INFORMES

Más locuras que pánicos

Comparte!

Ganó el peronismo y no subieron los dólares. El león se abrazó al pato. Y Jorge Lanata estuvo en C5N. El éxito electoral no fue por convencer al que votó a Milei. Sino que participaran quienes no lo hicieron en las PASO. Definir qué impulsó a que haya más votantes es clave para la victoria o la derrota.

Por Lea Ross

Si hay un meme que sintetice lo que se vive en esta etapa intraelectoral es este:

De acá hasta el balotaje del 19 de noviembre, ocurrirán cosas estrafalarias. Termianda la primera semana, pasó lo siguiente:

  • el peronismo ganó y los dólares financieros no subieron. Es decir, después de mucho tiempo, las finanzas no sembraron pánico por el ascenso de un “populismo de izquierda”;
  • Patricia Bullrich, junto a su compañero de fórmula, Luis Petri anunciaron que apoyan a Javier Milei. Y dijo: “Nos perdonamos mutuamente”;
  • Milei subió una imagen de un león abrazándose a un pato en sus redes sociales;
  • después de la conferencia de Bullrich, la Unión Cívica Radical hizo lo suyo un par de horas después, y otras horas después, Larreta también hizo su anuncio. Todo en el mismo día. Ninguna estaba planeada el día anterior;
  • Bullrich justificó su decisión citando a José de San Martín. Las redes sociales recordaron que Emilio Ocampo, asesor de Milei para planificar la dolarización, había dicho que San Martín no liberó la patria;
  • Luis Barrionuevo anunció que, por ese acuerdo con Bullrich, ya no apoyaba más a Milei por “cuestión de prinicipios” (?!);
  • Milei hizo una cita de Dante Alighieri acerca de que a los tibios les espera el infierno. Se descubrió que en realidad esa frase es de la novela Inferno, de Dan Brown, secuela de El código da Vinci;
  • Baby Etchecopar salió a bancar a Massa y estuvo en Futurock;
  • Jorge Lanata estuvo en C5N, de manera distendida y sin polémica. Dijo que se arrepiente de haber insultado a CFK y que su límite es Milei;
  • en Radio Rivadavia, Marcelo Longobardi acusó a Eduardo Feinmann de “alcahuete rentado” de Macri;
  • Elisa Carrió dijo que no bancará ni a Massa ni a Milei, porque lo comparó, citando a Hannah Arendt, a cuando los nazis obligaban a los judíos a elegir qué campo de concentración entrar. El Museo del Holocausto repudió sus palabras por “banalizar” el mal, concepto que precisamente lo creó la propia Arendt;
  • Luis Juez, enojado con el apoyo de Bullrich y Milei, dijo que “entre halcones y palomas, nos creció el Pájaro Loco”;
  • un video muestra a Sergio Massa “acomodando” a los gobernadores, diciéndoles dónde deben posicionarse para la foto institucional (esos mismos dirigentes que miraron para otro lado durante la campaña de las PASO);
  • El Mago Sin Dientes dijo en Radio Con Vos que no sabe a quién votar, que recién leera las plataformas de Massa y Milei, pero que no votará en blanco;
  • Milei se incomodó en una entrevista en un programa de A24, donde incluyo su queja de murmullos por parte de quienes estaban detrás de cámara. Algunos influencers del liberchongaje ya anunciaron que por esa nota televisiva no militarán más para él;
  • Macri dijo en Radio Mitre que apoya a Milei, porque se lo pidió su hija Antonia. Ella tiene 11 años de edad;
  • se han manifestado en contra de la candidatura de Milei: 1) las seguidoras de la cantante estadounidense Taylor Swift, quien tiene un show programado en River Plate una semana antes del balotaje; 2) lxs fans de la banda coreana BTS, por comentarios racistas de Victoria Villarruel contra dicho grupo musical realizada en el 2020; y 3) integrantes de la comunidad Otakus, que son quienes leen y coleccionan historietas japonesas, porque advierten que con la dolarización se deteriorarán los salarios;
  • el ex-secretario de Derechos Humanos de Macri, Claudio Avruj, anunció que votará por Milei, porque el kirchnerismo había firmado el Memorándum de Entendimiento con Irán. No mencionó sobre las posturas de La Libertad Avanza respecto a la Dictadura;
  • el día sábado, lo más comentado en twitter fue #LosGrillosDeMassa. Es por una captura de pantalla de una nota de Infobae, donde asevera que científicos del CONICET analizan los beneficios de comer gorgojos en el arroz. La noticia de Infobae nunca existió;
  • Wos cantó en su último show en Morón: “No soy falso león, no rancheo con los gatos ni me abrazo a un pato”.

La clave del éxito fue participar

Cuando ese lejano 13 de agosto se observaron, en las distintas pantallas, el abrumador 30% de Javier Milei, generó un impacto sorpresa mezclada con incertidumbre. Desde entonces, distintas reuniones que participó su humilde servidor sobre qué hacer ante ese panorama, se planteaban propuestas que apuntaban a convencer al votante de La Libertad Avanza para cambiar su postura en las Generales. Resultaba ser una perspectiva bastante ilusoria, que se confirma con el hecho de que el anarcocapitalista logró mantener sus 7 millones de votantes. La verdadera clave para cambiar el rumbo estaba en aquellxs que no habían ejercido el voto. En nuestros alrededores, era más probable conocer a alguien que no fue a votar (una tercera parte del electorado) a que hayan votado por el avalador de los pensadores austríacos (una quinta parte del electorado total).

Y fue así. En las Generales, Unión por la Patria sumó 3.185.294 votantes más que en las PASO. Es decir, de personas que no dieron su expresión en la interna entre Sergio Massa y Juan Grabois. Es una cifra muy parecida a quienes decidieron participar de la segunda contienda en octubre en su totalidad: 3.086.975 votos. Una mirada lineal nos lleva a pensar que los nuevos votos del oficialismo provinieron casi todos de personas que no participaron de las elecciones anteriores. A esto se le suma que más de 600 mil habían votado en blanco, anulado, impugnado o recorrido, y que en este caso gran parte eligieron una opción.

Es más: según estos gráficos que realizó el portal Striptease del Poder, en el caso de las PASO, si se computarán quienes no participaron junto con los votos en blancos, nulos e impugnados en un mismo frente electoral ficticio (el frente nacional “No Voto”), salieron primero con el 35% del total del electorado, seguido por La Libertad Avanza con 21%, Patricia Bullrich de manera solitaria con 21%, y luego Massa con un 15%.

Pero cuando ese portal analizó los resultados de las Generales, se contempló que Massa creció casi el doble: 27,6%, llegando a ocupar en este caso al primer lugar. En segundo lugar fueron para “No Voto”, que pasaron del 35% al 24,7%, descabezados por un “massazo”. Milei tuvo una ligera subida al 22,6%. Finalmente: Bullrich pasó del 12% al 18%.

Castillo de naipes

Las razones de por qué 3 millones de personas salieron a votar a Massa se barajan con distintos naipes, que se posicionan en forma de castillo.

Una de las que provienen de la baraja tiene que ver con el panorama económico. El hartazgo de los bolsillos expresaron el hastío a la clase dirigente. Eso se ofuscó a partir de que las medidas lanzadas por Massa generaron una sensación de escucha, además de oxigenar las arcas. Hablamos de la devolución del IVA hasta la quita del impuesto a las ganancias. Esa ventisca en el tacto fue también una sensación de escucha.

Está en discusión el rol de la campaña del miedo, con la aparición de distintos videos que aparecen espontáneamente en las redes sociales y plataformas, advitiendo de lo peligroso que implicaría un Milei como presidente. Algunos analistas ponen en duda sobre el impacto masivo que la estrategia electoral virtual logre generar una efectiva masividad que la que se tuvo en las Generales.

También se calcula un posible cambio de dinámica doméstica en los hogares. Las generaciones más maduras habrían tenido conversaciones más fluídas con los más jóvenes del núcleo familiar, a la hora de pautar sobre el compromiso electoral. Eso explicaría por qué Massa realizó su acto del domingo mencionando a los integrantes de su familia.

Si la participación en las urnas tuvo mucha “feminización”, no se descartaría el rol que tuvo el 36° Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias, realizada en Furiloche (“Bariloche” en mapundungún) el fin de semana anterior. En aquella jornada, hubo mucho despliegue de cánticos, pancartas y exposiciones contra la figura de Milei. “Una amiga, que le resultaba ajena a la situación electoral del país, había cambiado de perspectiva luego del Encuentro”, me comenta una de las que integró las casi 100 mil participantes de aquella jornada. Es una cifra significativa a la hora de cambiar el tablero de una elección.

No se descarta tampoco el rol que tuvieron los curas villeros en los barrios. Su activismo marcaron la agenda a partir de distintas convocatorias, al remontarse archivos televisivos del candidato de La Libertad Avanza contra el Papa Francisco, definiendolo como la “encarnación del Mal”. El propio Bergoglio, sostuvo en entrevistas por televisión de Buenos Aires que ciertos personajes se asemejaban a Adolf Hitler.

No se puede ningunear la perseverancia de la militancia, que estuvo más empoderada y segura de sí misma. Esto se debe al corrimiento por izquierda de la agenda que impulsó el ex intendente de Tigre, por no haber cedido en gran parte a los cantos de sirena que pregonaron varias figuras como Bullrich, Larreta, Milei y Schiaretti. Estos cuatro, por ejemplo, coincidieron en proponer una reforma laboral, basada en los seguros de desempleo que se aplica en el rubro de la construcción. Massa nunca cedió a esa iniciativa.

Por último: no se puede ocultar las inseguridades desencadenadas por Milei, incluso en cuanto a sus propuestas más “técnicas”, como la dolarización. Aún tratandose de cuestiones supuestamente complejas, no se dejó escapar a la prensa y en los comentarios de mesa que, no solo no logra conseguir los activos financieros para solventarlo, sino que encima pondría como garantía los propios depósitos de los ahorritas. Una alarma que se activa para quienes tienen recuerdos frescos, como para aquellos que con mínimo conocimiento advierten que no parece ser una buena idea de tocar la propiedad de uno.

Discutir cuáles de esos naipes se ubican en la base del castillo, y por ende más proclives a sostener esa estructura, será clave a la hora de definir el triunfo o la derrota el 19 de noviembre.

Otra vez agro

Si una de las cartas que se ubica en el castillo fue las medidas económicas del ministro Massa, para que el candidato Massa le fuera bien, entonces se corre el riesgo que la mesa se mueva. Porque en la época de la campaña previa a las PASO hubo una medida que resultaba pianta-votos fueron los “dólares soja”, es decir, ofrecer un tipo de cambio diferencial para los exportadores, sobre todo las cerealeras.

Apenas ganara la elección, desde el Ministerio de Economía anunciaron un nuevo dólar especial para quienes rematan sus productos agrícolas, para liquidar sus divisas en una proporción del 70% en el Mercado Libre de Cambios y un 30% en el contado con liquidación. Ergo: que entreguen sus dólares a cambio de $550, y no a la oficial de 350%. Según cálculos que hizo el periodista de economía Alejandro Bercovich, esas empresas cobrarían de acá a un mes (24 de noviembre) 100 dólares la tonelada por arriba a lo que se ofrecen otros países. Además, son montos que compensan lo que ya pagarían por las retenciones. “Massa cede ante los dueños de los capitales más importantes, que son los dueños de los campos más grandes”, sentenció el colega.

La diferencia entre 350 y 550 pesos se solventan con emisión monetaria. Por ende, lo terminan pagando con inflación gran parte de la sociedad. Desde el año pasado que ya hay informes técnicos que advierten que estas medidas de los “dólar agro” son una suerte de devaluación encubierta, donde las mayorías son quienes pagan la renta de quienes manejan la matriz exportadora primaria.

Esa no parece ser el camino correcto para obtener el triunfo en el balotaje, al agravar aún más la elevación de precios, que ha sido clave en el ascenso de las expresiones electorales más rancias e inimaginables.

Scary movie

Ante ese panorama de ajuste económico entre una y otra propuesta para la última contienda electoral del año, emergerán dos figuras endiabladas y filosas. Por un lado: Ghostface, el asesino enmascarado de la saga de Scream, amenazando con su voz, y sin previo aviso, saldría de vez en cuando de su escondite para apuñalarnos, mientras tenemos la posibilidad de esquivar las cuchilladas, y de paso darle una patada en los testículos. Por el otro lado: Leatherface, el asesino enmascarado de la saga de La masacre de Texas, con su imponente fuerza, dispuesto a agarrarnos del cogote, para clavarnos contra un gancho colgante de carnicero, y así clavar en nuestro pecho con una motosierra. Elegí tu propia aventura.