso la injusticia carioca lo perdonó a Lula. Para que vuelva, como el Evo, a calmar las masas insurrectas y sentarse a negociar con los chinos.

-¡Paraaaaaaa!- se desespera el chico P- ¿No tiene una buena pa decir?

-Parece que la opereta de Sarlo mucho no funcionó, le dieron la personería jurídica a la UTEP, se presenta el Movimiento Verde Cordobés en Villa Ciudad Parque y el Pepe Mujica va a hacer una columna todos los jueves en el programa de Silvestre.

-Como dice Vicente: La justicia va sobre ruedas. Es una silla. Eléctrica.

-¡Paraaaaaaaa!-insiste el chico P, sobre todo para que la gringa militante no se lleve una mala imagen de nuestro gobierno- El Tío Aberto dijo que si teníamos algo para reclamarle se lo dijéramos. ¿Por qué no le escribimos una carta?

PD:

Estimado Sr. Presidente Fernándéz:

Disculpe si nos ponemos algo enfáticos. Es que lo que está sucediendo nos duele, nos da rabia, nos genera violencia. Sería bueno que preste atención a esa violencia verbal antes que se vuelva violencia física (como quedo mínimanente demostrado en Lago Puelo, aun sin tener en cuenta los infiltrados que rompieron el vidrio de su camioneta). Sabemos que tienen más armas. Pero nosotres somos más. Cinco a uno decía el estadista Jim Morrison.

Sabe que: no se preocupe por llevar a nuestras familias de Bolsón unas migajas de presupuesto (que la mayoría va a ser malversada por sus funcionarios públicos en nuestros pueblos). Para la solidaridad nosotres sabemos bien organizarnos. Usté sabe porque sin la solidaridad del pueblo y la organización social usté y su gobierno no hubieran podido sobrellevar esta pandemia.

De un gobierno exigimos políticas de justicia y dignidad. En el sur la verdadera tragedia es la imposición de un capitalismo de muerte paramilitar extractivista. Que diga que no tiene injerencia sobre el gobierno provincial y que la minería es un problema territorial, lo muestra, o bien como un ignorante, o bien como un cómplice. Por otro lado es evidentemente irresponsable en su función de servidor del bien publico y protector del bien común. Circula por ahí un mensaje en redes que dice: “Ya sabés ponete barbijo y laváte las manos como Alberto cuando dice que la megaminería no es asunto suyo”.

No es la primera vez que nos ignoran, o nos queman los ranchos, o nos mandan una patota de la Uocra. Ya es mas que evidente la complicidad de los gobiernos con el terrorismo de empresa y este sistema capitalista de muerte. Algunas veces, como en Malvinas Argentinas, a pesar de toda esa violencia institucional logramos imponernos. De todas maneras seguiremos luchando. Lo hacemos por la vida. Por nuestres hijes. No hay forma de detener eso.

Seguramente lo vamos a volver a votar a usté y su frente (que parece no es de todos). Es lo menos peor que tenemos a nivel institucional. Dios y la madre tierra bendigan su sagrada mision y le den coraje y consciencia para ejercer su cargo. No mienta ni se haga mas el boludo. Queda mal.

Por si no se dieron cuenta estas charlas, relatos, columnas, son ficción. Ciencia Ficción Jipi. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia.