Moleculas maluca: el archivo, el margen, la dimensión molecular



Carlos Jáuregui en la primera Marcha del Orgullo Gay Lesbiano. Buenos Aires, 3 de julio de 1992. Foto: Fondo Editorial Sarmiento, Dpto. de Archivos de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.



Por Mariano Pacheco


Su nombre no es arbitrario. Al elegirlo, cuentan en su editorial de presentación, buscaron sacar a la luz la existencia efímera pero segura de un pequeño espacio de estudio integrado por los argentinos Néstor Perlongher y Jorge Beloqui, que surgió en San Pablo en 1982, tras la visita de Félix Guattari a Brasil. “Moléculas Malucas” es ahora también el nombre de un Portal web (https://www.moleculasmalucas.com), en el que se entreteje una apuesta política que busca “traficar saberes, experiencias y recorridos”.


Como recuerdan las editoras en el texto de presentación, para Guattari “los movimientos minoritarios o moleculares no podían seguir girando sobre sí mismos, so pena de territorializarse o anularse, sin posarse sobre lo social”.


En Moléculas Malucas (“Archivos y memorias fuera del margen”) pueden encontrar entrevistas, como la que el archivista e investigador lgbttiq+ Juan Queiroz le hizo a Luis Troitiño. Troitiño fue cofundador, junto a Héctor Anabitarte, del primer grupo político homosexual de habla hispana, en 1967. Desde 1976, cuando abandonó su militancia homosexual, hasta este año, no había vuelto a hablar del tema.


En el portal, surgido en medio de la cuarentena, también podrán leer un extracto del primer capítulo “Carlos Jáuregui. Una biografía política”, libro de Mabel Bellucci publicado originalmente por Emecé en 2010, que la editorial Final Abierto relanzó recientemente en una reedición ampliada y corregida, que iba a ser presentado este mes en el marco de las actividades de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, pero que debido al actual aislamiento social obligatorio fue suspendida. El extracto del libro publicado en el sitio web viene acompañado de una selección de fotografías de Jáuregui (1957-1996), pertenecientes a distintos archivos, que suman material gráfico a la narración de esa historia de militancia por la conquista de los derechos de las minorías sexuales.


También podrán encontrar allí textos sobre el “archivo” queer y feminista, sobre la problemática del SIDA y sobre experiencias de investigación y publicaciones, como “La moral sexual en Argentina” o la Revista “Los amorales”.


Si bien se ha tornado un poco trivial, la frase “la crisis como oportunidad” no deja de poseer un núcleo de verdad. O al menos, es una frase que podemos poner a funcionar con nuestras preocupaciones, incertidumbres, altibajos emocionales y perspectiva de ideas críticas que, en esta cuarentena por el COVID 19, puede favorecer el ejercicio de ciertos “movimientos de repliegue”: para leer, para pensar, para elaborar hipótesis que permitan seguir ejerciendo una crítica radical de todo lo existente, como proponía Karl Marx.


En medio de una situación como la que atravesamos actualmente en el mundo, donde muchos presupuestos comienzan a ponerse en cuestión, aportes como los de “Moléculas Malucas” ayudan a recordar que las luchas emancipatorias no se agotan en la resolución de las problemáticas más inmediatas vinculadas con la producción y reproducción material de la vida, sino que también a subvertir las costumbres. Vaya si el moralismo es una pesada carga de nuestras costumbres burguesas.