Punto de vista


Por Andy Sakkal*


Me la voy a jugar queriendo dar mi punto de vista de algo que anda pasando en América Latina (según dicen porque yo lo miro por una pantallita y en el plano real solo veo árboles, sol, lluvia, pasto, gente yendo y viniendo, etc) y que cada quien comente lo que guste o nada. A mí me gusta, cada tanto, el facebook para escribir. Aclaro que no soy ningún especialista. Doy clases de canto, me doy buena maña con la música, con el humor y con la ficción. Tómenlo como de quien viene.


Puede que me quede largo…


En primer lugar he llegado a la conclusión de que existe un claro intento de agitar las aguas en la región. Lo que hay que mirar aquí es la curiosa sincronicidad. Tantos pueblos convulsionados al mismo tiempo. Como no me gusta creer en las conspiraciones arranqué por la hipótesis de que algunos disturbios y/o levantamientos, como el caso de Bolivia, se motorizan a partir del proceso de las elecciones presidenciales. Varios países vecinos tienen elecciones al mismo tiempo (Argentina, Bolivia y ahora mismito Uruguay). En estos procesos, siempre se puede gritar "fraude" o algo parecido y generar disturbios sociales hasta destituir a un gobierno. De esa forma podría explicarse la forzosa renuncia de Evo Morales.


Esta hipótesis no explicaría los levantamientos en Chile (que tuvo sus elecciones en Noviembre del 2017 y volvería a tener en el 2021) o en Ecuador. En ambos casos las voces más resonantes dicen que "rebalsó el vaso". En el caso de Chile todo parece haberse desatado a partir de una suba en el transporte y en el de Ecuador a partir de una suba en el precio de los combustibles (o una quita de subsidios estatales para mantener el precio de combustibles). Pero cuesta creer que los pueblos se levanten espontáneamente cuando les vienen subiendo precios hace décadas. Al menos cuesta creer que pase al mismo tiempo en varios países o que uno le contagie el espíritu revolucionario tan fácilmente al otro en tan poco tiempo.


Otro hecho para nada desechable es la liberación de Lula Da Silva. Al parecer un fallo de la corte determinó que una persona solo puede ser encarcelada una vez que haya agotado todas sus apelaciones. Varias personas fueron liberadas de prisión, entre ellas Lula.


Aquí la sincronicidad ya se empieza a poner, como mínimo, curiosa. Me interesa superar todo tipo de pensamiento binario de modo tal que quiero combinar todos los hechos o factores sin profesarme en forma inmediata y alineándome con la etiqueta que más me cabe. Es decir que no quiero dejar de cuestionarme el timing por el simple hecho de que me agrade que Lula haya sido liberado o que se escuchen discursos asombrosos en medio de los levantamientos chilenos.

Creo que lo primordial es considerar que estamos en medio de un escenario internacional polarizado, principalmente, en términos comerciales. Según leí, una de las claves principales es un mineral llamado litio. Entre Argentina, Chile y Bolivia se concentra, en partes iguales, el 60% del litio mundial. El litio se utiliza para la fabricación de teléfonos celulares. China y USA compiten fuertemente por adelantarse en la carrera del dominio de la tecnología de las comunicaciones. China ya tiene listo el 5G que ofrece Huawei y la primera planta de fabricación de dicho dispositivo que se va a abrir fuera de China es en Brasil según acordaron en la última reunión de los BRICS en la que Bolsonaro recibió a los líderes de las economías más prometedoras del mundo. Todo esto ocurrió en el último mes.


El litio es el petróleo de nuestros días. ¿Recuerdan el petróleo que tenían (y siguen teniendo) los países árabes? Cuando hizo falta controlar el precio del petróleo y conseguir que se lo vendan bien barato es que se convulsionaron todos aquellos pueblos en la llamada Primavera Árabe. Cada levantamiento tuvo sus características pero en todos podía verse la mano capitalista de las corporaciones. Ahora nos toca a nosotros.


Es claro que ya nadie compra el american way of life, nadie está orgullosx de su capitalismo pero es el mejor método porque cualquier otra alternativa parece peor. A nadie le agrada pero “lo otro” es el caos. A las manos que ordenan el mundo no les queda otra opción que moverse entre las sombras y a nosotrxs no nos queda más opción que una silenciosa complicidad porque no se nos ocurre una idea mejor. Para conseguir sus fines es que se genera caos y confusión, se desarrolla este pensamiento binario en el que unxs festejan el fin de la tiranía de Evo y lamentan la liberación del corrupto Lula y otrxs celebran el levantamiento del revolucionario pueblo chileno mientras se indignan con los dichos homofóbicos de Bolsonaro. En el medio nos enfrentamos unxs con otrxs, vecinxs, hermanxs, por cuestiones de género, de ideología, de opinión, de simpatía, etc. Nos volvemos débiles y la mano oscura de las corporaciones consigue su cometido. Mi sensación es que a lxs dueñxs del capital no les gusta tener que hacer las cosas así. Eso solo demuestra que, como dice el colectivo Tiqqun, la civilización ya ha caído y a quienes pretenden mantener el supuesto orden no les queda otra opción que generar disturbios para mostrarnos el horror y así resetear su dominio, erigirse una y otra vez. Con esto quiero decir que de algún modo la mano negra que destituye a Evo es la misma que libera a Lula. El problema ya no es quién está detrás porque lo sabemos, es el capital (o podríamos llamarlo IMPERIO). Aquí debemos concentrarnos en el cómo, en el método.


Como a los poderes no les importa la ideología es importante señalar, y ahora sí, que repudiamos el golpe en Bolivia porque siempre han destituido a los presidentes aborígenes, que celebramos el levantamiento del pueblo chileno y ecuatoriano (y hoy del colombiano según leí) que parece que vienen comprando boludeces hace décadas mientras se ven privados de salud y educación pública, que no quisiéramos que la derecha gane las elecciones en Uruguay y todo esto que ya conocemos. Este es nuestro suelo. Reflexionemos a partir de aquí.


Tengamos en cuenta que siempre le es deseable al oscuro poder que compra y vende nuestros destinos que nos peleemos entre nosotrxs así que basta de indignarnos por lo que el otrx opina y cuidado con lo que le exigimos a un presidente argentino que asume en medio de una situación regional caóticamente planificada para mantenernos confundidxs y enojadxs.


Dado que el IMPERIO se ve obligado a generar estos brotes de caos, furia y confusión para restablecer su ridículo orden es que nosotrxs podemos aprovechar la fisura que se genera en su sistema interno para introducir el nuestro pero entonces cabe preguntarse, y esto es lo más importante de todo: ¿CUÁL ES EL NUESTRO?


¿Qué queremos nosotrxs del mundo que nos toca vivir? ¿Cómo logramos evitar que terminemos todxs juntxs cantando “QUE SE VAYAN TODOS” para que luego los mismos de siempre esperen y finalmente, en el poder, quede Duhalde?


*Músico, periodista y performer de Bariloche. Leímos su posteo en facebook y le pedimos permiso pa' publicarlo.