INFORMES

La campaña que no se ve

Comparte!

Un intenso pulular de gentes organizadas en diferentes territorios de Córdoba militan la campaña de Juan Grabois presidente. Se sorprenden del apoyo de otras gentes silvestres que ven con esperanza esta nueva opción electoral. Sus votos son tan invisibles como su candidatura dentro de Unión por la Patria. Las urnas dirán.

Por Tomás Astelarra

Seguramente no salga en la tele este intenso pulular de inquietudes, gentes, que no suelen acercarse en búsqueda de participación en una campaña electoral. No deben estar en el radar de aquelles que sostienen la lapicera en oficinas y palacios de la urbe, estas organizaciones del campo popular a las que se les dificulta encontrar un lugar en la difícil arena de la política partidaria y sus roscas. Hace rato que la política argentina no vivencia plazas donde les vecines se juntan a pintar banderas en una minga de materiales apoyando un candidato a presidente a puro corazón. Las modernas redes sociales son un intenso circular de cientos de videos con la cara, la voz, de un compañero que viene siendo atacado y criminalizado por algunes candidates y sus lacayos periodistas de medios hegemónicos. También invisibilizado o ninguneado por sus pares de Unión por la Patria y algunos medios dizque progresistas. En más de una ocasión, un cumpa de territorios lejanos que hace rato no ves, te responde: ¿Vos también estás militando la campaña de Juan Grabois?

Nos oyen pero no nos ven, dicen hace rato las poetizas populares. Hasta en esa invisibilización y criminalización de nuestro trabajo nos representa Juan Grabois.

La liga de las Sierras

Cuando en abril de este año Juan Grabois llegó a Córdoba a presentar su libro Los Peores en el auditorio de Luz y Fuerza, se tomó también su tiempo pa visitar a los cartoneros y carreros de la Cooperativa La Esperanza en el barrio de la Lonja. Y en Villa Ciudad Parque a un grupo de dirigentes de organizaciones territoriales, invitados por el Jefe Comunal Pablo Riveros, a los cuales bautizó: “La Liga de las Sierras”.

Después de unas elecciones en Córdoba que ampliaron la representación institucional de las organizaciones populares del territorio, les candidates desde abajo se anotaron un mojón más en esa difícil tarea de entender las lógicas de la política electoral (puntear padrones, organizar fiscales, sembrar alianzas, comer sapos, convencer gentes, inventar recursos, llevar adelante polladas, mingas y vaquitas, mingas de carteles…) Todo ese capital social y político, más el entusiasmo de gentes que de pronto despertaron a la política electoral al ver, por fin, un candidato que los represente, es lo que se está poniendo en juego estas PASO en la candidatura a presidente de Juan Grabois y dentro de un armado o junta promotora que se bautizó Comunidad Organizada y que lentamente va extendiendo sus ramas por todo el noroeste de la provincia.

Un compañero de candidato a presidente

“La verdá que lo vivimos con muchísimo entusiasmo, incluso antes de que empezara la campaña por las PASO, cuando estábamos cerrando la campaña en Los Molinos con Comuna Esperanza. Ahí ya las compañeras empezaron a agitar”, cuenta Mercedes Ferrero, parte del Refugio Libertad, la Unión de Trabajadoras de Rurales (UTR) y candidata a intendente de Los Molinos en las últimas elecciones. “La vitalidad militante tiene que ver con dos cosas”, explica. “Por un lado la cuestión de afectividad, de presencia, de cercanía…Las compañeras decían al toque: ¿Este es Juan, el muchacho que nos vino a visitar al territorio, que estuvo en el Refugio Libertad, el compañero de la UTEP?. Esa cuestión de ver en concreto un compañero que conoce las provincias, la realidad de este país, de los sectores populares y sus trabajadoras y trabajadores. Que tiene una profundidad en la mirada y en la presencia en los territorios, que ha puesto el cuerpo en tantas luchas, que lo vemos como un par. Hoy ese compañero es candidato a presidente y nos representa. Eso entusiasma a la compañerada. Y por otro lado, desde una mirada mas estratégica, desde lo popular, un programa de una Argentina Humana, que contiene nuestro proyecto, que es lo que encaramos todos los días, construir un país con Tierra, Techo y Trabajo, Educación, Salud, Justicia, Cultura… para todos y todas”.

