Nostradamus se quedó corto

El apocalipsis día a día quiere vencer la concepción de pachakuti y la cosa parece más chiva que Andor y Mont Mothma contra el imperio de Palpatine y Darth Vader. En medio de la implosión de la economía y la crisis civilizatoria, el diputado se mandó un cagadón. Tanto que hasta el Jipi M quedó como un héroe.

“Como queda demostrado, el mundo moderno se compone de flores artificiales

que se cultivan en unas campanas de vidrio parecidas a la muerte”

Nicanor Parra, Antipoemas

El calor estanco y agobiante del sábado y los alocados o alocantes vientos huracanados del domingo han dejado una sensación extraña en el cuerpo, como eclipse en escorpio o algune de estes nueves viruses que andan dando vuelta por el Valle. Los científicos mundiales han descubierto en el aire niveles pico de metano (que parece que más caliente y pulenta que el dióxido de carbono), los camioneros brasileños apuran a los militares para un golpe de estado, en Inglaterra asumió un primer ministro conservador hindú, en Dinamarca se presenta a elecciones un partido liderado por un chatbot (un ser de inteligencia artificial) y en Argentina liberaron a les pibes que quisieron asesinar a la vicepresidenta con guita de un amigo del ex presidente. En Ecuador una disputa entre las bandas narco de Los Lobos y Los Tiguerones con las fuerzas de seguridad deja un saldo de cuatro coches bomba, dos policías muertos y motines en las cárceles de Guayaquil y Esmeraldas. En el norte los wichis siguen muriendo de hambre y el presi comunista sigue reprimiendo mapuches al sur de Chile. Por supuesto que hubo terribles incendios en varios puntos del Valle, seguimos sin poder comprar humus o queso de girasol y el diputado, como frutilla al postre de sus abusos de otro poder, asesinó una profe de la escuela con una camioneta gemela, un registro trucho y una misteriosa valija que se llevaron dos empleados de la lotería provincial ante la impávida mirada de la poli. Por suerte está el Lea Rock para develar estos misterios de la geopolítica moderna. Y la comunidad organizada para apoyar a las dos adolescentes que quedaron en el hospital mientras denuncian la injusticia de la dizque justicia.

Es lunes, el Taita Gabi llega tempranito para ayudarme a levantar la pared del baño. Me pega un grito pa que despierte, echa de una patada a la gata de la cocina, pone la pava pal mate, zarandea una primer carretilla de arena, despeja el sitio para el pastón y tras el primer sorbo de agua calentita, lanza su primer aforismo del día:

-El futuro llegó. Y me pa que a este Nostradamus le faltó imaginación. Se quedo corto con sus predicciones.

Los vientos han traído un poco de fresco a la mañana en épocas donde los operarios de la construcción xerrana saben que van a tener que ajustar el horario pa arrancar tipo 5 o 6 de la mañana si no quieren quedar asados por el sol del mediodía. Por suerte la pared del baño ya tiene techo. Vamos pegando adobes con calma y estamos a punto de poner la segunda pava pa un descanso cuando vemos llegar al Jipi M medio acelerado por el monte.

-Cucháme- me pregunta -¿Tenés algún abogado o abogada de derechos humanos?

-Me parece que me mandé una cagada-confiesa

-La otra vez el astrólogo me dijo que la cosa se iba a poner peor, pero no le hice caso. Me levanté sabiendo que no iba a ser un día tranquilo-sigue aclarando sin llegar a los hechos.

Que halla usado lenguaje inclusivo en la frase del abogado (o abogada) indica que realmente está preocupado. Ponemos la dichosa pava, le echamos un chorrito de licor de poleo y broncomiel del Dani, abrimos una granola y escuchamos el relato completo:

-Me levanté medio cruzado. Así que antes de maltratar a los pibes salí con la moto para el bar. Por supuesto que estaba cerrado. Así que pasé por el taller del Chuli. El Chuli también estaba de mal humor escuchando esa radio de mierda que defiende a los sojeros, las bandas liberales y los oligopolios de mierda que nos suben los precios todos los días. Así que, por suerte, antes de retrucarle, mandarlo a la mierda y cagarnos a trompadas, escuché que hablaban del crimen del diputado. Sólo decían que el muy turro estaba en buen estado después del fatal accidente. De las maestra y las pibas nada. Así que agarré un aerosol de la estantería y me fui pa la casa del muy turro a escracharle la pared.

-¿Pero no tiene cámaras?-preguntó inocente el Taita.

-Claro. De eso me di cuenta después de irme para el bar. Pero como estaba cerrado, mientras esperaba sentado, me pareció que no había quedado claro el mensaje. Así que fui y le escraché la otra pared. Esta vez con la capucha puesta.

Estallamos de la risa. Y pensar que iba a ser un día tranquilo.

-No te preocupes. Vas a ser el héroe del pueblo. Y pintar una pared no es demasiado delito. Quizá una contravención. Lo único que tenemos que conseguir es algún abogado o abogada que valla al toque a la policía cuando te agarren. Porque si nadie se entera los muy turros te van a tener una semana torturándote como hicieron con les payasites eses anarques que escracharon la iglesia de aburrides una mañana de enero hace siete u ocho añes.

Llamamos a una abogada amiga que casi confirmo mis sospechas. Igual el diputado seguro tenía problemas mayores que ver cual anarcojipi le había escrachado la casa. Además, como pueblo chico infierno grande, ya se habría dado cuenta que M era hijo de una familia tradicional de comerciantes y abogados de el Valle, amigo de jipis militantes con amigues abogades o periodistes. Relaciones políticas de alto nivel. Y en el peor de los casos, capacidad de armar terrible marcha que más escrachado lo iba a dejar.

