La Salamanca. Música, capitalismo y cambio social

May 20, 2018

 

Por Germán Pighin

Hay un lugar, un lugar perdido, que solo los más desesperados valientes llegan a conocer. En lo más impenetrable del monte, oculto, hay una entrada que conduce a una cueva. Claro, si el territorio donde nos situamos es, por ejemplo, el monte  santiagueño o el tucumano, pero si nos trasladamos más lejos y en otro tiempo, por ejemplo digamos: el sur de EE.UU, en esa economía que creció al ritmo del algodón y los esclavos negros podemos encontrar el mismo mito, ahora llamado La Encrucijada.

Si buscamos el mito fundante, lo encontraríamos en la lejana Europa o más allá en el oriente lejano, aún así, todos comparten un mismo anhelo: el reconocimiento.

Quienes se muestren capaces de andar temible recorrido pasarán una serie de pruebas hasta firmar un contrato que otorga no sólo el talento para ejecutar  un instrumento sino también la fama y la riqueza necesaria para satisfacer su vida mortal… y he aquí el dilema: tamaña adjudicación viene a contraprestación de otorgar su alma al mismísimo diablo…

¿Cómo no llegar hasta La Salamanca o La Encrucijada? es un camino que desde el nacimiento del capitalismo el músico intenta desandar, con menor o mayor fortuna.

Se nos ve de negro vestidos. (Siete enfoques sobre el heavy metal Argentino)

 

¿Cuándo se pasa de ser un fenómeno social, en determinado contexto, a constituirse como una expresión popular?

El libro compilado por Emiliano Scaricaciottoli, con prólogo de Sandra Gasparini, titulado Se nos ve de negro vestidos intenta responder con rigor académico en clave de ensayos esta pregunta.

Al abordarlo como una expresión cultural y social que tiene mucho por decir sobre la época en que se desarrolla y la relación que con ella tienen determinados actores sociales, va demostrando página tras página la institucionalización de este movimiento, que encuentra dos fundaciones tan lejanas como cercanas: la primera con Black Sabbath en la proletaria Birmingham del año ’70, y la segunda en el también proletario conurbano bonaerense de finales de la última dictadura en Argentina.

El Heavy Metal o Metal Pesado fundado, desarrollado y establecido en la vida social, parte de una generación intermedia que historiográficamente podemos situar entre el golpe de 1976 y el 2001.

Si entendemos que la  posición en la estructura social conforma la identidad de los sujetos, este período atraviesa una profunda crisis, donde las identidades fuertes (políticos/sindicales) salen derrotadas del mayor escarnio que sufrió Argentina.

Conforme a esta derrota histórica las identidades se fragmentan; aunque no van a perder el carácter de clase, sí construyen subjetividades más complejas.

El Metal Pesado, en Argentina, tiene desde su fundación un carácter de clase que, por ejemplo el Punk más influenciado por Sex Pistols que por The Clash, no va a lograr alcanzar.

Una expresión de estas características, que en la siguiente década van a marcar a fuego a una generación de luchadores sociales (todos recordamos la sonrisa de Darío Santillán y la campera abierta que dejaba ver una remera de Hermética), estaba necesitando un trabajo riguroso, un primer paso desde la academia para empezar a fortalecer un cuerpo entre la militancia del ensayo y esta expresión popular musical.

Los siete ensayos que compila Scaricaciottoli nos muestran un Heavy Metal Argentino desde una óptica que no es la periodística y nos deja desentrañar un núcleo que va más allá de la música, y que se construyó una identidad e idiosincrasias que están lejos del rock hecho durante la dictadura, en primer lugar; en segundo lugar, lejos del -Metal proveniente de la costa oeste de EE.UU; y en tercer lugar, lejos de la pomelizacion del Rock y que merece un análisis histórico como objeto y sujeto.

De ese primer puntapié para la visibilización y el reagrupamiento que fue la Primera Feria del Libro del Heavy Metal realizada en el 2013 a este libro pensado para trabajarlo como insumo literario en el ámbito académico el G.I.I.H.M.A (Grupo de investigación interdisciplinaria del heavy metal argentino), va dando pasos seguros como colectivo  y nos ofrece la oportunidad de leerlos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload