Cristina agarra la pala

“Triste época la nuestra

es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”

Albert Einstein

“¿Vos viste algún piquetero millonario?

Yo en la política veo a todos millonarios”

Emilio Pérsico

En el bar del Mario las compañeras de la cope textil están un poco decepcionadas con las palabras de la vicepresidenta. Una crítica política de la visión progreporteñocéntricapitalista de arriba.

Por Tomás Astelarra | Ilustración: @nico_mezca


-Si la verdá me da un poco de bronca lo que dijo la Cristi. Lástima que sepa explicar tan bien la economía de los de arriba y tan mal la de las de abajo. Igual la bancamos porque así señora tilinga y todo como es pone el cuerpo y las palabras por las pobres. Lástima que esté en el senado y no pueda cruzarse con la compañera diputada cartonera Nati Zaracho pa que le explique lo que es la economía popular. Lástima que no le interese el reciclado pa acercarse a tomar unos mates a la oficina de la compañera cartonera Mari Castillo pa que le cuente lo bien que ejecutó el presupuesto siendo pobre. Lástima que no tome mate dulce pa que la villera Fer Miño le cuente como le está dando servicios a los barrios populares. ¿En la villa? ¡No! Más cerquita, ahí nomás en el microcentro esta la Fer. Lástima que la Cristi viva en Barrio Norte y no se cruce con la cumpa Dina Sánchez pa que le cuente que en la UTEP la mitad de la comisión directiva somos mujeres. Que lástima que no sea tan tilinga como la Juliana Awada y que con esa pavada de la huerta en casa se acerque a alguna cumpa huertera de la UTT. ¿Por qué habla con las bolivianas la Cristi no? ¿O solo con el compañero Evo? ¿Al campo? Noooo querida, si entre todas agarramos la chata de la cooperativa y nos acercamos a ayudarla. Lástima digo, qué lástima, que compre productos de esos oligopolios que tanto critica en los supermercados, sino la compañera Eva Verde podría llevarle montón de cosas ricas y sanas que vendemos en las tiendas y mercados de la economía popular y encima cada vez están más baratas. Porque pa nosotras el alimento es un derecho y no una mercancía. Que lastima che que las cumpas de la Cámpora no la lleven a ver las cooperativas textiles, las de mujeres constructoras, las radios comunitarias y las chicas que pintan las uñas o hacen cosmética natural. Ella que es tan coqueta. Porque sino parece que lo nuestro es solo piquete y cacerola de la olla popular o los merenderos. Igual la bancamos porque es lo mejorcito que tenemos allá arriba. De pura ignorante lo habrá dicho nomás. De estar rodeada de tanto hombre y enojarse y pelear con el machirulo de Pérsico, que además de feo y desprolijo, es medio prepotente, no como esos chicos tan bonitos, tan de escritorio, de la Cámpora. Lástima que la Cristi no nos siga en la redes así le mostramos ese meme tan bonito que dice: si Evita viviera seria piquetera – suspira la cumpa Fany, aunque agrega: Igual la vamos a votar, quevamoacer.

-Sos muy romántica Fany. Acá el problema es la caja de la provincia de Buenos Aires para las próximas elecciones donde la Cristi se va a arrinconar para mantener un cachito de poder y zafar del lawfare- le advierte el chico trosko.

-Pero si tiene problemas que avise. Nosotras salimos a la calle como siempre- insiste la Fany- Porque cuando las papas arden todas esas doñas progre clase media que ahora coinciden con las otras doñas conservadoras en decir que somos vagas e ignorantes no van a salir nada. Como no salieron en la pandemia a hacer las ollas o cuidar la gente.

-Sí Fany, puede ser, eso es lo tremendo. La parte simbólica de las palabras de la Cristi -trata de explicarle el chico P-. Porque ahora en vez de pelear con los empresarios de arriba nos estamos peleando entre nosotros por ver si ese miserable vuelto de los famosos planes tiene que manejarlo los intendentes y gobernadores o los líderes sociales. Como si la gente ya no hubiera elegido. Porque al principio los planes los manejaba el gobierno, pero fueron las organizaciones sociales en los territorios las que empezaron a usar estos planes para armar pequeñas cooperativas y emprendimientos donde las cumpas encontraron otra dignidad. Todo con asambleas. ¿O vos dejarías el laburo en la coope textil para hacer las camas en un hotel o barrer la calle para la muni?

-No. Si eso ya lo hice io. A mi me gusta juntarme con las compañeras, tomar mate, contarnos cosas, decidir entre todas que trabajo hacemos… Incluso si no tengo donde dejar la nena puedo ir con ella y que juegue con les otres niñes. En el hotel eso no me dejaban. Además están muy buenos los talleres de género, de economía popular, todas esas cosas lindas que nos enseñan ustedes los militantes.

-Todo ese mundo es el que está desconociendo Cristina. Y son un montón de experiencias, sobre todo en el interior. Muchas de ellas donde las organizaciones trabajan junto a las intendencias. O son la misma cosa, como pasa en Villa Ciudad Parque. ¿Te acordás que fuimos la otra vez? ¿Las cosas lindas que están haciendo allá?

-Sí, me acuerdo. Y las compañeras cartoneras, que lindo laburo. Yo creí que no iba a ser algo lindo andar recogiendo basura. Pero las cumpas contentas con su uniforme y con la máquina esa que le consiguieron y la consciencia de hacer mejor al planeta. Porque este sistema capitalista que Cristina a veces defiende está dañando el planeta ¿no?

-Si, y a la gente -aporta el Suipacha-. Es increíble que quieran convertir el trabajo de las cumpas en empleo. Cuando el empleo además de ingrato cada vez paga menos. Te descuidas y las compañeras de las cooperativas ganan más que una trabajadora esclavizada de alguna multinacional o los oligopolios nacionales. Es increíble que estemos discutiendo las migajas de los planes después de lo inútiles que han sido para generar mejores condiciones de empleo y sacarle algún dinero a los más ricos, que son mucho más corruptos que el barba Pérsico y tienen casas mucho más grandes.

-Como la de la Cristi. Porque acá hay un montón de progres k clase media diciendo que los dirigentes sociales se llenan de plata con los pobres y uno que los conoce sabe que viven en los barrios. Como mucho un pequeño departamento. El mismo Pérsico recién se compró la casa esa que era de Firmenich en Isidro Casanova. Io no digo que el Evita haga cosas raras con la guita del estado pero ¿quién no? ¿O quien le da la plata para la campaña a Cristina? ¿Paolo Rocca, Melconian, el papa Francisco? ¿Vamos a tener que ahora hacerle el juego a la derecha diciendo que agarraron el Pami y el Anses por la caja, que quizá es verdá lo de las cooperativas truchas de la compañera Mayra Mendoza en Quilmes? Pa mí que lo que están planteando es falta de código. Hacerle el juego a la derecha para que demonice a los pobres y sus organizaciones. Me aburre ese moralismo de clase media progresista pensando que la política es un terreno impoluto cuando ya solo para empezar todos sus consumos capitalistas están manchados de muerte. Uno entiende el juego de Cristina, que está allá arriba, y tiene mucha historia pa que nos aguantemos un pifie como este. Pero está habilitando discursos estigmatizantes de mucha gente ignorante. ¿Por qué no arregla directamente la interna en los territorios? ¿Por qué no se ponen a laburar? ¿Tanta plata tiene el Evita que la vieja estructura partidaria de intendentes y el PJ no puede competirle? ¿O será que son esa vieja política que la gente no quiere más? ¿Tan difícil es perdonar al Evita? ¿Por qué no hace como con Alberto o Massa o Melconian y se sienta a tomar un café? -reflexiona la cumpa Carla.

-Porque al final ta viejaza la teoría de Cristina. A mí me hacer acordar al fin de la historia de Francis Fukuyama. No queda otra que el capitalismo y hay que rezarle a los dueños del mundo que cada vez tienen más guita y poder y están destruyendo el planeta y sus gentes, pa que nos tiren un hueso y nos aumenten el salario. Nosotras ya hicimos nuestra propia propuesta de trabajo, vida, mundo, con otros valores, ecofeministas, comunitarios, de una vida austera pero digna- agrega la chica Mayonesa.

-Sí -insiste Fany-, que lástima que Cristina no nos vea ni nos oiga.

-Mirá vos -se ríe el Mario- desde que las doñas pusieron el taller textil dejan a los maridos con los pibes y hasta se pagan la birra.

Aclaración o advertenciaComo dijo Marx (Groucho), “si no le gustan estos principios tengo otros”. Estas charlas o relatos transcurren en El Valle, Polonia, es decir, Ningunaparte. Son ficción. Ciencia Ficción Jipi. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia. Dedicado a las poetizas populares que dia a día con su trabajo nos hacen confiar en ese otro mundo, esa otra economía posible. El cuidado de la Casa Común.