Pensamiento Crítico

Siembra huertas y cosecharás comunismo

Comparte!

En una visión crítica del modelo alimentario actual, se detalla en cifras y propuestas cómo sería posible alimentar a una comunidad de manera autosustentable.

Por Yunga

Según el Planificador Prohuerta que encuentro en la página web del gobierno nacional, desde que se siembra una semilla de brocoli hasta su cosecha se necesitan 250 días. La primera parte de ese periodo se hace con plantines. Supongamos que transplantamos, como sugieren algunas páginas, a los 40 días. Se necesitan, entonces, 210 días de tierra para cultivar un promedio de 2,5 kg de brócoli por metro cuadrado.


Con los cereales y las legumbres el trabajo de mantenimiento es mucho menor, pero se obtienen, por ejemplo, sólo 300 gramos de arroz por metro cuadrado, dos veces al año. Por lo tanto, si quisiéramos armar 365 platos de arroz con brócoli necesitaríamos una parcela de 3 metros de ancho por 12 de largo para el brócoli y otra de 20×20 para el arroz. Un total de 436 metros cuadrados.


Según el censo del año pasado, en la provincia de Córdoba viven casi 4 millones de personas. Esto es: de los 165.000 kilómetros cuadrados de superficie que tiene la provincia, alcanzaría con un 1% para alimentar sano y rico a toda la población.


En Área sembrada, rindes y produccción de soja y maiz, campaña 2021/2022 el Ministerio de Finanzas de Córdoba informa que la mitad de la superficie de la provincia está sembrada: 60% de esa mitad con soja, 33% con maiz y 7% restante con otros cultivos. Se obtienen de ahí 15 millones de toneladas de soja y 20 millones de maiz. Una tonelada por habitante (3 kg por día).


Que se la queden. No les necesitamos. Ese montón de legumbres tóxicas no valen una guerra civil. Más valioso sería tomar el 1% que todavía no está ocupado y demostrarles con la práctica lo absurdo que es mantener un sistema diseñado para transportar soja, criar chanchos chinos y pagar el sueldo a cientos de miles de yutas, políticos y empresarios explotadores que viven a miles de kilómetros de distancia.
Como sostuve en mis 5 críticas al comunismo marxista, no es necesario que les 4 millones de habitantes de Córdoba nos pongamos de acuerdo. De hecho, mejor si eso no sucede. Mucho mejor si evitamos la tercerización de primeros principios y nos organizamos de manera autónoma de a miles (barrios, pueblos, municipios) en la búsqueda de una transformación del territorio que nos asegure lo más importante que una persona necesita (y que hasta el momento ningún Gobierno del mundo ha logrado): una alimentación saludable para todes.

En Villa Siburu viven unas dos mil personas. De acuerdo a la suposición de 436 metros cuadrados por persona para una alimentación autosustentable, esas dos mil personas necesitan 872.000 metros cuadrados. Curiosamente, Villa Siburu tiene 1 km de largo por 0.8 km de ancho: 0.8 kilométros cuadrados. Una solución posible sería entonces sembrar legumbres en cada espacio verde y poner una huerta en cada techo. Si bien sería muy precioso de ver, más realista sería intentar primero abastecer las verduras y tubérculos.


36 metros cuadrados por cada habitante de Villa Siburu corresponden a 72.000 metros cuadrados. El Complejo Costanera, por ejemplo, ubicado al norte del barrio, tiene 37.500. Una parte de ese terreno (6.400) se pueden alquilar en zonaprop por 130 mil pesos por mes (65 pesos por cada habitante de Siburu). Si suponemos un rendimiento de 2,5 kg de brócoli por metro cuadrado, eso implica 16 mil kg de brócoli en 210 días (8 kg para cada habitante), a un costo de 400 pesos por kg.


Todavía estaríamos muy lejos del medio kg por día estimado para una buena alimentación, pero este tipo de proyectos serían un gran primer paso hacia la autosustentación. Por supuesto, en un principio convendría tener en cuenta que el kg de brócoli se puede vender a 1500 pesos. Vendiendo la mitad de la producción (8 mil kg) se obtendrían 12 millones de pesos, suficientes como para pagar el alquiler del terreno por nueve meses más, obteniendo así pura ganancia en la próxima cosecha.


De todas maneras, la verdad es que intentar producir la comida alquilando un terreno no es la mejor estrategia. Mejor sería sembrar, por ejemplo, en la costanera. O mejor aún, huir de la ciudad y formar una comuna en alguna región de ese 50% de Córdoba que todavía no está lleno de soja y maíz. Sembrar también legumbres y dividir las tareas de siembra, cosecha y cocina entre todes les habitantes.
Pero de alguna forma hay que empezar, y quizás lo que necesitamos es un primer impulso que nos demuestre que no necesitamos de carroñeros fondos monetarios internacionales para sobrevivir.