“Me dieron ganas de tener un jefe y asesinarlo”. Sobre el binomio de obras de teatro “Gloria Genet”

“Quietas, les susurro, apuntándolas, lentamente acercándome, quietas mis dulces y negras moscas. Se quedan tiesas sobre el vidrio, estupefactas; y entonces zas, aplasto una con el índice y me la meto en la boca: esa mosca levemente amarga patalea agónica sobre mi lengua.”

Lina Meruane, Fruta podrida

Por M. Emilia Francia

Gloria Genet es un binomio de obras teatrales sobre la poesía de Jean Genet. “Santa jaula” y “Cuartito criminal” son creación del equipo formado en el Estudio Escénico La Potosí y se presentan sucesivamente en una misma soirée que conjuga teatro y artes plásticas. Al binomio de obras de teatro se le suma “Indecorosxs”: una muestra de artes visuales en torno a lo queer expuesta en la antesala del teatro La Luna de la ciudad de Córdoba.

El diccionario define binomio como una expresión compuesta de dos monomios separados por un signo de suma o resta. En Gloria Genet, un intervalo entre obras opera como signo de suma y de resta. Un respiro necesario, pero breve. Porque queremos más.


Santa Jaula: “si va a morir gente, votemos quiénes”

Hay tres tipos encerrados. Uno de ellos declara: “qué hundido estoy en un sueño irreal”. Su voz se escucha grave, modula un tono solemne. Lo sabremos: es el criminal del hecho poético. El hombre de boina negra, el (¿poeta?) amigo de los poetas. El de la mano en la lata y la filosofía en la punta de la lengua.

¿Cuándo se vuelve el delito un hecho poético? Según cómo te acomodes con los bienpensantes. Ése que está de negro es el marginal entre los marginales. No empuña la daga de la misma forma que los otros. Tal vez no delinque por aburrimiento o desesperación si no porque sabe (ahora sabe) que “lo que está mal, está mal. Y lo que está bien, también está mal”. Pero no lo ha charlado con la vieja en la visita. A lo mejor lo leyó en algún libro que le trajo alguien de la universidad.

La ortopedia catártica de estos desesperados: la poesía y el rock nacional. Perlongher, Pizarnik y Luy: una muestra de quienes pactan con Genet hasta las últimas consecuencias para “amenazar al éxito de muerte”.


Cuartito criminal: “nos envenena con tanta bondad”

La señora es guapa, la señora es buena, la señora es dulce. La servidumbre es una mierda. Quien haya relegado a la servidumbre las tareas que desprecia no merece más que rencor. Nadie quiere limpiar inodoros.

De mandatos indiscutibles y tareas porque sí sabemos las mujeres. Y también sabemos de rencor y de desprecio, ¡faltaba más! “Dos hermanas para nada sororas” se lee en la descripción técnica elaborada para Cuartito criminal. Tal vez la sororidad sepa bien de rencor y de traiciones. En definitiva, porque le debe fidelidad a la desobediencia.

Los cuerpos femeninos que aquí sacan la voz no le temen a la obscenidad y nos hacen respirar una atmósfera de asco. “Yo soy hombre y soy bueno: las dos cosas matan.” El señor y la señora nos dan asco. Sus camas con doseles suntuosos, su moral resplandeciente. De nuestros vientres los pariremos muertos si es necesario para dejar de fabricarles servidumbre.

Pactamos ciegamente con estas hermanas, sin el mínimo margen de duda: “nunca confíes en la persona que te limpia los zapatos. En el fondo te odian; y si pudieran, te matarían.”


Posdata técnica

Hacen Gloria Genet: Pablo Chiaretta (escenografía); Marianela Verna (fotografía y gráficas); Edgar Tula (vestuario y ambientación); Santiago San Paulo (dirección).

Nicolás De Angeli, Lisandro March y Federico Fernández actúan Santa jaula; colaboran: Kiro Yupar (asistencia en lanzamiento de cuchillos) y Guillermo Leoni (asistencia de dirección). Agostina Ferreyra e Isabel Alvarellos ponen cuerpo y voz en Cuartito criminal; colaboran: Celeste Onaindia (asistencia en imágenes corporales) y Paulina Baró (asistencia de dirección).

Son Indecorosxs, una pulsión que se define con la libertad que abre puertas y salta a un vacío: Corazón Reptil, Ripio del Río, Jeff Clover, Cimi Urano, Jimena en Crisis.

El binomio Genet más la muestra Indecorosxs seguirá todos los viernes de septiembre, desde las 21 horas en el teatro La luna: Pje. Escuti 915, Barrio Güemes, Córdoba Capital.