Entrevista a Ignacio Mattos, referente del movimiento estudiantil secundarios de Buenos Aires

“Se quiere poner a la educación pública al servicios de las empresas privadas”

Por Mariano Pacheco

Rechazo a la reforma “Secundaria del futuro”, reclamo porque el Estado declare la emergencia de género en los colegios y exigencia de que Santiago Maldonado aparezca con vida luego de que la Gendarmería lo secuestrara el 1 de agosto, son los tres ejes de la actual lucha de los estudiantes secundarios de la ciudad de Buenos Aires que hoy vuelven a movilizarse por las calles porteñas como lo hicieron el pasado miércoles con 3.000 pibas y pibes. Ya son 29 las escuelas tomadas.

Ignacio Mattos tiene 18 años y el pelo corto, pero sus compañeras y compañeros le dicen “Peluca”, al parecer por el pelo largo que tuvo “de más joven”, cuando empezó la militancia en los colegios secundarios. Hoy participa activamente de las tomas de escuelas, forma parte de la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) y de la agrupación La Simón Bolívar. Dice que entre el fútbol y la música se queda con ésta última, pero que igual se define como “hincha de Racing”. Le gusta tocar la guitarra y la armónica, escucha bandas argentas como Viejas locas, Sumo o Los redondos, pero también clásicas extranjeras como Led Zepelin o los Rolling Stone. Ingresó a la militancia de la mano de la organización del Centro de Estudiantes en su escuela, en primer año, cuando comenzaba a formar su primera banda de música. Tenía entonces 13 años. Cinco años después se encuentra terminando el secundario y siendo uno de los referentes estudiantiles más destacados de la ciudad de Buenos Aires. Hace unos días participó de un encuentro de las Cátedras Bolivarianas del periódico Resumen Latinoamericano en Córdoba junto al autor de la biografía de María Claudia Falcone (Leonardo Marcote) y un histórico militante del peronismo revolucionario (el poeta y documentalista Jorge “Chiqui” Falcone). Allí habló como uno más, sin pedir permiso para hacer escuchar su voz y plantear con claridad cómo entienden que sus luchas actuales trazan una genealogía con las de los movimientos sociales que en los noventa resistieron al neoliberalismo, así como también con la juventud militante de los años '70 que luchaba por la revolución y el socialismo, desde adentro y afuera del peronismo.

“En primer lugar estamos luchando contra la reforma educativa ´Secundaria del futuro´, que es una de las tantas reformas que se propone desarrollar el macrismo. Ésta, en concreto, sería para la ciudad de Buenos Aires y no se propone más que profundizar la NES, la Nueva Escuela Secundaria que se comenzó a implementar a partir de 2012 y que terminó con un estudiantazo y 70 escuelas tomadas”, explica Ignacio Mattos. “Para nosotros, en primer lugar, es una reforma inconsulta, que además no tiene ningún norte educativo sino que busca incorporar al mercado laboral a la juventud de los últimos años de los colegios, y hacerlo como mano de obra gratuita en total consonancia con la propuesta de Cambiemos de reforma laboral que promueve la flexibilización”, agrega Peluca. Y remata: “Se quiere poner a la educación pública al servicio de las empresas privadas”.