200 años de Marx entre nosotros. Entrevista a Susana Roitman

Entrevista a Susana Roitman, autora de El torno y la molotov (entre otras publicaciones), licenciada en Filosofía, doctora en Sociología y profesora en la Universidad Nacional de Villa María.

Es en el contexto académico de la Universidad donde se realizarán las jornadas en homenaje por los doscientos años del nacimiento de Marx.

Sí, se llama "200 años de Marx entre nosotros" y con este título queríamos destacar la permanencia de un pensamiento revulsivo y crítico que siempre está produciendo torsiones en el mundo del pensamiento burgués; aquí estoy tomando una expresión de Etienne Balibar, y también la idea de que es el horizonte impasable de la época, como decía Sartre, porque mientras exista capitalismo es difícil eludir la descripción y la fuerza crítica del pensamiento de Marx.


Y en esta época, Marx parece volver. Después de esos años '90, post caída del muro de Berlín, ¿te da la misma sensación?

Sí, la idea de alguien que siempre vuelve, que siempre lo matan y vuelve, la idea de ave fénix es una idea extendida. De hecho, hay un libro de Daniel Bensaid que se llama Marx ha vuelto y también hay otros textos con la idea de volver; pero la pregunta es si alguna vez se va, porque aun cuando el pensamiento quede algo velado por la hegemonía del pensamiento único, del pensamiento neoliberal, siempre queda la ceniza de donde puede nacer otro fuego y siempre ha pasado. Me parece que durante todo el siglo XX y lo que va del XXI, esta vuelta de Marx se repite y se resignifica porque siempre hay otro contexto, y en este contexto, de nuevo parece que Marx está dando cuenta de lo que pasa. Con esto no quiero ser dogmática, simplemente plantear el asombro que nos produce un pensamiento que es un clásico y que siempre nos está interpelando. En este sentido me parece un fenómeno extraño (no sé si habrá otro pensamiento de tal caladura) que parece que siempre tiene cosas nuevas para decirte y además con este estilo irónico, muy negligé si se quiere, pero con esa rigurosidad que muy pocos pueden mostrar en cuanto a pensamientos fuertes.


Espectros de Marx escribía Jaques Derrida a comienzos de la década del noventa, en un contexto muy diferente (post caída del muro de Berlín) con un Marx que parecía morir con la muerte del trabajo, de las ideologías, de la historia (ya no se sabía qué más se podía matar) y de algún modo tuvo una pujante actualidad sobre todo a partir de 2008 con la crisis internacional. Alguna vez leí por ahí, en las encuestas de ventas de libros, que a partir de 2008 El capital fue un libro que se empezó a vender muchísimo.

Así dicen, porque la verdad es que es muy explicativo de las crisis del capital y me parece que por ahí se ha academizado en lo explicativo de las crisis económicas. Pero lo valioso es pensar todas las aristas del pensamiento de Marx, en donde las crisis económicas no tienen una lógica estrictamente económica sino que tienen esta lucha de clases que está poniendo siempre en cuestión al propio sistema y al mismo tiempo esta tensión que parece no terminar de resolverse (pero que es la propia dialéctica): la tensión que nunca se resuelve en un solo movimiento. Entonces la tensión entre historia y estructura o entre acción y lógica económica, es la tensión que, si la miramos desde un punto de vista de la lógica occidental, aristotélica, decimos que es un pensamiento al que le falta argumentación pero que justamente lo valioso es esta falta que siempre tiene para cerrarse, esta tensión que siempre da cuenta de lo histórico y de lo estructural al mismo tiempo.


En el taller que coordino en el Café del alba, sobre introducción al pensamiento de Karl Marx, siempre destaco (sobre todo en los primeros encuentros) este costado militante de Marx, que a veces parece olvidársele a la academia, siendo que fue miembro de la asociación internacional de los trabajadores, redactor del Manifiesto comunista junto con Engels (por pedido de la liga comunista) donde uno puede ir viendo un Marx que va escribiendo, pero también un Marx volcado a la militancia. Quería preguntarte por estas jornadas que se van a realizar aquí en Córdoba y por tu trayectoria donde, de algún modo, siempre se te puede ver en conflictos obreros o vinculada al activismo. ¿Qué hay de ese legado, de ese espíritu militante de Marx, que se puede encontrar en las prácticas o en estos cruces como los que se pueden producir en estas jornadas?

La idea de praxis es la clave: comprender y transformar como un mismo movimiento. En este sentido, nosotros apostamos a la transformación del sistema, nuestra propuesta es anticapitalista. Digo "nuestra propuesta" porque estamos trabajando con un grupo de investigación que es el Observatorio de Conflictividad Laboral de Córdoba (con el que producimos juntos y colectivamente) con quienes intentamos esta escala posible de realizar y poner en práctica esto de comprender y transformar. Es decir, nos comprometemos con los grupos que están trabajando, no tanto como espacio de formación, sino como espacios de construcción colectiva de conocimiento con las luchas obreras.


Estamos a un año de que se cumplan 50 años del Cordobazo, en un mes de mayo que trae remembranzas de otras fechas como El Mayo Francés, El mayo Mejicano, "la revuelta global" como titularon los amigos del portal Contrahegemonía (en el dossier que han sacado) y también a 100 años de la reforma Universitaria. De algún modo, entre este año y el que viene, Córdoba está atravesada por estos aniversarios redondos. ¿Cómo estás viendo la situación del movimiento obrero y estudiantil en la actualidad, aquí en Córdoba? Por acá, hace poco nos preguntábamos si dónde hubo fuego cenizas quedan.

Me parece que esa es la pregunta del millón y creo que esa pregunta tiene la respuesta de Benjamin: el pasado es algo que relampaguea en los momentos de peligro. Creo que esto es lo que nos queda y que siempre esto es rizomático, que aparece cuando menos lo esperamos. Creo también en lo que decía Aricó de Córdoba como "ciudad de fronteras", pienso que son tantas las lógicas que se cruzan, que es difícil decir “Córdoba es el Cordobazo”, “Córdoba es la Reforma” o “Córdoba es "la de las campanas", más bien creo que son muchas Córdobas que se juntan en un punto geográfico y que la Córdoba activista está vital, está fuerte. En todo el movimiento obrero argentino hay una recomposición difícil de describir, pero en Córdoba hay ciertas particularidades que la marcan, que quizá no estamos viendo o no son tan visibles pero que están ocurriendo subterráneamente. Además, se visibilizan un montón de cosas en el transporte urbano, en la salud, en la docencia, en la economía popular, que me parece que es muy interesante (con la reciente marcha federal hacia Buenos Aires), que van mostrando estas emergencias que se están construyendo con mucha dificultad, por la embestida conjunta de la patronal, de la burocracia sindical y del estado, que resulta duro de combatir. Aun así, hay un montón de puntas interesantes como para trabajar, para pensar y para tener optimismo de la voluntad y el de la razón.


Estamos a una semana del inicio de estas jornadas de homenaje a Karl Marx, a 200 años de su nacimiento, y entre otros invitados estará Aldo Casas...

Aldo Casas (antropólogo) es una persona con muchísima militancia, muy sensato y con un gran conocimiento de Marx; y Nicolás Iñigo Carrera es un estudioso; director de PIMSA (Programa de Investigación sobre el Movimiento de la Sociedad Argentina), con un perfil bajo pero de una constancia y de una rigurosidad en el dato que lo hacen, de los intelectuales marxistas, uno de los más consecuentes. Así que este ciclo va a tener una excelente inauguración. El martes 19 con Fernando Aiziczon y Lisandro Levstein vamos a trabajar sobre salario, precio y ganancia, desde una lectura estratégica y política. Luego, en la primera semana de julio, vamos a combinar la militancia con la reflexión teórica (esto que es la praxis) con un panel muy interesante que se llama Praxis de Izquierda, donde vamos a invitar a militantes de distintas agrupaciones que se auto perciben dentro del marxismo, tanto de movimientos sociales como de partido. Vamos a tratar de discutir allí la pregunta por la recomposición del movimiento obrero, si la hay o no, en qué estado está la lucha anticapitalista, las dificultades para la unidad y todas estas cosas que nos preocupan a los militantes de izquierda, no formalmente incluidas en las organizaciones. La cuarta jornada, que va a ser en agosto, será sobre arte y política y allí vamos a invitar a la huella frankfurteana (gente que trabaja sobre Benjamin, Adorno, Marcuse). Y por último Marx en América Latina, donde trabajaremos las huellas, la recepción de Marx, también pensando el hoy.

La idea de vigencia de este pensamiento siempre revulsivo y siempre desafiante es por lo que me parece clave mantener su vitalidad y no encerrarlo entre las paredes académicas. Estudiar sus posibilidades porque, como decía anteriormente, su vigencia está en la torsión que produce en el pensamiento burgués, que tiene que ver con la imposibilidad de separar la economía de la política.

Tags: