Charlas en el Monte. Intervenciones del PJ (Partido Jipi)

April 24, 2018

Por Tomás Astelarra

 

El compañero Pelacini es un fiel lector de las Charlas del Monte. Mas mis continuas alocuciones al Jipi Matías en reuniones de la radio o la peña de Chaca, un día no aguanta más y me suplica: “Déjate de Joder. Tengo que conocer el Jipi Matías”.

La cita se acuerda para el martes a las nueve de la noche en el bar del Mario. El Jipi cae como siempre de elegante sport, paso descontrolado y una latita de birra en la mano. A su lado viene, inefable como siempre, Suipacha Kamacho, boludeando con el celular.

Nosotros ya estamos sentados en el Mario comiendo una pizza y su respectiva cervecita.

Apenas llega el Jipi, el Mario aprovecha pa’ la chacota.

-¿Sabe’ cómo te dicen a bo’?- le pregunta después de un gruñido a modo de saludo.

-Nooooo

-Burro abandonao

-¿Y por queeeeeé?

-Sucio, viejo, greñudo y siempre en la calle.

El Pelusa se descostilla de la risa y comienza a repartir saludos mientras baila al ritmo de Ulises Bueno.

Luego de las presentaciones de rigor, dos o tres birras, un verde del monte y unos tragos de aloja de piquillín, la conversación gira a la política.

Pelacini, peronista y kirchnerista hasta la médula está indignado por la intervención del PJ.

-Ya de entrada -aporto yo- si la noticia dice Servini de Cubría y Barrionuevo, hay chanchullo.

-La jueza Barababudia. Y agradecé que no fue el Momo Villegas, que en un campo de sindicalistas explotados descanse.

-Igual -aporta el Jipi- si yo mal no recuerdo Néstor intervino el PJ apenas asumió. Y la jueza fue Servini de Cubría.

-Noooooo -protesta Pelacini. 

-Y claro. Duhalde, siempre Duhalde. No te olvides que más allá de que al Néstor lo banco, llegó gracias a Duhalde y al Turco que se le acabó la tarasca pa’ la segunda vuelta. La renovación peronista siempre fue a los golpes y nunca tuvo mucho de renovación. Seguro que estaban Barrionuevo y Julio Bárvaro metidos.

-Es cierto. Pero ahora no creo que salga nada bueno de esta nueva intervención.

-Sí, pero no nos hagamos las carmelitas descalzas. Todo bien con los K, pero jugaban igual de sucio que Duhalde y Cambiemos, o ¿cómo te crees que convivían con Aníbal Fernández? Así que ahora si le ganaron jugando sucio no le echen la culpa al referí. Porque ustedes también lo abonaban, o abonaban, los jueces, sólo que ahora se quedaron sin la torta, la tarasca, la teta del estado. Y el pueblo está en bolas, porque en vez de empoderar al pueblo le dieron chupetines y televisores. 

-Es como los narcos, hay narcos buenos y hay narcos malos. Pero son todos narcos.

-Hay estados buenos y estados malos, pero son todos malos. Corruptos, represores y ladrones del pueblo.

-Hay peronistas buenos y peronistas malos, pero son todos incorregibles.

-Poner el giro a la izquierda y doblar a la derecha decía el General.

-Que era nazi.

-Paraaaaaaa- insiste Pelacini que no para de abrir la boca en forma de ohhhhhhhhh.

-Y armó un quilombo bárbaro con los castores en Ushuaia- agrega Kamacho. 

-¿Queeeeeeeeeé?

-Si mando veinticinco castores para impulsar la peletería en Tierra del Fuego y empezaron a reproducirse como conejos y ahora parece que hay como 100.000 castores que hicieron mierda el bosque y desviaron los ríos. Desmontaron un área igual a dos veces la provincia de Buenos Aires, incluso provocando conflictos limítrofes con Chile. Peor que Cristina y la Barrick Gold y Monsanto.

-Claro, igual que los sindicalistas. Armó veinte sindicatos y mira ahora el quilombo que tenemos. Se están comiendo toda la tarasca y desviando los fondos de las obras sociales.

-Hasta que llegó Quintana y Farmacity.

-A mí lo de los castores me hace acordar a esa frase que algunos le adjudican a Cafiero, otros a Corach y otras al propio Perón de que el peronismo es una bolsa de gatos pero cuando todos piensan que se están peleando, en realidad se están reproduciendo.

-Por eso no funcionó la transversalidad de Néstor, porque si no sos peronista no te da el estómago pa’ pelearte y darte la mano al otro minuto. En una de esas Barrionuevo termina con Cristina. Como Duhalde que fue menemista, puso a Néstor, ahora está con Macri que se parece a Massa y está con Lilita

-Pero en ese sentido Macri, Lilita y Magnetto son peronistas. Toda la mal llamada política es peronista.

-Claro, salvo que a algunos no les gusta el choripán. Por eso Macri nunca va a ser peronista- cierra el Jipi Matías mientras mira de reojo el chulengo del Mario. Y al Mario, que nos llega a escuchar que andamos bardeando al general, nos echa a rebencazos limpio de una buena vez de su bar.

 

Advertencia: Estas charlas son ficción. Ciencia Ficción Jipi 

Ilustración: Nicolás Masllorens "El dibiajante"

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload