Phinanzas: La importancia de tener amigues


Por Tomas Astelarra


“Justo ayer me di cuenta que solo es cuestión de plata mientras diez ventanillas cobran una sola es la que paga”


León Gieco, “Pensar en Nada”


Phinanzas: La importancia de tener amigues


El increíble aumento de la deuda externa durante el gobierno de Cambiemos tiene una característica particular: es básicamente inútil. Solo sirvió para favorecer la fuga de capitales y las ganancias de los dueños del poder. De todas maneras es buena razón pa explicar una vez una de las particularidades del sistema financiero: no se basa en hechos reales sino en especulaciones donde la información asimétrica es fuente de ganancias extraordinarias.


Siempre recuerdo una situación de los meses anteriores a la llamada “crisis 2001”. Yo trabajaba en un diario de economía. Más allá de la línea editorial y lo que decíamos, cualquiera de los periodistas que trabajábamos ahí sabíamos que la bomba iba a estallar, que el boludo de De la Rúa había agarrado una papa caliente del menemismo y que había llamado a Cavallo, más allá de su capacidad técnica, por sus buenas relaciones de lobby con Estados Unidos y el FMI que, desde Breton Woods, pero sobre todo desde los setentas y la crisis del petróleo, es básicamente un organismo que defiende los interese económicos de este país. El Mingo venía tomando políticas económicas desesperadas para patear la bomba o papa caliente: desde el megacanje de deuda a la flexibilización de los encajes bancarios, es decir, el dinero estable con que cuenta los bancos para afrontar sus deudas en caso de una corrida financiera. De esa manera los bancos podían, a cambio de favores que era difícil imaginar, invertir más dinero en bonos argentinos para patear la pelota, bomba, papa caliente, de la deuda externa. Mis amigues me llamaban para preguntarme que hacer. No se en que clase de ética pedorra no les daba la información que off the record circulaba entre todos los periodistas y economistas: había que comprar dólares o sacar la plata del país. Claro que si todes hacíamos eso la profecía se autocumplía. Porque muchas veces la economía más allá de lo que es, es lo que creemos que va a ser. Por una teoría así gano en 1995 el premio nobel de economía Robert Emerson Lucas Jr, de la Universidad de Chicago. El sistema financiero internacional es una de las primeras expresiones de eso que todes llaman posverdad. Una posverdad hecha para el lucro de unos pocos, que aprovechan la inocencia del resto, y su falsa creencia en la ciencia económica que tiene en las finanzas su parte mas intrincada u oculta. No es que no entendemos de finanzas porque es algo complicado. No entendemos de finanzas porque el hecho de que sea complicado les permite robarnos el dinero.


Pero el dato que quería contarles es que entre esos amigues que me llamaban, había algunos que tenían más información que yo. Gente de clase alta, empresaria, de buenas universidades y cenas en Recoleta, al que su banco amigue los había llamado para decirles que el colapso era evidente y que lo mejor era sacar su plata del país. Cuando llegó la última maniobra desesperada del mingo para evitar el default, elles ya tenían sus miles de dolarcitos bien guardaditos en otro lado. El corralito fue pa la gilada, pequeños y medianos ahorristas, que luego salieron desesperados a patear bancos mientras la Carrio denunciaba aviones don dinero fugándose por Ezeiza.


Información Asimétrica = Inteligencia Artificial


El periodista Bernardo Neustadt utilizaba la metáfora de Doña Rosa para decir que la gente común no entendía de economía. Pero no es lo más grave que no entienda de economía. Lo más grave es que no tienen amigues que le pasen la data de las movidas económicas que pergeñan los dueños del poder y que se transforman en éxitos o fracasos autogenerados. Cuando sube el dólar, los que tienen amigues con información saben que tienen que comprar dólares antes. El resto se emperna. Y después le dicen que el dólar subió por el riego país, la balanza comercial, de cuenta corriente, la crisis del sudesta asiático y otras entelequias que disimulan la verdad. Ellos tienen la pelota, la cancha y el referí. Es imposible ganarles. La ganancias es siempre para elles. Son el 1% de la población que tiene más dinero que el 99% restantes. Y de ahí, el efecto derrame, que no es más que una coima bien pensada.


