Entrevistas

El monte resiste

Comparte!

Juan Yacobs, periodista y secretario general de la CTA Autónoma Punilla, nos cuenta sobre la resistencia que llevan adelante les activistas en defensa del monte y en contra del extractivismo avasallante.

Por Santi Rodríguez

Parece que hay acciones políticas que se trasladan a todos los sectores, la persecución a las dirigencias políticas y activistas politicxs cada vez se gatilla con más precisión tratando de agrietar el poder popular que se gestan desde nuestras sierras a las grandes ciudades. La construcción de la autovía de Punilla es un claro ejemplo de las políticas en materia de obras públicas que acciona el estado provincial, poniendo en peligro nuestros recursos naturales y habitacionales de las personas que viven en los montes de nuestras sierras. Les activistas y militantes que defienden nuestros recursos son perseguides, imputades y hostigades por uno de los grandes aparatos que defiende siempre, en cuestión de anti derechos, intereses ajenos.

¿Por qué es importante unificar las luchas? Porque cuando se habla del extractivismo severo que acciona la provincia es una bala al azar que cae con un peso estructural hacia otros sectores, la contaminación de nuestros ríos, el desmonte y la destrucción de barrios para construir edificios tiene que ver también con la falta de visión general que se tiene de las personas y territorios. Hoy es el monte, hoy son nuestros ríos y mañana van a ir por todo.

Juan Yacobs, periodista y secretario general de la CTA Autónoma, nos cuenta un poco sobre el contexto que resisten les compañeres de Punilla y cómo se persigue a les activistas por defender derechos indispensables para todes, en el marco de una obra que destruye nuestros recursos naturales que sigue en tiempo y forma.

-¿Cuál es el contexto que se está viviendo hoy?

-Particularmente, ampliando información del amparo judicial. Ahora va haber una audiencia por la destrucción de pircas ancestrales, porque la secretaria de la Agencia Córdoba Cultura habilitó el avance de maquinarias en una zona de pircas ancestrales, que tienen muchísimo años y de alguna forma deberían ser resguardadas, atendidas o por lo menos ajustarse a algún mecanismo de cuidado al momento de remover esas pilca. Esto fue atendido por la Cámara Contenciosa Administrativa y va se va a hacer una audiencia el 18 de Abril. Es decir, que en el plano judicial la causa está en manos de la jueza que tiene todo para dictar la medida cautelar, y eso depende de su decisión como jueza. Y en el plano internacional hemos iniciado una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo para ver si por violación a la consulta previa libre informada como se está avanzando. Seguimos en la lucha como se puede. Básicamente para ser concreto, la resistencia esta practicante neutralizada. No hemos podido mantenernos a favor de la lucha, porque los principales compañeros más combativos están procesados, imputados, teniendo que resolver su situación legal y, además, las dificultades personales de cada quien. Es decir, la provincia junto con la fuerza policial y judicial ha quebrado toda clase de resistencia avanzando con una obra ilegal atropellando toda clase de derechos.

-Pareciera que la criminalización de la protesta se está trasladando en toda la provincia

-Esto pasó acá el año pasado, que es una antesala que se traslada a la capital de la provincia y que es la política de mano dura. Nosotros dijimos que hoy vinieron por los defensores ambientales y mañana van por el resto, es lo que va a pasar. Cuando a nosotros nos vulneraban nuestro derecho legítimo de exigir información, cuando íbamos a las obras a exigirles a los arqueólogos que estaban destruyendo restos milenarios se presenten y den sus nombres, por pedir esa información nos re cagaron a palos y nos metieron presos, no era un frente contra nosotros. Se estaba vulnerando todo el estado de derecho. Con el tema arqueológico se hicieron las denuncias previas en fiscalía, indicando claramente cuáles eran los delitos flagrantes que estaban ocurriendo y la fiscalía nunca respondió esa nota. Cuando fuimos al lugar donde se estaban destruyendo esos sitios arqueológicos, la misma fiscalía nos detuvo, nos metió presos, nos abrieron causas y nos llevaron a juicio. Esa vulneración del estado de derecho, de las garantías procesales que tiene todo ciudadano y toda persona humana, cuando se rompe esa línea no hay retorno porque acá la policía quedo cebada. Hay otros casos de violencia policial, es decir, que le han dado un marco de impunidad que se sabe cómo empieza pero nunca como termina. Porque la impunidad ya se instaló en las fuerzas policiales, en la fiscalía, en el fiscal general de la provincia de Córdoba, el fiscal (Juan Manuel) Delgado, que ahora se atreve a procesar a militantes sociales en la ciudad de Córdoba. Por eso la lucha ambiental, la lucha en contra de la autovía no solo es por la misma, es una lucha por la vulneración de constitución. Porque cuando el gobierno hace una autovía violando a la Constitución, de alguna manera nos dice a todos que pueden hacer lo que quieran. Si violan la Constitución destruyendo las montañas, imaginate lo que puede pasar cuando te llegue una notificación de que tenes que dejar tu casa por deuda de impuestos, cuando persigan a luchadores sociales, cuando tengan que usar a la policía o el poder judicial para lograr sus objetivos lo van a hacer. Esa es la gravedad de lo que vimos el año pasado cuando la policía y la fiscalía empezaron a actuar como dueños de la ley no respetado la misma, imponiendo una ley marcial y eso es lo grave que desnudo este conflicto: la corrupción del poder político, policial y un gobierno de la provincia de Córdoba mostrando su cara más decadente que va a empezar a desparramarse por toda la provincia.

-A pesar de todos los peligros, la obra sigue avanzando.

-Sí, se escuchan dos o cuatro detonaciones diarias que afectan a barrios enteros. Han desaparecido dos arroyos por el lado de Cosquín. Han contaminado definitivamente el rio Yuspe. El 17 de julio hicimos una caminata y tomábamos agua del rio. Hoy, si tomas agua de ahí te podes agarrar cáncer, porque está contaminado por la pólvora de las detonaciones, están desparramando todos los químicos de las obras a los arroyos, utilizan agua de los arroyos para preparar material. Mientras que en Cosquín, no hay agua y además una pila de maquinarias en la montaña mueven tierra con gente que vive ahí, no pudiendo dormir. Hay silencio en la justicia, porque la jueza que tiene la causa en el contencioso administrativo de Córdoba no emitió fallo todavía, esa es la peor de las injusticias, que no resuelvan. Si la jueza fallara en contra de nuestro reclamo ambiental, no nos quedaría otra que acatarlo y apelar pero no falla, no resuelve, lo único que dice es que la obra debe continuar. Especular diciendo que cuando termine la obra nos van a decir ustedes tenían razón ¿pero de qué nos sirve eso? Esta es la aberración que estamos viviendo en Córdoba. La jueza Oris de Gallardo es cómplice de este ecocidio y algún día la va a tener que pagar, porque no puede ser que no le importe la situación grave que se está viviendo, no dice nada, una complicidad asquerosa y una falta de independencia de poderes, porque la complicidad con el gobernador es evidente, es obscena y por eso mismo la obra continua.

-¿Es importante el acompañamiento de todes?

-Totalmente, pensando en que hoy es por nosotros y mañana va a ser con el resto. Por eso tenemos que estar entendiendo que no es solo una lucha por la autovía, sino que es una lucha por el Estado de Derecho, por el derecho a la protesta, a movilizarnos, a tener información, a tener participación en las decisiones de estado, por eso tenemos que estar en esto; porque no se está discutiendo solo la contaminación de Punilla, sino el derecho a ser informado, a ser consultado, a vivir en un ambiente sano y eso va a afectar todo el territorio. Por eso es muy importante que entendemos que en estas pequeñas peleas se definen muchas cosas, de peticionar y de ser escuchados por las autoridades.

-¿Hay políticas que den respuestas?

-Yo creo que no les va a quedar otra. A esta gestión que se está yendo de Schiaretti no tiene cabeza para entender esto, no es solo por la maldad o intereses económicos, son tipos incapaces de entender y no tienen la sensibilidad para entender el cuidado de los bienes comunes. Ellos son cultores del cemento, de esta gestión no espero nada y de la que viene espero poco y nada, porque atrás de los gobernantes están las empresas, no nos olvidemos que Córdoba la maneja Benito Roggio, la Fundación Mediterránea, Pagani de Arcor y Urquia de Aceitera General Deheza, esos son los dueños de la provincia. Viene Shiaretti, viene Llaryora, viene Juez y la que gobierna la provincia es Fundación Mediterránea, desde el Navarrazo, año 74, es decir, que cambie el gobierno que cambie las políticas de asfalto, de cemento, de ir en contra de los bienes comunes, atropellar los tesoros culturales, ambientales y ancestrales difícilmente cambie, el status quo de poder que maneja la provincia está por encima de los partidos políticos, y son los que están llevando adelante estas políticas de saqueo y extractivismo.

-¿Cuál es la acción que se debe tomar?

-Lo primero sería tomar conciencia de la situación. A alguno le podrá sorprender, nos tiene que llamar la atención a donde estamos parados, de ver el nivel de vulneración de derechos que estamos viviendo. Y es importarte organizarse para resistir este saqueo a todos los niveles, desde el barrio, las cooperativas, sindicatos, organizaciones territoriales, fabricas, etc. Tenemos que organizarnos para enfrentar a este enemigo voraz, creo que el error seria en caracterizar de manera equivocada a quien tenemos al frente y son los mismos de la dictadura, son los mimos que perseguían, son los mismos que se llevaban a los chicos que nacían en cautiverio, son la misma gente. La Fundación Mediterránea estuvo atrás de la dictadura, hoy le dan las ordenes a Schiaretti y ayer le daban las ordenes a Benjamín Menéndez, entonces no podemos perder de vista eso y organizarnos en todos los territorios para un verdadero alzamiento popular a bloquear rutas, fabricas, medios de comunicación hasta que haya un cambio estructural, porque esto va a continuar. Por los medios democráticos parece imposible, porque los partidos políticos son una farsa, está cerrada la puerta a la población, la justicia tampoco responde porque son cómplices de esos poderes y lo único que le queda al pueblo es prepararse para una gran movilización. Y no estoy hablando de un paro provincial, estoy hablando de un paro indeterminado de un real bloqueo en toda la provincia de Córdoba. Es la única manera de mostrar firmeza desde las bases sociales a todo lo que pasa, no solo en el Valle de Punilla, sino también al ajuste económico que estamos resistiendo. Pero para llegar a ese alzamiento popular, que condicione al gobierno hace falta la capacitación, la formación y la organización de todo el territorio provincial, de todas las organizaciones, hace falta trabajar para llegar a eso.

-Como secretario general de una central obrera autónoma ¿es importante llevar las discusiones ahí adentro también?

-Nosotros somos quienes estamos dando esas discusiones, por eso imputaron al secretario general de la provincia, y también estoy imputado como secretario general de la CTA Punilla. Nos imputan porque estamos planteando esto, al compañero Federico Giuliani lo imputan por aplegare al movimiento piquetero y son quienes son más combativos y se encuentran en la calle hoy en día. Justo la CTA Autónoma, el movimiento piquetero e incluso la izquierda con el Polo Obrero no hay que convencerlos porque ellos ya están convencidos de todo esto. Hay que convencer al trabajador del estado, al empleado de EPEC, al empleado de Luz y Fuerza, al trabajador empleado de las grandes empresas que están siendo precarizados y no se atreven a hacer una asamblea o un paro, al desocupado, a esos hay que convencer. Nosotros como CTA Autónoma vamos a acompañar todas las medidas de acción directa que se resuelven, sin medir ni mediar las consecuencias que estas puedan traer, porque ya estamos en el barro hace rato, ya estamos pagando todas las consecuencias y la única medida que vemos es esa no encontramos otra salida por otro lado, no hay soluciones por otro lado. Lo primero que le decimos a todo el mundo es que es necesario un alzamiento popular como en Perú o Ecuador, porque el cordobesimo ha logrado que nadie se anime a cortar una ruta para exigir lo que nos corresponde. Hay que ir por ese lado, cortar la autopista de Córdoba a Rosario con un pliego de negociación y que sea lo que tenga que ser para que el pueblo acompañe, porque si el gobierno no quiere que se corten hay que hacerlo, para generar un cambio estructural y sacar a los ladrones de Fundación Mediterránea, Roggio, a los patrones, a los dueños de los medio de comunicación, esas corporaciones que nos están pisando la cabeza.