“Acá por Alta Gracia y el valle de Paravachasca empezamos a trabajar en una asamblea electoral donde se juntaron militantes populares, pero también vecines que están despertando a la participación electoral a partir de la postulación de Juan. Sabemos que es una campaña donde tenemos que aplicar mucha militancia, creatividad e imaginación, porque como dice Juan: plata no tenemos. Nos pusimos a pensar distintas acciones, puerta a puerta, en las plazas, en comunicación y fiscalización, coordinando con la junta promotora Comunidad Organizada, de la periferia al centro de la ciudad.Y también en distintos parajes cercanos”, cuenta Daniel Suárez, parte de La Creciente y candidato a intendente en las próximas elecciones en Alta Gracia.

“Hace unos meses nos juntamos con Juan en Villa Ciudad Parque y ya veníamos preparando la campaña sabiendo que es él el que representa a la generación diezmada y al campo nacional y popular, como lo representaron Néstor y Cristina en su época de esplendor. Esas son las consignas que llevamos adelante desde siempre, las que militamos todos los días. Entonces, como un sueño de esos a los que estamos acostumbrados los que pertenecemos a las organizaciones sociales, que tenemos trabajos en las zonas más humildes del territorio, que sabemos que lo imposible solo cuesta un poco más, empezamos a llamar a los conocidos que creíamos que podían coincidir con nuestro pensamiento y conformamos una junta promotora. Y resultó que éramos un montón”, cuenta Gustavo Carreras, integrante de la Corriente Nacional Martín Fierro en Bialet Massé. “Nos juntamos acá en el comedor popular que tenemos y vino gente de todo el departamento, desde Capilla del Monte a Cuesta Blanca. Tuvimos que hacerlo afuera porque las instalaciones del merendero no dieron a basto. Así que dividimos el departamento en tres secciones y ya estamos cubriendo casi el 70% de las mesas y todavía falta un mes para fiscalizar. Como siempre, recolectando plata, poniendo de nuestros bolsillos, para hacer pasacalles, con unos volantes que nos mandaron, casa por casa, mucha gente que estaba esperando un espacio para que vuelva la mística para militar con alegría”, agrega. “Estamos muy entusiasmadas. Es una gran oportunidad para dar el mensaje que queremos de una Patria Libre, Justa y Soberana, una Argentina Humana, con desarrollo integral y federal, como es la propuesta de Juan Grabois”, agrega Silvina González de la Martín Fierro en Capilla del Monte.

“Nos hemos reunido vecinos y vecinas que venimos militando en los territorios, pero que no hemos encontrado un espacio político partidario de esperanza. Mucha gente decepcionada con el gobierno de Alberto o la postulación de Massa. Pero que al conocer la postulación de Juan Grabois recuperó la mística, el espíritu, la militancia y estamos re contentis de poder militarlo”, cuenta desde Las Chacras Sur, Traslasierra, Antonella Caffarati, de la CNMF. “Se hicieron varias reuniones. Una primera para expresar nuestros sentires, compartir el trabajo en nuestras organizaciones, nuestras miradas de mundo. Con mucha gente independiente o autoconvocada, pero también organizaciones como la Martín Fierro o el Frente Darío Santillán, que venimos trabajando en los territorios. Otra reunión fue para hacer pasacalles y carteles y organizar mesas en la plaza los sábados. Acá en Las Chacras viene creciendo muchísimo el trabajo de las organizaciones sociales, pero lo que no había eran estos emergentes de espacios políticos. Por eso pega la campaña de Juan. Porque representa lo que somos en estos territorios como Traslasierra, donde somos artesanes, o changueres, o tenemos una cooperativa o una micropyme de la economía popular. Pero somos todos y todas trabajadores de la economía popular. Y él es el único que en todos estos años nos hizo entender que no era trabajo en negro, que teníamos derechos. El único que está pensando en la Argentina informal”, agrega.