-El diputado seguro añora esas épocas en que podía tranquilamente mandar a apretar a alguien, matarle el perro, quemarle la casa, empujarle el coche en una curva…Pero los tiempos están cambiando. El pueblo se está organizando y les jipis estes neorurales vienen con toda la tecnología urbana de derechos humanos-trata de reflexionar la señorita Mayonesa que vino a dejarme el pibe pa que lo cuide un rato mientras va a chequear las colmenas.

-Si, además el que no es sobrino de un diputado nacional, es primo de un gerente de una multinacional-agrega Suipacha K que más rápido que la poli ya se enteró que M está en mi casa y viene en busca de chismes. Lo bueno del monte es que apenas uno escucha la camioneta de la poli o algún prestamista en busca de dinero puede disparar campo traviesa.

-Como dijo Gonzalo Arango-cita M- “Señores burgueses. Vuestros hijos regresarán una noche a pediros cuentas, ebrios y poseídos de una terrible cólera. Temedles, yo los conozco, son peligrosos”

-Además-sostiene el Taita Gabi-la gente del pueblo ya no come vidrio. Bueno, comer nunca comió vidrio, como cualquier animal mortal. Quizá hacía la mímica por miedo al patrón. Y más allá que la prensa no diga nada sabe de los atropellos del diputado por fuentes directas. Los negociados inmobiliarios, la guita que se choreo de los fondos pa la escuela y el polideportivo, el pibe que le cuidaba el jardín y se suicidó después de que los violaran repetidamente, el galpón lleno de falopa que descubrió un bombero y lo mataron y todo esos mitos, que para ser mitos, tienen bastantes testigos. Si hasta dicen que el pibe este que desapareció hace poco apareció en un recoveco cerca del río de la nueva casa del diputado. Io no sé si sus amigues jueces le van a soltar la mano, pero el pueblo ya medio que no lo aguanta más. Puede seguir repartiendo chapas y subsidios todo lo que quiera, pero hay un momento que la cuerda se tensa tanto que ia se rompe.

Quedamos en un hondo silencio al ver la naturalidad con la que enumeramos tantos atropellos de este sistema capitalista de muerte y sus empleades institucionales. Es la señorita M la que vuelve a hablar trayendo una profunda reflexión.

-Es curioso-advierte mientras ojea al pibe que inocente y sanamente intenta atrapar a la gata que se escurre debajo de la cocina- hay como una metáfora en este terrible crimen. El diputado es la mejor representación del falso desarrollo que no contempla costes ambientales ni sociales y que, con la complicidad de la justicia y los grandes medios de comunicación, amen de una buena parte de la sociedad y el sistema político, viene destruyendo la vida en todo el Valle con megaproyectos empresarios que no consideran las comunidades y sus alternativas de vida, sino apenas el negocio corrupto de unos pocos. Esa veloz forma de crecimiento económico que no respeta las leyes, ni la naturaleza, ni las comunidades, y que ya denostaron científicamente el Club de Roma, Vanda Shiva y tantas otras brujas ecofeministas resucitadas. Esa veloz forma de crecimiento económico y material sin fundamente espiritual, digo, es la que, al fin de cuentas, se llevó puesta la vida de una persona muy querida por la comunidad. Una persona ligada precisamente al cuidado, a esa potencia femenina que trata de abrirse paso en esta nueva era. No es diferente a un montón de otras situaciones de impunidad que seguramente no resolverá la justicia institucional ni ningún gobierno actual, pero que quizás si sea la gota que rebalse el vaso del hartazgo social, como ocurrió con María Soledad Morales en Catamarca u Omar Carrasco en Neuquén.

-Casualmente dos explosiones del cáncer de la corrupción menemista neoliberal que tuvo su continuidad en el cordobesismo.

¿Eso quiere decir que Cambiemos o Milei vendrían a ser el regreso de los muertos vivos o una nueva metástasis neoliberal?¿Y sus votantes, son cómplices? Y los del actual gobierno: ¿son tan diferentes? ¿O apenas un gerente que gana diez veces más que vos, sirve obedientemente al patrón, pero te saluda y te da una moneda pa la birra? ¿Como afectará a las huestes neotecnoliberales el despido masivo de empleades que el kamarada Musk hizo en twiter?¿Volverá a desplomarse el bitcoin? Y si el diputado renuncia y hasta, en el mejor de los casos, va sopre: ¿se acaban las autovías, los incendios inmobiliarios, las lluvias de agrotóxicos y el gatillo fácil?¿Pa que año una presidenta mapuche? ¿Servirá de algo? Enigmas de este pachakuti que, como bien dice la abuelita Amta, son la podredumbre que quizás sirva de abono para las nuevas semillas comunitarias de ese otro mundo posible. Sino, como dice Nicanor Parra: “Buenas Noticias: la tierra se recupera en un millón de años Somos nosotros los que desaparecemos”. El jipi M, ya más tranquilo, se va al bar a comentar su hazaña. Suipacha raja de vuelta pa la changa y la señorita M pal fondo a ver las colmenas. El pibe observa de reojo la gata mientras manotea la granola. Con el Taita encaramos un nuevo pastón. Me pa que tiene razón. Ni el más avezado y creativo profeta podría haber sido capaz de predecir los multiuniversales detalles de este apocalipsis o pachakuti.

Estas charlas o relatos transcurren en El Valle, Polonia, es decir, Ningunaparte. Son ficción. Ciencia Ficción Jipi. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia. Dedicado a las víctimas de los atropellos del diputado.