Entrevista a brigadistas internacionalistas vascos de la organización Askapena

September 4, 2018

Por Mariano Pacheco

 

Conversación con  Aitor Arzuaga y Luken Arcarazo

 

Qué nos contarían sobre la historia de la organización Askapena que ustedes integran.

 

Antes que nada, aclarar que no estamos acostumbrados a hablar castellano, y aunque llevamos en Córdoba más de una semana, aún nos cuesta hablar fluido castellano.

Ahora bien, no somos miembros de Askapena pero venimos como brigadistas de Askapena. Askapena tiene treinta años y hace dieciséis que la organización viene a Argentina y Uruguay. Es una organización internacionalista y su trabajo es tejer lazos de solidaridad entre pueblos. Venimos para aprender de diferentes organizaciones y colectivos de vuestro país y contar nuestra historia y así darnos fuerza mutuamente: tejiendo lazos y haciendo contactos para que el año próximo venga más gente y se refuerce este lazo de unión entre nuestros pueblos.

 

Treinta años dentro de una lucha de un pueblo que lleva muchas décadas más.

 

Euskal Herria es País Vasco en nuestra lengua. El euskera es un pueblo que lleva muchísimos años luchando por recuperar su soberanía y defender la lengua y su cultura que imperios franceses y españoles han llevado atacando durante quinientos años. En eso estamos y en eso hemos estado todos estos años. Siguen sin reconocer nuestra soberanía, atacando nuestra cultura y nuestra lengua. Para resumir un poco esa historia, siempre los procesos de pérdida de soberanía y ataques a la cultura han estado relacionados a los procesos de expansión del capitalismo mediante el imperialismo.
Tenemos diferentes ejemplos, como sería la colonización: la primera pérdida de soberanía total que sería en 1512 también está muy relacionada con vuestra historia aquí en Latinoamérica. Y con los reyes católicos que, después de mandar los barcos a Latinoamérica, atacaron el reino de Navarra, donde se encuentran nuestras raíces vascas; nos conquistaron, nos quitaron toda soberanía.
Otro ejemplo sería la industrialización. Después de la pérdida de soberanía, se da un proceso de industrialización en lo que es el País Vasco y hay diferentes formas de levantamientos: campesinos, huelgas de trabajadores.
La próxima fecha importante sería la Guerra Civil Española, en la que nuestro pueblo estuvo en gran medida a favor de la República. Perdimos, y vinieron cuarenta años de dictadura en la que nuestra lengua fue exterminada, prohibida, y por eso perdió muchos hablantes. En la década de los '60 se crea un grupo cultural que apoya el habla del euskera y empieza a darse un resurgimiento cultural. Del resurgimiento cultural pasa a la resistencia armada y esa resistencia armada se va llevando a cabo hasta el presente, hoy prácticamente la lucha armada ha dejado de existir.
La lucha armada ha tenido diferentes momentos, algunos más fuertes, otros con más debilidad; algunos con más apoyo, otros con menos apoyo. De este período, la fecha más señalada sería la muerte en Madrid del sucesor de Francisco Franco: Carrera Blanco.
Este movimiento ha tenido un apoyo muy fuerte de nuestro pueblo, más del 25%. Y aquí estamos: seguimos existiendo y seguimos pensando que tenemos que dar lucha.

 

Cómo se expresa esa resistencia cultural en la vida diaria de los habitantes del País Vasco. 

 

Está muy relacionada con la reivindicación del euskera y de la identidad. Hay un movimiento político y social muy importante que tuvo una arraigo muy importante aquí en Latinoamérica y que estaba muy relacionado con la lucha social y contra la crisis del capitalismo que sufríamos allá por los años '80: desindustrialización, pérdida de empleo, mucha gente protestando en la calle. Esto tuvo que ver también con el auge del accionar armado de diferentes grupos. Y en lo cultural, la contracultura tomó mucho poder.

 

 

Nos interesa indagar sobre los nexos que pueden tejerse entre Argentina, o la provincia de Córdoba, y el País Vasco, respecto de las perspectivas de la lucha contracultural.

 

Allí tenemos centros autogestionados. En cada pueblo hay un centro muchas veces ocupdo, otras veces mediante algún pacto institucionalizado. Y ahí se juntan los jóvenes en asamblea y generan alternativas culturales que están contra el sistema: películas, teatro, conciertos de manera contracultural. También radios independientes, fuera de la lógica del dinero.

Estos centros serían el eje de la contracultura. Allí nacieron muchos grupos que conoceréis seguramente como Eskorbuto, La polla récords, Cicatriz. Es una herramienta muy importante a nivel musical porque los grupos que recién empiezan alla, tienen una oportunidad totalmente gratuita, no pagan por tocar, al contrario. Es una oportunidad muy importante y estamos orgullosos de ello. Incluso, también se crean jornadas de intercambio de experiencias. Otro eje importante son casas que sacan discografía, ha habido muchas y siguen funcionando algunas con gran fuerza.

 

Otra situación por la que se ha conocido al País Vasco en Latinoamérica ha sido por la situación de los presos políticos. Es una situación que es de historia pero también de actualidad.

 

Seguimos teniendo más de trescientos presos políticos. Hemos tenido muchos más antes. Ha habido diferentes escaladas represivas y las cifras aumentan.

El máximo número de presos que tuvimos fue más de ochocientos. Y ahora tenemos entre trescientos y cuatrocientos. Ayer liberaron a uno, y hoy a otro. Han cumplido su condena, no nos han hecho ningún favor ni ninguna negociación. No ha cambiado en nada la actitud del gobierno español ni del francés, siguen los casos de represión, sigue esa tortura a las familias que se llama la dispersión: los presos están lo más alejados que se pueda de sus casas. Con la excusa de que en la cárcel los presos tejían organizaciones clandestinas, los mandaron a más de mil kilómetros de sus familias. Ha pasado que familiares que han ido a visitarlos, han muerto en las carreteras. La Constitución española que tanto odiamos establece el dereho de las familias a visitar a los presos en las cárceles más cercanas. Esta legalidad de excepción pareciera no terminar y queremos mandar mucha fuerza a nuestros presos y pedir la liberación de todos.

El final de la dispersión, según el gobierno español, se daría si la actividad acabara y la organización se disolvía. Pero no ha pasado nada de esto. Eso explica cómo funciona el gobierno español y su aliado el gobierno francés, que jamás cumplen su palabra.

Venimos de Europa, la gran Europa que tan bonita es y mira cómo están las cosas ahí.

 

Para finalizar, siempre pedimos a nuestr*s entrevistad*s que nos recomienden un libro y una película.

 

Recomiendo la primer novela de un amigo novelista que saldrá pronto. Está en euskera. Pronto se traducirá al castellano.
Otra es "Negación punk en Euskal Herria". Sí está en castellano, la podéis leer. Es la historia de cómo se formó este núcleo de tantos grupos, por qué tienen tanto arraigo en nuestro pueblo, tiene gran relación con la cultura que hay allí.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload