INFORMES

¿Córdoba cambia?

Comparte!

[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Male” buttontext=”Escuchar”]

La polémica deuda de Córdoba, y sus ahorros para unos pocos. Una crónica sobre el primer debate de la década de candidatxs cordobeses. Y a pesar de todo: lxs de abajo se candidatean desde los oficialismos, en detrimento de las alas progresistas e izquierdistas.

Por Lea Ross

Falta menos de una semana para las elecciones a gobernador de Córdoba. Y aquí la duda: qué rol tendrán quienes están están desde abajo y quiénes están desde arriba, ante una posible cambio de la dirigencia política.

Truco, quiero retruco, quiero vale cuatro (bonos)

En su discurso de media hora en Santa Cruz, Cristina Fernández de Kirchner expuso una serie de gráficos -los únicos que mostró- sobre la deuda externa de Córdoba. Aseveró que el stock del mismo tuvo una reducción vertiginosa entre 2005 y 2019 (período kirchnerista), y luego un notable aumento durante el macrismo hasta 2020. En comparación a los ingresos provinciales, en 2005 pasó del 13,8% al 2,5% en 2015, y para cuando terminó la gestión de Mauricio Macri subió casi tres veces: 6,2%. Y en cuanto a la participación de moneda extranjera: en 2005, 80% de la deuda cordobesa era principalmente en dólares, en 2015 se redujo al 65% y en 2019 subió al 94%. Hoy está en un 98%.

El ministro provincial de finanzas Osvaldo Giordano salió a retrucar esas exposiciones, afirmando que las inversiones en Córdoba se hacen con un 75% de ahorro y un 25% de ese endeudamiento. Justificó la deuda dolarizada, porque como Córdoba tiene superavit, no necesita de deuda en pesos y dijo a Cadena 3 que “es una deuda a largo plazo, que equivale a poco más de cuatro meses de recaudación. Es totalmente sostenible y no se ve riesgo por ese lado”. Finalmente, dijo que la vicepresidenta no sabía nada de economía.

Según supo La Luna con Gatillo, esos gráficos fueron hechos en base a los números elaborados por el Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad (OTES), integrado por jóvenes economistas cordobeses que, de hecho, se enteraron que CFK utilizó sus balances en el momento mismo que se realizó la exposición. Por eso no sorprende que salieron a responderle al ministro, recordandolé que en los años 2016 y 2017 la provincia emitió cuatro bonos para recibir casi 2.000 millones de dólares de deuda, con elevadas tasas de interés al 7% y con plazos de vencimiento que iban de cuatro a diez años. Esos dólares ingresados solventaron determinadas obras públicas como los gasoductos troncales construídos, entre otros, por la cuestionada empresa brasilera Odebrecht.

Esto llevó a que a principios del año 2020, el Gobierno no llegaba a pagar uno de esos bonos y, con el plazo terminado y llegado a un default, se logró a último momento una reestructuración.

Antes de esa renegociación, en 2021 la provincia tenía que pagar más de U$S 1.000 millones. Ahora, los vencimientos se “reperfilaron” (o sea, se pospuso las fechas de pago), para tener que pagar entre los años 2023 y 2025 unos U$S 1.700 millones. Todo un desafío para el próximo gobernador que gane en las elecciones del próximo domingo.

A principios de este año, La Luna con Gatillo expuso una investigación sobre quiénes eran las empresas que ganaban las licitaciones más importantes que lanzaba la provincia en los últimos siete años, incluso sacando un promedio de la sobrefacturación del 15%, cifra que abre la sospecha de que se trata de defraudación de fondos públicos. En algunos proyectos viales alcanzan el 40%, como es el caso de la polémica Autovía de Punilla. E incluso, cuando las licitaciones los organizan los consorcios camineros, donde se apuntan a la apertura de calles en zonas agrícolas, la tasa de sobregiro supera el 50%. Por ese motivo, se sostiene que esa deuda apuntó a beneficiar a los grandes actores económicos de la provincia, como el agronegocio, las constructoras y el desarrollo inmobiliario, atento a lotear en terrenos cercanos a los nuevos pasos viales.

De la deuda al ahorro

Esa es la realidad del 25% de inversiones, provenientes de la deuda. En cuanto al 75% por ahorro, OTES advirtió en otro informe que, en un año, la provincia tuvo una caída real del 11% en ingresos por impuestos provinciales, y un aumento real de aportes nacionales del 2%, principalmente por la coparticipación. Sobre aquel universo de impuestos provinciales, el 86% están ligados a la actividad económica (ingresos brutos) y solo el 14% a lo patrimonial (inmobiliario). Lo primero, claramente se liga a la recesión económica que vive el país, que lleva a que los estados (provincial y nacional) recauden poco. Pero sobre el inmobiliario, que ha tenido en el último año una ligera caída como se ve en el siguiente gráfico, palo a palo con el impuesto al sello, OTES sospecha que detrás de eso se escondería “la falta de actualización de las valuaciones fiscales de los inmuebles que son la base imponible para este impuesto”. Por acción u omisión, es un beneficio que otorga al Estado al sector más acaudalado de la provincia. Aquí, pueden leerlo entero.

Una crónica en el Zípoli

El primer debate entre candidatxs cordobeses de la década no lo realizó ni un canal de televisión, ni una universidad. Lo hizo el estudiantado secundario. La actividad, orquestada por la Federación de Estudiantes Secundarios (FES), se desarrolló el jueves pasado en el auditorio de la Escuela Domingo Zípoli. A casi sala llena, y con la participación de una veintena de colegios, varios estudiantes se hicieron presentes para escuchar las propuestas de quienes disputarán el voto el próximo domingo.

“Yo me enteré de esta actividad hace dos horas”, me comenta un alumno de la escuela Zorilla, quien logró llegarse por los colectivos que administró la FES, sostenida por la venta de rifas, que ofrecían como principal premio el uso disponible de las canchas de fútbol de la Escuela Manuel Belgrano. “Todavía no sé a quién votar”, me comenta otra joven. Joaquín Miguel es el secretario general de la FES: “Nos damos cuenta que los adultos, muchas veces, no pueden cumplir ese rol de acercar a lxs pibes a la política. Muchas veces, se lo deja en un segundo plano. Y esto surgió de nosotros, porque de verdad teníamos la inquietud y las ganas que se haga”.

Siete candidatos/as se han ubicado a sus mesas para exponer. Julia di Santi, del partido Nuevo MAS, fue la única por la gobernación que se presentó: “Lo único que discuten los principales partidos es el timing del ajuste”, denunció. En representación a Juntos Por El Cambio (JxC), vino Gregorio Hernández Maqueda, referente local de Elisa Carrió: “Ustedes nunca vivieron un gobierno que no sea el peronista”, señaló a lxs presentes, en referencia a los 24 años de gestión del peronismo cordobés, y acusó al candidato del oficialismo, Martín Llaryora, de estar ligado “al narcotráfico”. Daiana Melisa tiene 24 años y representa al Partido Demócrata, uno de los simpatizantes a Javier Milei: “Necesitamos discutir datos para medir la eficacia de un país”.

La actual legisladora, y candidata a la vicegobernación de Encuentro Vecinal, María Marcone, manifestó que el aborto “es el triunfo del machismo” y que “permite disminuir la población” por exigencia del Fondo Monetario Internacional. Desde el Frente de Izquierda y Trabajadores – Unidad, el candidato a legislador Federico Nicolini, sostuvo que los principales partidos “están a favor del ajuste del Fondo”, mientras que Constanza San Pedro, del partido Patria Grande, de Juan Grabois, que está dentro del frente kirchnerista Creo en Córdoba, sentenció que esa deuda es “impagable” y que “debe cancelarse”.

Los temas a desarrollar, propuestos por la FES, se centraron en la salud mental, la conectividad tecnológica y la participación política juvenil. Casi todxs enfocaron sus dardos al oficialismo provincial, encarnado en el debate por la candidata a legisladora Karen Acuña. Sobre el primer tema, se señaló la precarización laboral de los capacitadores psicopedagogos, la falta de una mirada integral y el escaso presupuesto. “Me parece importante informar”, señaló Acuña, quien dijo que existen protocolos interministeriales que ofrecen trabajos integrales para esas preparaciones.

Sobre la conectividad, la referenta de Hacemos Unidos subrayó las 41 escuelas PROA, “que son las escuelas del futuro” y que se entregaron 15 mil computadoras. Maqueda, de JxC, sostuvo que la mitad de los estudiantes primarios no terminan la escuela, coincidiendo con San Pedro, de Creo en Córdoba, quien focalizó a Córdoba como la que tiene la mayor “pobreza y deserción escolar”. La “mileiista” Melisa propuso pasantías remuneradas: “No le tengamos miedo al sector privado”. Marcone afirmó que la mitad de esos colegios PROA usan edificios prestados.

Acerca de la participación de jóvenes, la candidata por el oficialismo nacional en Creo en Córdoba estimó que solo un 7% de los candidatos nacieron en esta democracia. Marcone subrayó que el reciente ganador de las elecciones municipales de La Calera, Fernando Rambaldi, es una “persona joven”, y que derrotó al peronismo local, mediante una unión de su partido, Encuentro Vecinal, con una rama de Cambiemos, en particular el juecismo. No tan joven: tiene más de 40 años de edad. Mientas Melisa, de Milei, se opuso al “doctrinamiento en los colegios”, Di Santi, del Nuevo MAS, denunció que las “derechas nos quitan el lenguaje inclusivo y niegan el cambio climático”. Karen Acuña, de Hacemos Unidos, subrayó la candidatura de Llaryora, siendo una persona más joven dentro del PJ: “Eso habla de la buena salud de nuestro frente”. Además, recordó la existencia del Boleto Gratuito.

“Y ahora, la parte que más esperamos: las preguntas”, señalaron las organizadoras, donde leyeron las dudas que el público anotó en una serie de papeles para lxs candidatxs.

La primera fue qué opinión tenían sobre la dolarización. Casi todos respondieron ser escépticos de esa propuesta, que había que valorizar la moneda local, que eso fracasó con el menemismo o que es “engañoso”. La única candidata adherente a Javier Milei dijo que para dolarizar se acompaña con un paquete de reformas. Maqueda, de Juntos Por el Cambio, llevó a la discusión que el verdadero problema era el déficit fiscal, que se requiere frenar la emisión, aplicar reforma laboral, jubilatoria…

-¿Vos sabés qué es el déficit fiscal?, le pregunto a una estudiante que la tenía al lado.
-No, me respondió. Fue el momento donde les candidates dejaron a un lado su complacencia con la juventud para luego meterse el cassette de economía, como si le hablaran a señores cincuentones que ven el canal La Nación + a la noche.

Una segunda pregunta fue, puntualmente, para Melisa del Partido Demócrata, sobre si estaba de acuerdo con Milei referido a negar la Dictadura. Ella respondió que eso no era verdad: “Lo que él quiere es que haya una justicia justa, que se juzguen también a los guerrilleros”.

Siguiente pregunta: “¿Qué opinan que en Córdoba haya solo un 2% de bosque nativo?”. Las respuestas apuntaron a las “nefastas” gestiones de Schiaretti y De la Sota, como dijo San Pedro, de Creo en Córdoba. “Tenemos una imputada por intentar frenar las autovías, que arrasan con el monte”, señaló el candidato por el Frente de Izquierda. La defensa de Acuña, desde el oficialismo: “Miren a su alrededor. Tenemos una ciudad que pasó del modelo lineal a la economía circular”.

Otra pregunta, esta vez para Acuña: “¿Por qué dice que se diferencian de Juntos Por El Cambio, si lo vemos a Schiaretti acercándose a Larreta?”. “Eso no es verdad -respondió-. Schiaretti acaba de hacer una lista presidencial propia, separada de Juntos Por El Cambio”.

Última pregunta para Marcone, de Encuentro Vecinal: “¿Qué opina del cupo laboral trans?”. Respuesta: “No estamos de acuerdo. Ni siquiera con el cupo femenino. Solo aceptamos el cupo para personas con discapacidad”.

Con esto concluyó la jornada. “Tenemos un balance positivo de esto. Vi a varios pibes y pibas que salieron corriendo contentos, diciendo que ya saben a quien van a votar”, nos comentó el secretario general de la FES, mientras íbamos saliendo de la escuela, dejando los espacios vacíos y en silencio.

Corazones

En el presente portal, se recomienza ver, en la sección “Candidatxs desde Abajo”, la entrevista audiovisual realizada por Tomás Astelarra al referente de carreros Carlos Andrada, quien se ha sumado en la disputa electoral, dentro de la lista de ocupantes en la Legislatura para Hacemos Unidos Por Córdoba. El cabeza de la cooperativa La Esperanza, y habitante de Villa La Lonja, remarcó los pesares que padecieron en las gestiones provinciales de Unión Por Córdoba y el diferente trato que tienen a nivel municipal con Martín Llaryora: “Me tocó trabajar con un gobierno cordobés que, por fin, nos escuchó. Y no me robó el corazón, el corazón mío es de la gente. Y que voy a ir a sacrificarme por la gente, no por una gestión temporaria, donde si le va mal se va, o se queda si le va bien. Yo he visto referentes que entraron a esos espacios, y se han olvidado de la gente”.

¿Será acaso una señal de una tensión intergeneracional entre el ala “schiarettista” y el ala “llaryorista”, en caso de que haya un triunfo oficialista? Por lo pronto, que los sectores más de abajo de la sociedad cordobesa tengan su lugar en esa lista habla menos del peronismo que de la comodidad clasemediera de los progresistas, los kirchneristas y los trotskistas.