COLABORACIONESECONOMÍA

Dato duro mata relato

Comparte!

Recorte para jubilades, planes sociales, Procrear y otros. Los datos del propio gobierno, que profundiza el ajuste en línea con el acuerdo firmado con el FMI. Doble vara con el “campo”.

Texto: Arturo Remedi  Ilustración: @fuska.visual

La mayoría de los integrantes de la tercera edad se ubica en la base de la pirámide de ingresos. Sólo el 25% recibe más de dos jubilaciones mínimas (hoy equivalente a alrededor de 120.000 pesos), cuando el ingreso necesario para no ser considerado pobre es de alrededor de 150.000 pesos para grupo familiar tipo, según los datos que aporta el INDEC y la ANSeS

El 49% de los casi 7 millones de jubilades y pensionades beneficiaries de la ANSeS, 3,5 millones en números redondos, cobran el haber mínimo (hoy de 60.000 pesos aproximadamente).

Otro 16%, más de uno y menos de dos haberes mínimos. Un 10%, dos haberes mínimos. Y el 25% restante supera los dos haberes mínimos.

Ahora bien, este último sector de la población pasiva sufrió en el transcurso del pasado 2022 una caída/recorte de ingresos neta del 25 % de sus haberes.

Esto se debe a que la inflación del año pasado ascendió a 94,8 % medida de enero a diciembre y los aumentos de salario para el 25% referido de jubilades/pensionades fue de solo 70 %, en números redondos.

De ahí, es que se verifica este enorme recorte de ingresos para alrededor de 1.750.000 personas.

El 75 % restante del universo de personas asistidas por la seguridad social recibió aumentos y bonos compensatorios que les permitieron en mayor o menor medida equiparar la inflación, a costa de permanecer bajo la línea de pobreza.

Baja de planes sociales

Por otro lado, la Ministra de Desarrollo Social de la Nación, Victoria Tolosa Paz dio de baja en estos días un número significativo de planes sociales argumentando diversas falencias en la registración, transformándose en el mayor recorte desde octubre del año pasado

Son 154 mil titulares del Potenciar Trabajo, un número claramente alto.

La Ministra confirmo la baja debido a que no completaron la validación de datos, siendo más del 10 por ciento del padrón. Los afectados son mayormente trabajadores no organizados.

Muchos de los dados de baja no pudieron realizar el trámite debido a su situación de pobreza, por no tener celular, o vivir en zonas con mala o nula conectividad.

Se les pide a personas en extrema pobreza manejo de herramientas informáticas. Parece claro el objetivo gubernamental de “ahorrar” en planes sociales.

La opción va a tono con la época y con los pedidos del FMI, ya que requiere de menos inversión en partidas sociales.

Recortes hasta en el Plan Procrear

“La Oficina de Presupuesto del Congreso señala que hubo recortes en gastos de capital en todas las áreas para cumplir con el FMI”, asegura la economista campanense Mara Pedrazzoli en un artículo publicado en Página 12 el pasado 30 de enero.

“Las menores transferencias de capital a fondos fiduciarios, empresas públicas y provincias derivaron en una caída de la inversión ejecutada por el Estado del 38,3 por ciento en términos reales durante 2022, según cálculos de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC)”, dice el artículo y agrega: “Las transferencias de capital tienen por objetivo financiar proyectos y adquirir equipos para instituciones de la APN y en 2022 retrocedieron principalmente por los menores giros a fondos fiduciarios, que cayeron 55,8 por ciento en términos reales, impulsados mayormente por el recorte en el programa Procrear”. “En fondos fiduciarios el Procrear vio recortado el gasto en 244.918 millones de pesos, y el total de los fiduciarios (que incluyen obras hídricas y de vivienda social) en 321.248 millones”, agrega.

Si hay plata para el “campo”

Luego de una reunión en el Ministerio de Economía el 31 de enero, el ministro de Economía, Sergio Massa anunció medidas de emergencia para que los grandes y pequeños productores rurales puedan afrontar en mejores condiciones económicas la sequía.

Se trata de facilidades fiscales por parte de la AFIP y de financiamiento por medio del Banco Nación para los productores de zonas declaradas en emergencia.

Recordemos aquí que este ciclo de sequía tiene un importante componente en el cambio climático, producto del calentamiento global por la emisión de gases de efecto invernadero y la deforestación de bosques nativos, a menudo realizados por los mismos productores rurales en su afán de sembrar soja por fuera de las fronteras agrarias tradicionales.

Por lo tanto, sostenemos que hay una parte de responsabilidad del “campo” en la actual sequía.

Desde el punto de vista del posicionamiento habitual de este sector de la producción nacional, también debemos recordar aquí el permanente hostigamiento a las políticas recaudatoria del gobierno (retenciones), las amenazas de no “liquidar” las cosechas y dejar sin divisas al Banco Central y varios etcéteras más.

En síntesis, “socialistas” en las perdidas y capitalistas puros y duros con las ganancias.