Más allá de las estructuras partidarias

“Es loquísimo porque todas estas gentes no estaban encuadradas o representadas en los canales tradicionales de la política partidaria. Pero estamos organizadas y sabemos que hay mucha gente que quiere votar por Grabois. Incluso gente que no viene votando en las elecciones o que se ve representada por el trabajo territorial que venimos haciendo las organizaciones de la economía popular y regional”, describe Antonella. “Es tan complicada la situación argentina que toda esta gente conforma el 50% de la población del país y otros candidatos no ofrecen propuestas al respecto. Porque se habla de reabsolverlas en trabajo tradicional, pero cuando miras alrededor decís: ¿A que fábrica voy a ir a trabajar, a que call center, a que McDonalds, quien tiene los papeles en regla? Entonces no podemos plantearnos soluciones ilusorias, sino que las soluciones tienen que salir de la realidad, como el Salario Básico Universal, o el programa Potenciar, o el plan de Tierra, Techo y Trabajo. Todo eso representa Juan Grabois”, explica.

“Ver que en su voz se ve reflejada nuestra labor cotidiana y los objetivos de nuestras organizaciones es importantísimo. Estamos muy felices del espacio amplísimo que se está generando desde la promotora Comunidad Organizada. Distintas y diversas experiencias territoriales que hoy estamos disputando un lugar dentro del peronismo y Union por la Patria. Un lugar que enlace las banderas del peronismo con las banderas de la economía popular. Es una disputa de reactualización doctrinaria, por recuperar la dimensión de la planificación, del debate democrático en torno a que país queremos”, comenta Mercedes.

“Hoy, la verdad, que las opciones que se dan desde arriba, desde la macropolítica, que tienen que ver con la macroeconomía, cada vez son más de derecha. Y creemos que tiene que haber un shock fuerte, una propuesta disruptiva, que venga desde la sociedad, desde el pueblo, desde los sectores mas humildes de la economía popular”, comenta Daniel Martínez, de la Federación de Organizaciones de Base (FOB) en Sebastián Elcano, al norte de Córdoba. “La idea es desarrollar toda la campaña en el departamento de Río Seco, que es el último antes de Santiago del Estero. Pero también en San Francisco del Chañar (Sobremonte) o San José de la Dormida (Tulumba), y vamos a ver si llegamos a Totoral e Ischilin. Esperamos que nos valla bien en estos departamentos donde gana siempre el peronismo. Porque son departamentos pobres a diferencia del sur de Córdoba. Si bien la soja está ganando espacio, la familia sojera no habita estos lugares, sino que la población es campesina expulsada, arrastrada, rodeada…Asi que la gente tiene una inclinación por el justicia social, y creemos que va a prender bien el discurso de Juan”, describe y aclara: “Somos un bloque interno diferente al del MTE y Patria Grande, pero vemos con buenos ojos la candidatura de Juan Grabois. Por eso nos largamos a militar en ese sentido”.

Si bien la FOB está dentro del bloque del Movimiento Evita de la UTEP y el partido Patria de los Comunes (que conformaron el Evita con Barrios de Pie), les cumpas decidieron colectivamente militar la campaña de Juan Grabois. La semana pasada, hubo una reunión entre la cúpula del Evita y Grabois y su candidata a vicepresidente Paula Abal Medina (además de los diputados Itai Hagman y Federico Fagioli). Del Evita también hubo varias candidatas a intendentes en el conurbano bonaerense. Si bien algunos dirigentes del Movimiento Evita habían apostado por la candidatura de Sergio Massa, hubo otros que expresaron su voluntad de votar a Grabois. Tras la reunión, y ante la presión de sus bases y muchos de sus dirigentes, la organización popular más grande del país dio “libertad de acción” a sus militantes en las PASO de agosto.

“Juan representa eso, lo ilógico de la política. A veces tiene posiciones políticamente incorrectas. Pero entendemos que a veces debe ir por ahí. Sino nos acostumbramos a diseñar estrategias que contengan alianzas con algunos sectores para no quedar expuestos ante los diferentes poderes judiciales, económicos o políticos. Más para sectores como el nuestro, que venimos bien de abajo y estamos más expuestos a las injusticias. A veces caemos en una exagerada corrección política, que es inevitable en el rumbo que estamos tomando. Pero a veces estamos esperando estos momentos disruptivos para imprimirles grandes dosis de justicia social, de nuestros sueños, de nuestros valores, con los que comenzamos a militar. Que tienen que ver con mejorar sustancialmente la vida de nuestros pueblo, los derechos de nuestra gente. Los planteamientos que vienen desde arriba increíblemente cada vez vienen mas alejados de eso. Y Juan rompe con todo eso, y representa mucho para la militancia. Lamentablemente muchas compañeras no lo conocen y tenemos que hacer que sea conocido y crear esa referencia. La propuesta de Juan encarna el proyecto de la economía popular y es por eso que encaramos este desafío”, explica el Dani.

Vamos las bandas

Desde el principio de la creación de la CTEP, y luego la UTEP, como sindicato de trabajadores y trabajadoras de la economía popular, las diferentes organizaciones tuvieron el buen tino de separar las construcciones, reivindicaciones y luchas sociales, de las alianzas o estructuras partidarias, ya sea por dentro o fuera de las mismas organizaciones. Esto generó una libertad de acción rizomática de una complejidad muchas veces difícil de entender a veces (tal como expresamos en la serie de informes Los Dilemas de la Lapicera). Incluso dentro de las mismas organizaciones sociales las alianzas políticas cambian de provincia en provincia.

En Córdoba, por ejemplo, el Movimiento Evita hace rato lleva adelante una alianza con el cordobesismo, que en las últimas elecciones pareció ampliarse a otras organizaciones del campo popular ante la renovación y la nueva “transversalidad” del “llaryorismo”. Pero sobre todo ante la falta de entendimiento por parte de las estructuras partidarias tradicionales del kirchnerismo de este nuevo fenómeno que, no solo ha encarnado en los territorios la posibilidad de una transformación concreta de la vida material y espiritual de las comunidades, sino que ahora también comienza a incursionar en la arena electoral consiguiendo mejores resultados que las viejas estructuras.

La candidatura de Juan Grabois juega también a manera de encuesta de cual es el poder electoral de este nuevo fenómeno social y político (o Liga de las Sierras), que parece haber encontrado en Pablo Riveros y su Movimiento Verde Cordobés, una referencia ineludible en base a la gestión y poder popular construído en Villa Ciudad Parque, y con amplias relaciones con lo más alto de la política nacional. ¿Qué pasa si Grabois saca mucho más del mísero 3% que Creo consiguió en la última elección provincial?

La promotora Comunidad Organizada nació tras una reunión entre Riveros y Grabois (que también cuenta con históricos vínculos con otros referentes como Sergio Job de la UTR o Ignacio Andrés de La Creciente). Está integrada y conformada por ese crisol de experiencias populares que en los valles de Córdoba, desde hace algunos años, ha comenzado una experiencia de participación electoral a través de uniones vecinales, en un proceso de desborde de los social a lo político, de la periferia al centro y de abajo hacia arriba. “La campaña va a ser muy rápida, así que va a estar concentrada en el mano a mano con el vecino, la vecina, que conocen más a Massa o Bulrich por la tele. Todo lo que consigamos va a estar bien. Porque nosotros, como organización social, no tenemos tantas prácticas electoralistas, nos estamos formando. Pero la oportunidad con el espacio de Juan Grabois es una muy buena para debatir que modelo de país queremos. La campaña de Juan sintetiza muchas cosas que decimos todos los días en el barrio, en el paraje rural en el rancho, un debate que estamos dando todos los días”, concluye el Dani de la FOB.