Charlas del Monte

October 1, 2018

Por Tomas Astelarra

 

XVII El Prode de las elecciones y otras cuestiones paramilitares

 

Ir a cenar a lo del comandante CH es un momento maravilloso que surge de una sumatoria de  causas o razones. La primera es que el comandante CH es un ser maravilloso, con sus historias ancestrales de inmigrantes del oriente europeo, sus enciclopedia de saberes prácticos y técnicos que te salvan de cualquier embrollo, el empeño o corazón que pone en su militancia en la comunicación popular, el arte y la economía social, a pulmón, mientras arregla lavarropas y heladeras, pero sobre todo, un importante pasado como chef que hace que cenar en su casa sea una aventura deliciosa. Nunca un guiso de arroz yamani con verduras o una prepizza con queso fresco con salsa de botella, incluso una buena milanga de pollo con puré. El comandante CH sorprende con platos extravagantes y deliciosos, hechos sin mucho presupuesto y sobre todo: ¡sin ayuda!

 

El comensal invitado se limita a traer un buen vino, sentarse en la mesa y darle algún tema de conversación mientras el revolea ollas y cuchillos, verduras, carnes y condimentos, con la magia del ratón miguelito en  ese corto que en la infancia nos pasaban en los cumpleaños cuando todavía no se había congelado walter y no nos habíamos enterado que el dichoso ratón miguelito era uno de los principales voceros del sistema capitalista.

 

Todo esto, sumado a su deliciosa familia, la variedad y exquisitez intelectual y humana de sus comensales, su amplia cocina de casona vieja y el silencio del monte que lo rodea a uno cada vez que quiere salir a fumarse un pucho mirando el Champaqui.

 

Una invitación a cenar del Comandante CH es como ganarse la lotería.

 

La última vez que me gane la lotería pinto charla política institucional, cuasi electoral. Estaban el Tío Luis, el compañero Pelacini, el payaso Moteiuka con un par de secuaces y niñes, la maestra zurda de la escuela secundaria, la vendedora de juguetes de madera (ex piquetera), la señora que usa la escoba como muleta, Suipacha Kamacho y el Dr Lopez (pingponguista profesional).

 

Yo insistí en que para conocer por donde iban los tiros, además de las charlas con les cumpas de la CTEP, les chasquis sudakamericanes, les familiares y vecines macristas, el caraelibro, el quetepasa y la rnma, había que ver a los periodistas (u operadores periodísticos) hegemónicos. Aseguré que mi preferido, además de las entrevistas de Novaresio, era el pelado Pagni, que últimamente opera de manera tan descarada que entrelíneas se puede leer clarita la estrategia del gobierno. Incluyendo sus furcios de la semana pasada cuando, hablando del nuevo acuerdo con el FMI, dijo que había que ver si el gobierno podía cumplir esa promesa electoral de reducir “sincera (¿mente?)”, perdón “significativamente” la pobreza. Poco después, en la misma nota en el canal de La Nación aclaró, refiriéndose a los cuadernos de Bonadio, que “el gobierno avanza, perdón la justicia avanza” blablablalaba. Dije que hace tiempo Pagni sostiene la teoría tan difundida de la paridad de intención de voto entre Macri, Cristina, y el “peronismo responsable”. Descarta soberanamente a Cristina, que jamás podría ser candidata después de los cuadernos de Bonadio, pero en su intención de ensuciar al resto del peronismo muestra las cartas de una manera bastante “boleta”, dirían los colombianos y no precisamente refiriéndose a las elecciones. Como cuando dijo que encuestas que habría encargado Schiaretti anuncian una drástica reducción de los votantes del Pro en su provincia, al punto que el ex segundón de Cavallo podría arrepentirse de no haberle hecho caso al Pepe De la Sota y ser el aliado de Cristina en Córdoba.

 

- ¿Treinta por cientooooooo? Si entre Pichetto, Urtubey, Massa y Schiaretti juntan menos votos que el FIT. Tarde o temprano van a terminar tranzando con Cristina- se queja Pelacini, que hace rato apuesta por un guiso de sapos peronistas para ganarle a Macri -Si Cristina no tuviera chances de crecer electoralmente no estarían amenazando con meterla presa como a Lula.

 

- Además-opina la ex piquetera que fabrica juguetes para niñes-si la CTEP aguanta y Grabois y Pérsico van con Cristina, yo creo que todos los arrepentidos de la triple A (autonomistas, autogestivos, anarquistas) van a terminar votando. Y son otro treinta por ciento de gente que no vota.

 

- Y ahi Cristina gana- afirma Kamacho- porque viste que acá las elecciones en Argentina son como el Prode. Si Cristina ya consigue 10% de votos más y le saca una cabeza a Macri, entonces todos los que apuestan por el ganador se vuelcan pa' ese lado y gana con el 50%.

 

- Espero que esta vez seamos un poco más piolas y no agarremos un vuelto sino una buena tajada. Al menos un par de ministerios. “Porque al final Cristi”, le va a decir Pérsico, “los chetos de la Campora sin guita no funcionan, y los peronchos de derecha sin guita te garcan. Nosotres no solo seguimos luchando sino que encima le sacamos guita al enemigo con la lucha en las calles”-especula la señora que usa la escoba como muleta.

 

- Igual te digo que yo la voto, hasta incluso le hago campaña, pero una vez que saco a este hijo de yuta y pongo a la yegua en el gobierno, agarro lo tajada, me pongo una fábrica de birra casera, amplio la huerta, compro un par de chumbos y me pongo a esperar el apocalipisis- aclara el payaso Moteiuca.

 

- Si, a ver si en la bolsa de gatos terminamos contagiados de gente como el boludo de Dady Brieva haciendo escándalo porque los medios le pegan diciendo que sus hijes van a buen colegio siendo que bien se merece la tarasca que tiene después de veinte años de venderle a la gente el humor más boludo y machista de la historia argentina.

 

- Te descuidas y fue el padre del voto de Cambiemos. Para eso hubiera hecho como Miguel del Sel que por lo menos triplicó su fortuna vendiendo merca en Panamá- aclara López.

 

- Bueno, peor haber quedado como Ottavis mandando ese mensaje lamentable contra la droga con la virgen de fondo en medio de denuncias de corrupción y paramilitarismo-aclara la maestra zurda.

 

- ¿Ottavis es paramilitar?-se sorprende el comandante CH mientras raya nuez moscada en la salsa blanca y mete el matambre tiernizado al horno con una pata.

 

- Y... parece que alguna vinculación tiene en Moreno y San Isidro con la Compañía de Reserva Teniente Coronel Mohamed Alí Seineldin- confirma Pelacini mientras se atraganta por adelantado con el sapo que se va a tener que comer en su vocación paraperonista.

 

- ¿la queeeeee…..?-pregunta Kamacho.

 

Parece que hubo 17 detenidos en 27 allanamientos en 4 provincias ordenadas por un juez de Bell Ville según una investigación de la Oficina Antiterrorista de Córdoba donde hallaron armas y otras situaciones que hablarían de un grupo paramilitar-profundiza Pelacini que esta siempre bien informado.

 

- ¿Pero desde cuando los medios usan la palabra paramilitar? ¿Será que no pueden decirle terroristas de derecha?¿Si ni siquiera dijeron que Mi Sangre o ni hablar del excelentísimo asesor en Seguridad Democrática del excelentísimo presidente Mauricio Macri, Álvarito Uribe era paracos? Si la paramilitar es Patricia Bulrich, gendarmería, la policía y el ejército argentino entrenado por asesores israelitas y colombianos matando mapuches, campesinos del Mocase y anarcoecologistas varios-me indigno después de años de tratar de imponer el tema de los paramilitares en Argentina para que ahora me choreen el concepto mal y pronto los periodistas de la Voz del Interior.

 

- Y…debe ser alguna interna. Como los narcos. Parece que combaten a Los Monos pero al final es que se quieren quedar con el negocio. O la ida de Nicky Caputo, que al final parece que era representante del mercado y no del FMI. Quien hubiera dicho que no eran lo mismo-se soprende López.

 

- Lo bueno es que son tan angurrientos que se pelean como locos por la torta. No solo no quieren repartirla con nosotres les pobres, sino que después se la sacaron de la boca a la clase media, se la chorearon a los industriales y ahora hasta se metieron con Roca, Techint y la mar en coche. Si hasta parece que Franco Macri está re caliente porque él hace negocios con los chinos y su hijo le está vendiendo el agua y los parques naturales a los gringos-aclara la soña que usa la escoba de muleta.

 

- ¿Y todos esos arrepentidos donde te crees que van a ir a tocar la puerta, a la casa de Schiaretti, de Pichetto, de Massa? Van todos al Instituto Patria a poner la tarasca- se emociona Pelacini.

 

- Ojo que si Massa va con Tinelli…Esa es la verdadera alianza narcoperonista-le mete pica López.

 

- Cristina va con el Diego-retruca Pelacini

 

- Eso si a Cristina no la meten presa-dice desde la puerta fumando pucho el Tio Luis.

 

- Igual la fórmula Kirchner-Maradona va como loco. Lo ponen a Máximo y se acabó la joda-le tiro un pase a Pelacini- Ese muchacho lo tienen guardado. 

 

- ¿Pero entonces Grabois iría de candidato a qué?

 

- Y… por ahí le dan el cargo de Defensor del Pueblo que le cagaron la otra vez.

 

En Traslasierra hay varios factores que desdibujan la crisis del país y llenan de ironía las charlas políticas. En primer lugar: no hay dólares. En segundo lugar: no hay dinero en general. En tercer lugar: no hay trabajo estable. En cuarto lugar: hay huertas y frutales, trueque abundante, cooperativas, vecines solidaries, carne cuatrereada, huevos y pollos de campo, miel y aceite de oliva, leña y un paisaje que cuando lo miras solo atinas a reflexionar: que looooco está este mundo. Y prendes el último canuto de esas flores que trajo el otoño, y pensás en los amigos, y entonces ves el wup y el comandante K pregunta: ¿qué vas a hacer esta noche?  

 

Aclaración o Advertencia: Por si no se dieron cuenta pero estas charlas, relatos, columnas, son ficción. Ciencia Ficción Jipi

 

DIBUJO: Nicolas Masllorens

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload