Un pequeño triunfo del PJ (Partido Jipi)

May 19, 2019

 

Por Tomás Astelarra

 

El triunfo de la Unión Vecinal de Villa Ciudad Parque que consagró como jefe comunal a Pablo Riveros, uno de los referentes de la organización Semillas del Sur, refresca la posibilidad del sano cruce entre el autonomismo y política electoral en un marco provincial y nacional donde dicha alianza se asemeja a una aguja en un pajar.

 

La comuna de Villa Ciudad Parque (sobre el lago Los Molinos y puerta de entrada norte al Valle de Calamuchita) amaneció el domingo de elecciones con unos curiosos volantes.

 

“¿Si ganó Pablo Riveros, gana Villa Ciudad Parque? Asi piensan: No quieren iluminación, corte de pasto ni desmalezamiento (porque no quieren ser vistos). No quieren seguridad (para que nadie los controle). Quieren marihuana libre para todos y todas. No quieren dispensario ni medicina tradicional (porque vacunan a sus hijos poniendo en riesgo no solo a ellos, sino a todos los chicos del pueblo). No quieren que Villa Ciudad Parque siga avanzando, siga creciendo (No les interesa que vengan inversores que generen trabajo para los vecinos y que nuestra tierra se valorice. Porque a todos ellos los mantienen). Los ocupa y preocupa el cuidado del medio ambiente (No usan agua ni jabón). No se les cae una idea. Después de pensar y pensar...copian la propuesta. Estuvieron ocho años al pedo. No les gusta laburar. Dicen tener experiencia de gestión...y en el Semillero ni huerta tienen. ¡No les gusta laburar! ¿Qué tienen en común Pablo, Marta y Coco? Si ¡adivinaste! A los tres los mantienen. ¡No les gusta laburar!!! El domingo antes de votar pensemos bien que Villa Ciudad Parque queremos para nosotros y nuestros hijos. Yo trabajo, vos trabajas, ¡ellos no!”

 

Parece que no funcionó. Era solo un manotazo de ahogado del actual jefe comunal Hector Polcan (bautizado por Osho, Dhyan Vorin, camino de la meditación), de Hacemos (Unión) por Córdoba, que gobierna desde 2003, y el domingo perdió por 70 votos (597 A 528).

 

Del otro lado (setenta votos a favor), se encontraba Pablo Riveros, artesano, viajero, jipirasta, referente de la organización Semillas del Sur y de la Corriente Nacional Martín Fierro, miembro del Consejo Nacional de Cultura Comunitaria, de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) y Paren de Fumigar, cuarto candidato a diputado por la provincia de Córdoba en 2017 por Unidad Ciudadana, y desde hace ocho años Secretario de la comuna de Villa Ciudad Parque por la Unión Vecinal. Además de padre de tres hijes. 

 

La utopía jipi

 

Pablo Riveros nació en el 77 en Caballito, estudió sociología, se hizo orfebre y salió por los caminos del Che. Cuando regresó, junto a un grupo de jipis caminantes sudakamericanos, decidió irse a vivir al campo, la sierra, el monte... eso que los sociólogos llaman “neoruralidad”. Semillas del Sur es la utopía que fundaron hace 14 años ese grupo de jipis. Muchos y muchas eran amigues de infancia y habían vivido experiencias comunitarias en el viaje por Guatemala o México. Es desde este espacio donde nació la idea de la Unión Vecinal de Villa Ciudad Parque (que hoy funciona de manera independiente a la organización y asociación civil de carácter autonómico, contemplando alianzas más amplias con otros sectores de la población)

 

Llegaron como todes. Buscaron un terreno, aprendieron a construir en barro, hicieron mingas, compras comunitarias, una biblioteca popular, una ladrillera, una radio (FM El Brote), una feria de artesanos (Feria de la Cultura en Villa General Belgrano), peñas, carnavales, talleres, encuentros de semillas, fogones...Todo muy lindo. Hasta que los empezaron a fumigar con glifosato, o se dieron cuenta que sus casas y espacios comunitarios de adobe eran ilegales, y la industria de la especulación inmobiliaria puso los ojos en sus terrenos. El bendito descalabro mundial, sangrante presente globalizado.

 

Empezaron a dialogar con “otro tipo” de vecines. A conscientizar. Presionaron para que el poder comunal (en manos de Héctor Polcan, alias Dhyan Borin, camino de la meditación) cambiara el código de edificación. Fueron parte de lo inicios en Córdoba del Paren de Fumigar junto a la Madres de Ituzaingo, pusieron las cuerpas saltando los alambrados, organizando asambleas, tomando la sede comunal, ubicando dos compañeras en la Secretaria de Ambiente de la comuna y exigiendo una ordenanza que limite las fumigaciones a al menos 500 metros. Finalmente las dos cumpas perdieron el puesto y la ordenanza comunal por el tema de las fumigaciones fue suspendida por un amparo judicial que favorecía a los sojeros. Sin embargo crearon una herramienta que, a través de una resolución en la cual existe una medición del viento, posibilita hacer una traba a las fumigaciones.

 

En 2009 frente al intento de remate de los terrenos donde funcionaban la radio y la biblioteca popular salieron a volantear, se informaron, coparon la sala explicando a los posibles compradores el daño que estaban haciendo a la comunidad. Si bien el abogado representante de los especuladores inmobiliarios les ofreció pactar, siguieron en la raya, comprometidos a pagar un precio justo por la tierra que ya era suya por trabajo y dedicación.

 

Hay una escena maravillosa en el documental “Semillas del sur. Una historia Colectiva” de la productora audiovisual Como Yuyo (pueden buscarlo en youtube). La sala esta llena de jipis. Pasan los lotes de remate. La sexta es el Semillero. El ambiente esta tenso. El martillero pide silencio. Oferta de base: 134 pesos. Alguien dice 200. Abucheo total. El martillero amenaza con despejar la sala. Un jipi dice: 300 pesos. Silencio. El martillero sigue preguntando. “Ya pasó el tiempo”, reclaman los jipis. El martillero vuelve con las amenazas. Silencio. Terreno otorgado a su legitima dueña: la comunidad organizada.

 

“Fue una locura como se dio todo, una sensación muy gratificante. Sobre todo porque pudimos hacer lo que queríamos hacer y lo sostuvimos. A mí me tocó levantar la mano en el remate y el abogado se me acercaba hasta último momento para decirme: quedate tranquilo, haceme una seña. Y esa sensación: fue sentir que uno tenía un respaldo, como las mingas, saber que había una comunidad que te apoyaba”, cuenta en el documental Federico Rosenbaum, músico, jipi, caminante, integrante de Semillas del Sur y la Unión Vecinal de Villa Ciudad Parque.

 

Los utópicos se dieron cuenta que además de organizar peñas y hacer ranchos de adobe, de discutir en asambleas y sembrar la huerta, habían aprendido de leyes, negociaciones, comunicación popular, presión sobre el poder institucional. En fin, hacer política en todos, con todos, los sentidos. Se dieron cuenta que contaban con una red de apoyo popular y fueron por más. La tan riesgosa utopía de fundar un partido político.

 

 

 

 

El PJ

 

“Un montón de gente nos critica mucho por hacer un partido político. Pero le explicamos que la decisión se tomo por consenso, reunidos acá (por Semillas del Sur), de la misma forma que tomamos todas las decisiones. Entonces cumplimos con los principios de la autonomía de una organización social. Lo único que cambió es que creamos una herramienta propia, que es un partido político, para generar un cambio desde dentro del aparato del estado”, explica Pablo Riveros en el documental (algo no muy diferente a lo que hubiera explicado en el 2000 Evo Morales acerca del instrumento político llamado MAS).

 

“Es un proceso organizativo, de discusiones, siempre basado en el mismo principio: de lo chiquito a lo grande, de lo local a lo regional. Vimos que era posible trabajar en este espacio electoral para poder hacer posibles un montón de sueños que venimos trabajando hace muchos años, y pasar de un proceso de democracia representativa a un trabajo directo es ese sentido”, le explicaba el candidato de la recién formada Unión Vecinal de Villa Ciudad Parque a Fabiana Bringas en Radio Nacional. En el cierre de campaña se ve al jipi rasta artesano decir: “Hay dos objetivos que no vamos a abandonar: la defensa de la Pachamama y que este sea un pueblo para todos y todas”.

 

Salieron segundos entre cuarto partidos. Por la ley de comunas de la provincia de Córdoba, Riveros quedó como Secretario y Facundo Villaverde como tribuno de cuentas. “Vimos que era importante esa otra mirada que hemos ido construyendo a través del poder popular. Le dimos otro contenido a la palabra política. Porque para nosotros no significa estar sentados en un puesto burocrático. Para nosotros política fue cuando paramos los mosquitos de las fumigaciones o ganamos en un remate el terreno del centro cultural”, decía en ese entonces el ahora jefe comunal electo.

 

Eso fue en 2011. En 2015 perdieron por 70 votos. Mientras tanto Semillas del Sur seguía trabajando, creciendo, construyendo, tejiendo alianzas con redes tan diversas como el Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO), la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), Paren de Fumigar, la Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo, el Frente de Artistas y Artesanos en Lucha (FAAL), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), siendo elegida para representar a la provincia de Córdoba y la región Centro en la Comisión Nacional de Puntos de Cultura y ante el Consejo Nacional de la Cultura Viva Comunitaria. Articulando con la Subsecretaría de Agricultura Familiar, el Ministerio de Desarrollo Social, la Secretaría de Cultura o la Corriente Nacional Martín Fierro, nacida en 2002, en el Bajo Flores, del Frente Barrial 19 de Diciembre, cuyo referente es Jorge “Quito” Aragón, ex legislador porteño por el kirchnerismo.

 

“Nosotras creemos cuando trabajamos en red que trabajamos en el fortalecimiento de estas redes a través de nuestras experiencias, saberes, cuerpos y todo lo que podemos aportar. Siempre en ese proceso de ir conociendo y enredándonos y entramándonos con distintos actores sociales, políticos e institucionales. Por otro lado Semillas del Sur tiene un equipo de gestión que está atento también a alianzas con otros actores sociales en Villa Ciudad Parque y Villa General Belgrano, como los clubes de barrio, las cooperativas de luz y agua, las distintas asociaciones civiles en la región, con las que después de realizan acciones en conjunto como la compra comunitaria de árboles frutales. Hay una experiencia de gestionar recursos y programas, de dar cuenta financiera en estos programas y de generar estas redes y alianzas”, explica Carolina Ozan, referente de la radio comunitaria El Brote y Semillas del Sur, donde actualmente, además de la FM y la Biblioteca Popular, funciona una editorial (Flor del Papel) y una panadería (La Pana del Semillero) cuyas instalaciones se construyeron, además de con el trabajo colectivo, a través del plan Argentina Trabaja, con una escuela de oficios en albañilería y electricidad. También duchas y nuevos baños “tradicionales” o “húmedos” (complementando los baños secos que existían, ya que como explica Caro: “nos encontramos en situaciones donde venían adultos mayores y era muy difícil romper los gusto ya construidos tradicionalmente”). Además de otros cruces como las terminaciones que realizaron los padres de un grupo de niñes scouts de las periferias o marginalidades de Córdoba Capital que llegaron a Semillas del Sur para un campamento de verano. O el programa “Domingos del Recuerdo”, uno de los más escuchados y con más publicidad de FM El Brote, realizado por organizaciones gauchas, con música folkórica tradicional.

 

“Todo el tiempo estamos inventando proyectos con mucho esfuerzo creativo, generando recursos, ideas. Somos un grupo de gente con ganas de cambiar las cosas y no desde un lugar tan jipi, que es de lo que se nos acusa”, cuenta Lucía Fernández, también parte de El Brote y Semillas del Sur, que según explica: “se organiza por plenarios, intentando mantener asambleas regulares del espacio además de la de cada organización en particular, y también tenemos un espacio donde se coordinan esos sectores por fuera de las asambleas, donde definimos cuestiones operativas más que decisiones generales. Después hay ocasiones extraordinarias donde prendemos un fuego y nos reunimos para reflexionar acerca del horizonte de Semillas del Sur. Como antes de las elecciones cuando Pablo nos contó como venía la mano con las elecciones”.

 

Razones de la Victoria o Utopía

 

Lucía, que también trabajó en la campaña de la Unión Vecinal de Villa Ciudad Parque, explica el porque del triunfo electoral del pasado domingo más allá de la campaña sucia de alias Dhyan Vorin (camino de la meditación). “Dijeron que éramos jipis vagos y roñosos y que si ganábamos la provincia no iba a mandar fondos. Pero muchos vecinos hace años que los ven a Pablo y su capacidad de gestión, porque milita en la Martín Fierro, y a través de eso consigue muchos planes y bajadas tanto en el gobierno kirchnerista como en este. Siempre hemos seguido trabajando, no solo en tiempos de elecciones. Esa capacidad de gestión hizo que muchos vecinos supieran que era una persona capaz de trabajar en las oficinas de la comuna. Este año muchas personas se acercaron para participar y la diferencia es que surgió una unión extra, fuimos en la lista con Marta, que representa a un sector más cabañero, más  gaucho, y Coco, también cabañero, del palo del turismo ecológico. Y salimos con una propuesta muy amplia para todos los sectores, tomando mate y con charlas cara a cara con muchos vecinos. Se pudieron romper muchos prejuicios acerca de esto que nos llaman jipis. Y de nuestro lado, perderle el miedo a los institucional y poder ganarle con sus propias herramientas”. Aclara: “Muchas veces en organizaciones como la nuestra se descree, se desconfía, del camino institucional, de la política tradicional, de esta democracia que es votar y no manejarnos por asambleas. Que ahora resulte que Pablo Riveros sea nuestro jefe comunal. Sin embargo estimo que este gobierno nuevo de la Unión Vecinal puede poner en la Comuna un funcionamiento de corte asambleario, porque la propuesta que hacen es de consejos vecinales, en donde todos los vecinos reunidos puedan relacionarse. Entonces también sigue viva esa formar de representación”.

 

Y agrega : “En el plano mas místico, yo en lo personal me siento bendecida por tener un sueño y poder aplicarlo de esta manera. Desde el domingo estamos flotando. Y por otro lados muchos compañeros ya laburando y pensando en la transición (que faltan siete meses pero hay que ver como ingresamos en la Comuna). También con muchas ganas de trabajar, hay muchísimo para hacer, pero por otro lado sentimos que podemos hacerlo todo.  Así que estamos muy contentas y entusiasmadas. Con ganas de laburar. Ojalá que nos valla muy bien, porque si nos va bien a nosotres, nos va ir bien a todo el pueblo. Creemos realmente que es un triunfo de todo el pueblo, que se acabo el vos y el yo, el oficialismo y la oposición”. “Ya estoy hablando como política”, se excusa, y hace un análisis geopolítico: “Realmente con la victoria arrasante que tuvo Schiaretti, vale doble nuestro triunfo político. Porque realmente el panorama está siendo muy negativo para las organizaciones sociales en general. Porque redoblamos las esperanzas en un momento que era realmente necesario”

 

Agrega la Caro: “Sin duda el resultado electoral nos mueve como organización, se vienen cambios. Pablo es el presidente de Semillas del Sur y tendrá que correrse para ejercer la gestión pública. Y así con otres compañeres, que por supuesto seguirán siendo parte de la organización. Pero tendremos que reacomodar nuestros cuerpos, porque tendremos una responsabilidad social mucho más grande. Es una experiencia y un experimento muy interesante para participar y reflexionar”.

 

 

 

Una aguja en un campo de soja y balas de plomo

 

Hace algunos meses en una reunión de radios comunitarias corrían las burlas por la cantidad inusitada de candidatos surgidos de esta experiencias en la provincia de Córdoba. Además de Riveros, estaban las candidaturas de Federico Fiumato en Capilla del Monte (parte de Una Radio Muchas Voces y del frente Vamos por Capilla), Diego Heredia en Alta Gracia (de Radio Tortuga, la Cooperativa Fábrica de Ideas, la CTA y el MOVI/Partido Solidario), Lisandro Licari en Cosquín (de Radio Inédita y el frente Fuerza Cosquín), José Cabrera en Unquillo (de Radio Nativa y Somos Pueblo Unquillo). Por otra parte en Malvinas Argentinas, el nuevo intendente será Gastón Mazzalay, parte de la Asamblea que dio por tierra la instalación de la planta de semillas de Monsanto.

 

Paradógicamente Mazzalay triunfó electoralmente como parte de Hacemos (Unión) por Córdoba, la alianza cordobesista que fue apoyada por sectores del kirchnersimo, incluyendo organizaciones sociales como el Movimiento Evita. El rotundo triunfo de Schiaretti ya ha dado esperanzas de que finalmente se apruebe la reforma de la Ley de Bosque para avanzar sobre el bosque nativo, y seguramente con su ya clásicas políticas de represión institucional, gatillo fácil, narcotráfico, especulación inmobiliaria, plan IIRSA y otros extractivismos criminales.

 

En 2017, el entonces Secretario Comunal de Villa Ciudad Parque y candidato de Unión Ciudadana, Pablo Riveros, afirmaba en una entrevista en radio El Brote: “Unión por Córdoba no es peronista, es una alianza de partidos donde está el PJ de Córdoba pero también la UCD, la Democracia Cristina y algunos otros partidos de centroderecha que si se levanta Juan Domingo Peron y ve el PJ con la UCD en una misma estructura se cae de vuelta a la tumba y cierra con candado”. No aclaró que pensaría el Pocho de la actual alianza de Cristina con representantes de la minería como José Luis Gioia, el agronegocio como Felipe Solá, o las matanzas indígenas como Guido Insfran. Si hizo, rondando el teorema de Baglini, una interesante definición de los partidos de izquierda tradicional (de pésima elección el domingo pasado en Córdoba): “en términos ideológicos yo creo que coincidimos en un montón de cosas. Que un maestro cobre igual que un diputado, yo coincido perfectamente, o con no pagar la deuda externa. Ahora, para gobernar hay que tener vocación de poder. Y cuando hablo de poder no hablo de tener la manija del asunto, sino poder hacer. Y para poder hacer hay que construir algo, como para poder nosotres hacer una radio comunitaria tuvimos que organizarnos, generar recursos, formarnos, conseguir equipos, y para hacer todo eso tuvimos que generar una estructura legal (que es una asociación civil), gestionar recursos. Es muy fácil sacar un volante diciendo: queremos tener una radio comunitaria. Pero nosotros lo hicimos, y eso es de un costo humano muy grande. Eso que es tan sencillo en una comunidad, en un pueblo, en una organización social, si lo trasladamos a en una nación es mucho más complejo. Porque una nación se compone de muchos sectores que tienen que estar incluidos en un gobierno, y todos esos sectores pujan por intereses de una manera brava, y los que más pujan son los que más poder tienen, y los que más poder tienen son los que más dinero tienen. Nosotros somos parte de un proyecto político que quiere ser gobierno y que quiere incluir a las clases populares y a los que menos tienen, y quiere redistribuir las riquezas de un país, que no son de un sector, son de todos. Y no lo digo yo que soy de Semillas del Sur, o del Frente Ciudadano o de la Martín Fierro. No lo dice una constitución kirchnerista y ni comunista. Lo dice la constitución liberal de Alberdi y la reforma del 94: los recursos naturales de la Argentina son de todos. Por lo tanto esa distribución de los recursos tiene que ser equitativa. Yo coincido con todos los partidos de izquierda en sus planteos programáticos, te diría en un 100%. Ahora: no los he visto gobernar mas que un centro de estudiantes. Y no es una crítica mala. Tengo un montón de compañeros, hermanos y amigos militando en la izquierda, de los cuales tengo un respeto impresionante por su formación académica y política. Y por su acción política”.

 

La semana pasada, el ya Jefe Comunal electo de Villa Ciudad Parque afirmaba a Telediario Federal: “Este triunfo es el fruto y resultado de muchos años de lucha y militancia, es una fuerza viva que no ha parado. Ahora hay que poner en práctica lo que fuimos haciendo y resolviendo por fuera del estado dentro del estado y responder a todos los ciudadanos. Y es un doble triunfo porque hemos derrotado en las urnas al aparato más fuerte de la provincia en su mejor momento. Lo interesante es que mucha gente que nos votó a nosotros votó a Schiaretti gobernador. Me parece que hemos sabido trabajar y representar a todos los sectores de la comunidad, una comunidad que tiene 1.600 electorales, y seguramente a partir del censo 2020 sea municipalidad, porque estamos superando los 3000 habitantes. Desde 2009 decidimos conformar un instrumento político local que pueda representar a los vecinos para desde el poder del estado contribuir a la justicia social, a un ambiente sano, a la diversidad cultural y a la economía sustentable. Esos son nuestros ejes fundamentales de gobierno. Nosotros tenemos una concepción de la política que tiene que ver con la participación ciudadana y el protagonismo de las organizaciones de la sociedad civil. En mi caso represento a una, pero en nuestro pueblo hay un club social, las cooperadoras de la escuela y el dispensario, las agrupaciones gauchas… que para nosotros son la base social y política de un gobierno. Porque realmente, muchas veces, cuando el estado se ve complicado de llegar a ciertos rincones de la sociedad, los que terminan llegando son estas organizaciones sociales. Está bien que en una comuna chica el estado debería tener un control mucho mas preciso sobre todas las necesidades y particularidades de nuestra geografía, pero nosotros vamos a tener un gobierno que va a fortalecer y trabajar conjuntamente con toda la comunidad organizada, porque creemos que ahí es donde nace y está realmente la esencia de un pueblo, donde se encuentran las necesidades y las riquezas de una comunidad. Los que más conocen del bien común de un pueblo son precisamente los ciudadanos que se organizan para este fin. Es un experimento que estamos muy ansiosos de llevar a cabo, porque no solamente va a repercutir en nosotros como militantes y en nuestra comunidad, sino que va a ser un claro ejemplo para un montón de organizaciones sociales para poder disputar espacios de poder en el estado en otras zonas de Córdoba. Tenemos grandes desafíos. Nuestra idea es dedicarnos por completo a la tarea que nuestros vecinos nos han otorgado con el voto en las elecciones del domingo pasado, y lo vamos a hacer con mucho gusto y responsabilidad, teniendo en cuenta que ese voto de confianza tiene que ver con las necesidades del pueblo y también sus riquezas. Este nuevo modelo de gestión va a tomar en cuenta esas riquezas para protegerlas. Villa Ciudad Parque es la entrada norte del Valle de Calamuchita. Tenemos el Dique Los Molinos, una costa muy grande, el río Los Reartes, por lo tanto tenemos una geografía que tiende a parecerse a Villa Carlos Paz y no es el modelo de desarrollo que queremos para nuestra comunidad. Y evidentemente no es el modelo de desarrollo que quiere nuestra comunidad tampoco. Vamos a fomentar el turismo, que es nuestra principal fuente de ingresos, pero de manera sustentable. Que la gente que nos visita también respete nuestro entorno. Es muy interesante que la gente conozca este lugar pero también lo cuide”.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload