Entrevistas

Interrumpir para transformar

Comparte!

Nikita Deiv, una artista drag de Río Cuarto, nos comenta sobre su trabajo artístico y cómo explora la música urbana empoderando a otres.

Por Santi Rodríguez

Que la calle sea el escenario donde los discursos de odio se derrumben. Hay que ser valiente para desafiar, tener el corazón afilado para interpelar a la moral que nos propone el exilio, por eso hay que irrumpir, ocupar las esquinas, los debates, las calles y así poder transformar lo que nos duele. Hasta que la rabia se haga costumbre, hasta que el odio exclusivo del binarismo deje de ser costumbre.”

Empoderarse ella misma para empoderar a otres es una de sus frases. Nikita Deiv es una artista drag de Río Cuarto. Representa a la ciudad en diferentes certámenes y espacios. Además, explora la música urbana creando arte para emancipar a otres. Ya cuenta con tres singles subidos a diferentes plataformas digitales “fuego”, “gata” y “atrevida”.

¿Cómo comenzó todo el trabajo artístico?

-Yo siempre quise ser cantante, pero nunca me animé. Por otro lado me gustaba mucho la ropa femenina, no sentía el querer hacer una transición a mujer, me llamaba mucho la atención, la ropa, el maquillaje y en 2017 más o menos escuché un tema de Pablo Vittar y Anitta, eso me llamo la atención digo se ve como una mujer pero se llama pablo, no entendía mucho. Con el tiempo busqué quién era esta persona y ahí descubrí lo que quería. Cuando leí sobre el drag, gracias a ella, me di cuenta que eso era lo que buscaba. En ese momento, le hablé a la Magnus, que es una drag conocida de acá para ver si me podía ayudar con esta búsqueda, y con ella nos juntamos para darme un espacio en el centro cultural Ckatacuna y hacer un show. Ahí fue mi debut con cuatro bailarinas, pero en el momento en el que ella me estaba maquillando sentí que volaba, el viaje comenzó ahí. Siempre me gusto cantar y el fusionar estas dos cosas me dió como el impulso para grabar el cover de Sissy That Walk de RuPaul. Como vi que tuvo buen recibimiento, dije “bueno, me voy a atrever a sacar mi primera canción”: Fuego. La saqué el 4 de abril y la pandemia empieza una semana después. Así que no pude presentarla en ningún lugar; pero cuando se empieza a liberar todo un poco más, me propuse luchar por lo que realmente quiero mostrar y la pandemia me sirvió mucho para eso, avocarme más a lo que quiero. Así nace Nikita Deiv, porque yo antes era Unique Deiv pero fue como un renacer, empezar de nuevo e ir por lo que realmente quiero, ahí sale “atrevida” como Nikita.

¿Qué objetivo buscas?

-Mi objetivo siempre fue empoderarme a mí misma, empoderar a las minorías lgbtttiq+, a las mujeres y hombres también porque podemos ser lo que queremos ser sin miedo, mis letras reflejan eso. Atrevida refleja el poder expresar lo que una siente, vivir con eso, aceptar la sexualidad libremente. Ahora estoy por grabar el videoclip de En acción y habla justamente de eso, de vivir la sexualidad libremente, poder vivir libremente y poder expresarse como uno es.

-¿Cómo fusionas las dos cosas?

-Trabajo para el drag. Siempre digo esto, porque el drag te desgasta tiempo y plata, si hay algo que queres hacer, digo y si tenes la posibilidad como yo de vivir con mis padres, no pagar alquiler y demás aprovecho ese tiempo, dinero para crecer en mi carrera. Todo es una inversión, el maquillaje, las horas de maquillaje, la depilación, el sacado de barba horas antes, todo es un trabajo previo que disfruto igual porque no es que no lo quiero hacer, todo lo disfruto porque en el proceso es donde aparece Nikita. Grabar con productores, videoclips también es tiempo y dinero, fusionarlo es un poco complicado por el hecho de eso pero si tenes ganas y queres no hay nada que te lo pueda impedir.

Participaste de una serie documental llamada Dragaza, representando a la ciudad de Río Cuarto.

-Sí, largó su primera temporada, que no logré ver completa, pero cuando lanzaron el casting me postulé. Si bien Dragaza es una docu serie para competir con otras dragas, yo lo hacía más por el reconocimiento que podía llegar a tener y que sabía que iba a haber un antes y un después. Hice el casting en pandemia y quedé. Es fundamental confiar en el trabajo que una puede hacer. Dragaza es una docu serie que en su primera temporada era una competencia y en su segunda la idea era hacer una escuela, notas, parciales, prácticos de teatro, maquillaje, vestuario entre otras disciplinas y un final donde hacías una tesis con un show que lo evaluaban profesores, te ponían una nota para ver si quedabas como finalista y que, bueno, no tuve la posibilidad de quedar. En principio fue hermoso poder participar. Después en el momento que se empezó a subir el material no fue lo que esperaba, había tiempos larguísimos en subir lo que se grabó, mucha tardanza por parte de la producción, hay cosas que se grabaron y no salieron, fue una experiencia agridulce que no terminó de ser buena.

¿Es importante atravesar lo político?

-El drag siempre es político, desde que salís a la calle estás representando a una comunidad que todavía faltan muchas cosas por lograr. Nikita la creo como dije antes para empoderarme a mí misma, yo siempre fui muy tímida y quise salir del molde, quiero también eso para otras personas. Hay gente que le cae bien y otras que no, pero hacen falta personas que abran puertas, como existieron para mi otras que me las abrieron.

De cara al 8M ¿Es importante para vos pensarse en esos espacios?

-Me parece importante que se ocupen esos espacios por el hecho de que la lucha es una sola, por las que no se animan a estar o no se sienten parte de la lucha, es la misma para todas. Hay que dejar de lado esa duda que si tenes vagina o no sos mujer, la genitalidad no va más por ese lado. Hay muchas cosas para seguir luchando, segur caminando, no sé si cambiando el pensamiento pero si ayudar a otras personas, salir a la calle no es salir por una misma sino que por todas, por eso digo que la lucha es la misma. Yo al principio decía que Nikita viene a traer ese empoderamiento, acompañar en la lucha a todes y a representar a las minorías como hablábamos, por el hecho de que hay muchas cosas por cambiar, hace más de un año que está desaparecido Tehuel y hay espacios donde todavía se sigue sacando de eje a nuestro colectivo. Es muy importante salir a la calle a buscar respuestas y todes juntes.