El juego de las phinanzas es mucho más fácil y redituable para los dueños del poder que el de la producción. Es por eso que, como indicó hace poco en una entrevista el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, de cada 11 pesos que se gana en el sector financiero, solo se obtiene 1 en la producción. No solo en la Argentina de Macri no se produce por cuestiones de baja de consumo interno o comercio internacional. No se produce porque se gana mucho más dinero en el sistema financiero. Sin empleados, sin vaivenes de la demanda, sin controles del estado, y con amigues en el poder que te tiran la data justa en el momento preciso. Tengo un amigo que es hijo de un importante capo de las finanzas internacionales. Su gran militancia económica es haber abandonado una seguro y próspero empleo en un banco para poner una fábrica. Apenas terminó la universidad dijo que iba a dedicarse a la “economía real”. Si cualquiera de los que lee esta nota ve su forma de vida dirá: ¿pero este pibe es millonario? Si, pero diez veces menos que su padre. Por algo se avanza. Porque a esta altura sabemos que el mal del mundo no es la pobreza, sino la riqueza. Al año de gobierno de Cambiemos, en un restaurante de Recoleta, me confesó: Yo apoyo y confío en este gobierno, pero esta secretario de Industria es un tarado. Extraño a Moreno.



Con una pequeña ayuda para mis amigues


La promiscuidad entre estado y empresas vagas, chorras y planeras ha sido descomunal desde los Braun de la Anónima a la Farmacity del mimado Mario Quintana, pasando obviamente por el presidente y su familia. Más allá de su capacidad técnica, todos los funcionarios económicos de Macri fueron eso, excelentes amigos, lacayos, del poder financiero, desde el Niqui Caputo a Federico Sturzenneger, pasando por Adolfo Prat Gay y el ministro Dujovne (y todes les pibes de las universidades elitistas que le siguen). El préstamo récord y de una flexibilidad nunca vista del FMI a Argentina es parte de la amistad de Macri con Trump, y de la devolución de favores. Sobre todo el de hacer de este país un lacayo de Estados Unidos en tiempos donde no está claro si este país del norte es el dueño del mundo, en una fuerte disputa con Rusia o China. En plena guerra comercial entre las dos superpotencias, China posee 1,13 billones de dólares en títulos de deuda estadounidense, el 17% del total de la deuda externa en manos extranjeras del ex-imperio dominante. Si, Estados Unidos tiene deuda externa.


Hoy cada argentino, según un cartel coloradito de Crónica TV, le debe 1001 dolares al FMI. Y gane quien gane en octubre, el nuevo gobierno deberá desembolsar 47.544 millones de dólares a lo largo de sus cuatro años de mandato solo para cubrir los vencimientos del préstamo standby récord que salvó a Cambiemos del helicóptero por obra y gracia de Donald Trump. Un monto equivalente al 70% de las actuales reservas brutas del Banco Central y muy superior a las reservas netas, si se resta del total el “canje de monedas” con China y los depósitos en dólares que también figuran como reservas pero tampoco le pertenecen.


Mas allá de la mentirita esta de que Cambiemos redujo el déficit fiscal, cuando en realidad los reasigno para favorecer a les amigues (de la baja del impuesto al champagne a la condonación de grandes deudas empresarias), los recortes en educación, salud, agricultura familiar o jubilaciones no habrán servido de nada, ya que la mayor parte del presupuesto se irá a pagarle la deuda a los gringos.


Pero el mayor problema, según detalló el economista Eduardo Lucita ,en su paper “Macri, anatomía de una deuda inútil”, es que toda esa deuda fue al pedo. Se la fumaron les amigues. Según Lucita la deuda que contrajo el Gobierno de Cambiemos en los tres primeros años equivale, actualizado, a un Plan Marshall (120.532 millones de dólares). Solo que aquella ayuda de Estados Unidos a Europa sirvió al menos para reconstruir los desastres que había generado la segunda guerra mundial y reactivar la economía. Esta en cambio no sirvió más que pa enriquecer a unos pocos. Según Lucita, de cada 100 dólares disponibles, Macri usó 60 para partidas financieras (fuga de capitales, intereses, pagos de deuda, y remisión de utilidades y dividendos), 17 para importaciones ociosas y apenas 23 para importar bienes vinculados a la producción. De acuerdo a estimaciones del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) si la economía argentina se hubiese comportado como en las últimas cuatro décadas, dada la disponibilidad de divisas con las que contó el macrismo, el PBI de 2018 sería hasta un 8% más alto que en 2015, en lugar de un 2% más bajo. Dicho de otro modo: el uso de los dólares del modelo económico de Macri encogió la economía un 2%, mientras que si se hubieran seguido empleando las divisas como se había venido haciendo antes la economía habría crecido hasta un 8%.


En estos tres años, la economía argentina desperdició unos 3.985 mil millones de pesos por el mal manejo de divisas. Equivale al costo de construir 5.756 hospitales, 32.217 escuelas, o hasta 31 años de Asignación Universal por Hijo. En términos de empleo, no sólo no hubiese caído el nivel de ocupación sino que se habrían podido crear 130 mil puestos de trabajo nuevos.


Y la fiesta recien empieza, o ya terminó. Junio fue el mes de mayor fuga de divisas por parte de los extranjeros en toda la historia del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). Llegó a US$1.410 millones y superó incluso a mayo del 2018, cuando se disparó la salida de capitales especulativos que dio inicio a la corrida cambiaria cuyos efectos persisten hasta el día de hoy. Si al número se le suma la fuga de los residentes, se fueron US$2.759 millones según el Banco Central. Solo en un mes.


Para ello toda política pública sirve, desde la falsa repatriación de capitales o la condonación de deudas a empresas hasta la desregulación del flujo de capitales que liberó los giros de dividendos de las multinacionales al exterior y eliminó todos los topes para la compra de dólares por parte de particulares y empresas. Así, buena parte de los 77.615 millones de dólares de nueva deuda que contrajo el país en los primeros 14 meses del macrismo (contando empresas, provincias y Nación) fueron a financiar la fuga de capitales.


“Nos estamos endeudando para que compre dólares mi tía”, advertía antes de su eyección del Banco Nación Carlos Melconian, crítico de la salida del control de cambios diseñada por el también despedido ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay. Claro que la tía y todes les votantes macristas que querían viajar a Miami, no están en condiciones de comprar dólares, mucho menos de viajar a Miami, y su bolsillo se vio afectado por la inflación, la baja de los subsidios, el aumento de las tarifas y otras consecuencias de la timba financiera. Tampoco le fue muy bien a los industriales.



El valor de las empresas (amigas)


Según un relevamiento de Research for Traders, en lo que va del gobierno de Cambiemos las empresas locales que cotizan en la Bolsa porteña perdieron un 17% de su valor de mercado medido en dólares. O sea, en poco más de tres años, la capitalización individual sumada de más de 70 empresas se desbarrancó desde los 56.400 millones de dólares, que valían cuando Mauricio Macri asumió, hasta los USD 47.000 millones.


De las 64 empresas que comparan cifras entre las dos puntas analizadas, solo 21 tuvieron crecimiento en su valor de mercado (siempre hablando en dólares). O casualidad: adivina quienes son. Les amigues de Mauricio, especialmente las pobrecitas empresas de servicios a las que la mala de Cristina y el heredero de Stalin Axel Kiciloff le habían congelado los precios. Es el caso de Transportadora Gas del Norte, con Techint como principal accionista, con una alta suba de 233,57%; Transportadora Gas del Sur (126,94%)y Pampa Energía y Transener, (124,28%). Vale recordar que Pampa Energía es propiedad de los amigazos de Mauricio, Gustavo Middlin y Joe Lewis, magnate norteamericano dueño del Lago Escondido de Bolsón al que su amigo Mauri le condonó 1.229 millones de pesos de deuda con el estado.


Pero la reina del lugar es Autopistas del Sol, que sumó 135,2% a su valor. Empresa que era de la familia Macri y vendió por muy buen dinero en la gestión de Cambiemos después de haber multiplicado por diez el precio del peaje (al dueño del Real Madrid donde se realizó la final de River-Boca de la copa Libertadores).


Otra de las ganadoras fue Cresud, la empresa de Eduardo Elsztain, que es una de las principales dueñas de tierra del país (9,68%). También la cementera Holcim (86,99%) y Telecom Argentina (109%). También Boldt, la empresa que tuvo un incremento en el valor de sus acciones de 11,7%. Boldt, de Antonio Angel Tabanelli, es uno de los secretos más ocultos de la patria contratista, a la cual pertenece, desde un lado menos anónimo, la familia Macri. Fueron socios, junto a Yabrán (entonces dueño de Ciccone Calcográfica) y la multinacional Siemens en el escándalo menemista por la licitación de DNIs. En la Ciudad de Buenos Aires, en el 2009, el macrismo dio de baja un convenio con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y le adjudicó el contrato a Boldt pagando el doble para el sistema de procesamiento de multas.


Durante el kirchnerismo no solo se le sacó a la empresa la impresión de los padrones electorales, que volvió a hacer en la Casa de la Moneda, sino que se le impidió adquirir Ciccone en una fusión que le hubiera dado el monopolio absoluto de las impresiones de papeles del estado. Hay quienes dicen que todo el bardo con Boudou es parte de una vendetta por este accionar.


Además Boldt ha peleado palmo a palmo con todos los testaferros del poder por el negocio del juego de apuestas. Primero con Cristobal López durante el kirchnerismo, ahora con el alfil deportivo y judicial de Macri, Daniel Angelici. Como socio de Clarín, sus escándalos de corrupción en ese área nunca se develaron correctamente. Además del casino Trileniun en Tigre o el de Mar del Plata (Casino Central y Casino del Mar), Tandil (Casino) y Miramar (Casino), controla el 74 % del procesamiento de apuestas de distintas instituciones de las loterías estatales. También estiona la Autovía del Mar, mantiene la concesión del Aeropuerto de Bahìa Blanca y a través de Unitec Blue, la empresa interviene en el negocio de la nanotecnología desde su planta en Chascomus. Este añi el diario Página 12 dio a conocer una nueva filtración del Registro de Compañías de Bahamas en la que no solo queda vinculado el Presidente Mauricio Macri, a partir de la empresa Viajeya.com, sino que también varias empresas que desarrollan actividades en el territorio bonaerense, entre ellas Boldt.


Chori Financiero


De todas maneras, frente a la debacle, hay soluciones financieras para todes. Lo que el periodista y economista Alejandro Bercovich llama el chori financiero. Parte de la estrategia de la contención de la protesta social de Cambiemos es el impulso de políticas de préstamos desde el Anses, para jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. Son casi medio millón los beneficiados de la AUH a los que el gobierno le entregó préstamos de 13 mil pesos a pagar en cuotas en dos o tres años, en un nuevo plan lanzado en plena campaña y que revive el ambicioso plan lanzado en 2017, también justito antes de las PASO. Dice el Berco que con todes les beneficiaries de estos créditos pa pobres se puede llenar un estadio de 35.000 personas por día en la temporada previa a las elecciones. Cada uno recibe 10.000 pesos. Unos 100 choris con coca de Moyano.


Todes sabemos que consumir y endeudarse son verbos hermanos. Alejandro Olmos, economista que hace años viene formando y vogando por la declaración de la ilegitimidad de la deuda externa de todas maneras aclaras que esta estrategia de apalancamiento del consumo en el Anses ya viene del kircherismo. “El kirchnerismo hizo un canje de deuda, la deuda bajó, pero no tanto como decían las autoridades del Gobierno anterior. Si bien hubo un descuento importante a todos los que entraron al canje, se les dio un cupón atado al PBI que de alguna manera compensó la quita que se había hecho. Eso determinó que la deuda pública del país, que había quedado en más de 140 mil millones de dólares, al terminar el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, llegaba a 250 mil millones de dólares. Y eso después de haber pagado, según la ex Presidenta, 190 mil millones. Acá se produjo un proceso de pagar a los acreedores externos, endeudándose con agencias del Estado, o sea se sacó plata de fondos del Anses para pagarles a bancos extranjeros una deuda probadamente “trucha”, y además se sacó plata al Banco Nación, al Banco Central. Por lo que se transformó deuda externa en deuda interna, o deuda intra-Estado, que es menos conflictiva, porque bicicletear a los jubilados no es lo mismo que a los extranjeros. De todas maneras esa baja de la deuda determinó que al ganar el macrismo se encontrara con un panorama propicio para volver a endeudar al país externamente, y eso es lo que hizo: primero, pagar a los fondos buitres”, aclaró hace poco el especialista que sostiene que la deuda externa ya terminó de pagarse en 1995. “Lo que pasa es que si esa enorme deuda se auditara pondría en evidencia todos los manejos de las grandes empresas del país: nacionales y extranjeras. Por supuesto a los empresarios eso no les interesa”, aclara.