INFORMES

¿Cómo hacer política en tiempos de saqueo ambiental?

Comparte!

[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Male” buttontext=”Escuchar”]

Un fallo judicial puede desencadenar nuevos juicios penales en temas ambientales en Córdoba. Entrevista con un candidato ambientalista, con alianzas macristas, kirchneristas y seguidores de Milei. Un debate sobre el ejercicio de la política desde lo comunal.

Por Lea Ross | Ilustración: Chechu Mancilla

Los fundamentos de la sentencia de un juicio penal puede ocasionar una lluvia de protones para desencadenar otras causas judiciales penales de la misma índole.

Este año, el ex funcionario de Juan Schiaretti, Raúl Costa, ex secretario de ambiente provincial entre 2008 y 2011, fue declarado culpable de abuso de autoridad por haber avalado inversiones -un country de la empresa GAMA SA y una planta trasformadora eléctrica, cuyas tierras fueron cedidas por la misma empresa, con la sospecha de que esa planta suministre electricidad a sus barrios privados futuro-. En ambos casos implicaron desmontar el bosque nativo cordobés, en particular la región boscosa localizada en el sur del Valle de Punilla. Hace poco, se emitió los fundamentos de la sentencia, que quedan en jurisprudencia.

En esos tiempos, estaba una vieja ley provincial ambiental, que flexibilizaba los permisos para todo empresario que quería realizar negocios con posibles daños al ambiente, hasta que en el 2014, la nueva normativa puso como obligatorio la presentación de un estudio de impacto ambiental y la participación ciudadana mediante audiencia pública. Lo que dicen las fojas es que no solo Costa habilitó desmontar especies nativas, que estaba prohibido, sino que debió haber exigido esos estudios y la audiencia, porque así lo dictaminaba la actual ley nacional de Ambiente -N° 26.331-, que fue aprobada en 2007 y por ende regía en ese entonces.

La importancia de esto es que empujaría a llevar a otros juicios penales, acusando el rol que tuvieron funcionarios públicos que habilitaron otros proyectos económicos, flojos de papeles, y no solamente si implicaba o no arrasar con el monte. Un ejemplo es otra causa contra Costa, con características muy parecidas al anterior, que es la habilitación de otro country, en este caso de la empresa Ticupil SA, llevada a cabo en las Sierras Chicas, en la región Candonga. A diferencia de GAMA, Ticupil sí habría presentado un estudio ambiental, pero que en su contenido dice taxativamente que el bosque es de alta conservación, además que no se realizó una audiencia pública.

Otra diferencia importante: también están imputados los asesores técnicos. Por los pasillos de los tribunales, se trata de determinar si existió un acuerdo previo entre la autoridad ambiental y sus empleados, para que estos otorguen los avales correspondientes y así el secretario de alto cargo tuviera el amparo para otorgar el aval ambiental. De hecho, durante el juicio, Costa se escudaba con que esos técnicos decían que estaba todo en regla y que él no podía hacer lo contrario. A los jueces no les convenció ese argumento, considerando que el imputado tenía conocimientos mínimos para darse cuenta que lo que hizo violaba las leyes.

Si hay otro ejemplo que se puede mencionar a que llegue a niveles penales es el caso Porta Hnos., debido a la extensión de su fábrica, ubicada al sur de la ciudad de Córdoba, para producir bioetanol desde el 2012. Vecinas de los alrededores conviven con malos olores desde entonces, y ha recibido demandas, donde la Cámara Federal de Apelaciones le ha exigido que compruebe si ha cumplido con la presentación de un estudio ambiental más la participación ciudadana. Hoy, la causa está siendo tramitada en la Corte Suprema. Mientras que la justicia cordobesa, con el fallo contra Costa, tendría material para investigar por oficio a los funcionarios que habilitaron este avance.

Otro caso a mencionar es el country de Estancia El Terrón, ubicado en la ciudad de Mendiolaza, de Sierras Chicas, cuyo desmonte abarco no solo loteos inmobiliarios, sino hasta un campo de golf de 18 hoyos, del cual no se sabe si presentó un estudio ambiental, pero sí se sabe que no garantizó la participación ciudadana. El emprendimiento le pertenece al Grupo Tagle, conocida concesionaria de autos, que inició invertir en este rubro habitacional y deportivo, gracias a los avales del eterno intendente de ese pueblo, el radical Daniel Salibi, cuya período que inició en 1999 terminó cediendo alrededor de un 40% de las tierras de su ciudad a barrios privados.

Toda esta situación de avalar estos emprendimientos se expuso en el año 2013, luego de una represión que se vivió en la localidad de Malvinas Argentinas, contra un acampe que bloqueó la entrada al predio donde se construía la frustrada fábrica de Monsanto, quizás el conflicto ambiental cordobés con mayor repercusión internacional. Luego de eso, el biólogo Raúl Montenegro explicó al programa televisivo ADN, conducido por Tomás Méndez, cómo se aprobaban los proyectos que podían generar algún peligro para la salud y el ambiente, desde la Secretaría de Ambiente. Diez años después, con el fallo contra Costa, la penalización a la función pública se torna latente y la duda sobre qué respuesta se puede brindar desde lo político.

La política eutrofizada

Emilio Iosa es médico y conocido por sus insistentes denuncias sobre la contaminación del lago San Roque, que padece un proceso putrefacto mediante eutrofización, debido al accionar bacteriano sobre desechos cloacales que se vierten sobre el cuerpo del agua, sin duda como consecuencia de un modelo turístico de fuerte atracción.

Por segunda vez, decidió ser candidato a intendente por la ciudad de Villa Carlos Paz. Lo curioso de esto es que lo hace bajo el sello de Juntos Por El Cambio, y con el apoyo del candidato a gobernador Luis Juez, teniendo por detrás una tropa de adherentes al macrismo, al kirchnerismo e incluso adherentes a Javier Milei. Todo esto lo explica en esta entrevista para La Luna con Gatillo:

-¿Considerás que esa alquimia puede traer problemas a la hora de gestionar, debido a las diferencias que tienen?

-Me parece que no. Esta alquimia es una apuesta y un desafío democrático muy importante. La construcción política del siglo 21 apunta a la solución de problemas concretos; desde lo minúsculo como los que tiene el hospital, el transporte público, la recolección de basura y de los agujeros de las calles, hasta problemas mayúsculos, desde el cambio climático hasta la situación del lago San Roque, que genera un olor nauseabundo que pone en jaque a la economía gastronómica y hotelera del centro, amén del daño a la salud y el ambiente.

-Pero en tu frente electoral, convergen sectores de Cambiemos, adherentes a Milei y algunos simpatizantes del kirchnerismo.

-Como bien decís, Juntos Por Carlos Paz es Juntos Por el Cambio, pero también tiene adherencia de otros partidos, como el Partido Demócrata, La Libertad Avanza, una parte importante del peronismo, una parte del radicalismo que está convencido que está dentro de Juntos Por El Cambio, asociaciones civiles, agrupaciones sociales y movimientos políticos sin personería partidaria, que apoyan una idea de Carlos Paz que necesita volver a crecer, salir del estancamiento. Yo encuentro más coincidencias que diferencias. La gestión de lo local implica una mirada muy concreta y muy rápida. Soluciones que aparezcan día a día. Y después hay cuestiones que no alcanzamos por nuestra dimensión municipalista de la gestión. Pero claramente tenemos una visión de ciudad que implica una visión de país y del mundo.

Juez e Iosa.

– ¿Cuáles serían las primeras o las más destacadas iniciativas que tendría tu gestión en Carlos Paz?

-Me propuse bajarme un 50% el sueldo. Y generar el primer fondo de incentivo que se destine para los estudiantes que se destaquen como los abanderados. Me parece que hay que premiar el esfuerzo en todos los sentidos, premiar la capacitación y la honestidad. Además: bajar los impuestos y bajar el gasto que se lleva puesto la Defensoría del Pueblo, que son 65 millones de pesos que están destinados a hacer campaña al intendente. Todo eso se va a destinar para los centros vecinales. Otra cuestión es la pauta publicitaria; no hay libertad de prensa en Carlos Paz, porque el periodista no puede repreguntar ni ser crítico, porque cada nota incómoda del gobierno representa el fin de su contrato. Vamos a hacer una distribución equitativa para que 130 millones de pesos no sean para los amigos del poder y que esconden la realidad, sino para un fondo de seguridad urbana que colabore con la Policía de Córdoba y para reestructurar los centros vecinales. Nosotros queremos que la gestión de esos centros estén dentro de la gestión de gobierno, no afuera. Los barrios necesitan recrearse, encontrarse con sus familiares y con infraestructura de primera categoría. Amén de la profesionalización del lago, que está generando un olor insoportable, y esto pone en riesgo nuestra economía, aún cuando los turistas no lo digan, los gastronómicos traten de negarlo y los hoteleros no se quejen.

-¿Van a hacer proselitismo para las campañas presidenciales de Juntos Por El Cambio, sea Patricia Bullrich u Horacio Rodríguez Larreta?

-Estamos centrados en lo local, en una situación muy difícil para Villa Carlos Paz, con toda la energía puesta hasta las elecciones del 25 de junio. Inmediatamente después, y de que se reconfigure la situación provincial y nacional, nos sentaremos en una mesa plural para para debatirlo.

La liga

“La Liga de las Sierras” es el nombre de una charla que congregó a candidatxs comunales del Valle de Paravachasca y Calamuchita. Desde el interior de un bar de Alta Gracia, con limonada de por medio, se contó con la participación de Mercedes Ferrero -candidata del partido Comuna Esperanza para el pueblo de Los Molinos-, Nicolas Calvi -para Anisacate en Común-, Mauricio Abba -de la Unidad Vecinal de La Rancherita-, Guadalupe Muñoz -por el Frente Patria Grande en San Isidro- y el único que ejerce una gestión: Pablo Riveros, en Villa Ciudad Parque.

“Hay un desborde de lo sociocomunitario en las sierras, que cuando deciden tener voluntad de poder, el Poder se vuelve loco”, sostiene Pablo Riveros, que refuerza el verbo “revincular”, en referencia a la separación entre la sociedad y la política. Para él, la clave para atraer a juventudes en política, frente al avance Milei, es con temas que le interesa a ellxs, como la agroecología o el cannabis: “Villa Ciudad Parque podría ser la ‘California’ de la Argentina”, en referencia a las inversiones puestas para su uso medicinal. Guadalupe, de San Isidro, le contesta que “también tenemos que revincularnos con nosotrxs mismxs, porque venimos de una generación noventista, basado en iniciativas individualistas”.

Para Mercedes, para lograr el “equilibrio generacional”, se debe recurrir a la ruralidad, donde “las familias marcan el ritmo de la comunidad” e interactúan con integrantes de distintas edades. Sin embargo, planteó los límites de la agricultura familiar, debido a que se limita solo al sustento del núcleo familiar. “Lo ideal es que tengan equipamiento para una producción a mayor escala”, aclaró, uniendo la soberanía alimentaria con la soberanía tecnológica.

En Los Aromos, “hay gente de nuestra comuna que no conoce ni siquiera nuestro río -sigue Mercedes-. Y ni siquiera tenemos agua de calidad. Tenemos que desterrar esa mirada de pensar en los territorios sin pueblos, y que sean los pueblos quienes participen de la toma de decisiones”. Por último, señaló también la fragmentación que hay entre lxs NyC (nacidxs y criadxs) y quienes eligieron vivir allí: “Hay que tender esos puentes”.

Desde Anisacate, Nicolás resalta la “patria cartonera” presente, donde “cada kilo de papeles que se recicla es un kilo menos a tierras que se destinan como territorios de sacrificio”. Anisacate tuve empresas textiles, desguazadas por los empresarios, de ahí que hay una tejedora en cada cuadra: “Con ese espíritu solidario, venimos trabajando”. En contrapartida, criticó las inauguraciones de polos industriales del gobierno provincial: “Nunca son nuevos obreros quienes lo ocupan, sino que siempre son personas relocalizadas”.

En el caso de Guadalupe, candidata en San Isidro, destaca los antecedentes de lucha contra las canteras, impulsadas por la empresa Dos Ríos, que financia las campañas de Hacemos Por Córdoba: “Ante la organización popular, es posible que estos gobiernos, que trabajan para estos intereses actúen a favor nuestro”.

Mauricio, de La Rancherita, sostiene que en su comuna no hay un desarrollo sostenible, más que cabañas. También advirtió sobre el anuncio de Schiaretti de lanzar una Reserva de Uso Múltiple Paravachasca. Advirtió que no está claro “la articulación entre la reserva y el poder político”.

Por último, declaró: “Muchos fuimos conmovidos por la autovía”, en referencia a la traza vial alternativa a la Ruta 5 o “Autovía de Paravahcasca”. Mercedes Ferrero pronosticó que con ese paso de cemento se generaran “nuevos conflictos” por el avance del desarrollismo inmobiliario. Para Riveros: “La Autovía está mal pensada. Se piensa en llenar más gente en los pueblos y no tenemos suficientes servicios públicos para abastecer”.